Universidad Veracruzana



Miradas sobre la Diversidad Cultural

Zunev Cámara Verdugo
Docente, Unidad de Enlace Académico
Región Coatzacoalcos-Minatitlán-Acayucan

.

5 de marzo, ocho de la noche, USBI Coatzacoalcos, la Universidad Veracruzana Intercultural a través de Unidad de Enlace Académico Región Sur presentó placenteramente Selección de Memorias Homoeróticas como parte inicial del tercer período del Ciclo de Cine “Miradas sobre la Diversidad Cultural”

Al eminente evento asistieron actores sociales y universitarios, entre los cuales estudiantes, Dr. Carlos Héctor Ávila Bello, Vicerrector de la UV, Región Huazuntlán, Acayucan, Mina y Coatza, Dr. Adán Falcón Coria, Secretario Académico Regional, Norma Morales Sánchez, Secretaria regional de administración y finanzas, Julieta Jaloma Cruz maestra de La UVI, Lourdes Peregrina Nieto maestra de la UV, LAE Lauro Fernández Vidal director de la Facultad de Contaduría y Administración, Edgar Martínez Espinoza coordinador regional de Tecnologías de Información, LTS. Ana Cecilia Escribano Reyes coordinadora regional de comunicación social, asimismo, Casa verde de Coatzacoalcos, LULA, Notisur, público en general.

El Dr. Carlos Ávila Bello, Vicerrector de la UV Región Sur, dio entrada al evento tras inaugurar con un interés en la sensibilización de la diversidad de género, a la coexistencia de las diversas posturas y preferencias sexuales, permitiendo debate y crítica constructiva en los espacios de la Universidad Veracruzana que se reflejen en una sociedad equitativa.

Florentino Fuentes presentó Selección de Memorias Homoeróticas, una obra que se reconstruye entre fotografía y pintura.

“De extracción cinematográfica mi obra ha zigzagueado entre la fotografía y la pintura intentando o, abordando recientemente temas asidos al díptico cuerpo y alma asumiendo el erotismo como punto de partida. Justo con Selección de memorias homoeróticas aterrizo un proyecto iniciado hace casi 4 años con un corpus entre la plástica y lo visual: esto es, dibujos y pinturas en diversas técnicas tal como pastel, carbón, gouache, óleo y acrílico; en formas figurativas o abstractas. El proyecto aborda también la parte fotográfica” (palabras del artista).

Selección de Memorias homoeróticas fue presentada en espacios en los que fue censurada en algunas piezas (entre otros, Casa de Cultura de Coatzacoalcos) por su alto contenido genital.

Lacerante postura cuando acontecimientos de violencia, muerte, pobreza, guerra, trascienden sobradamente explícitas y altamente consentidas, no antaño, hoy por hoy no pocas palabras rebotan en la sórdida negación de nuestro erotismo.

Leer más…



A lo mejor Van Gogh sí era puto

Lourdes Peregrina Nieto
Docente, Área de Formación Básica General
Región Coatzacoalcos-Minatitlán-Acayucan

.

Estridencia frente a belleza, antes que hetero frente a homoerotismo, en la muestra de Florentino Fuentes, “ Selección de Memorias homoeróticas”

La Universidad Veracruzana abraza la interculturalidad al exhibir la muestra en la USBI campus Coatzacoalcos

Se dice que uno come como coje y en el caso de Florentino Fuentes, que también pinta como come: con los dedos. “Prefiero el carboncillo y el óleo, sobre todo con los dedos, porque el hecho de que para hacerlo te ensucias, -te sientes sucio, quedas sucio-, también se refleja en la obra. Muchos de estos cuadros están pintados así”.

Fuentes incorpora lo mismo chiles secos en el lienzo, que material audiovisual y escrito, técnicas, planos, texturas, y nos entrega una propuesta orgánica, palpitante.

Mueve la cabeza negativamente al preguntarle si en su exposición “Memorias homoeróticas”, presentada ayer viernes 5 de marzo en la USBI campus Coatza, hay algún cuadro que le guste más que otro: “igual que en la poesía, el mejor es el que no se ha hecho, y a lo mejor nunca se haga”.

Admite que lo censuraron: “sí, en la Casa de la Cultura”, pero no le da demasiada importancia. “Lo que van a ver es lo que quiero decir: ni más ni menos”, es su frase de bienvenida a la exposición pionera en la historia de presentaciones artísticas en la Universidad Veracruzana.

Después del mensaje del pintor desde los seis años, empiezan a circular los observadores. La imagen de los falos erectos, produce expresiones de asombro, de desconcierto, de picardía, y no faltan las burlonas y las de desaprobación.
.
El escándalo es lo de menos

Con “Je est un otre / je est un nôtre”, un cuadro que no tiene un solo elemento sexual, el artista nos llama a reconocernos no en él, sino en el otro, a ser el “rostro innumerable” del que Paz nos hablaba:

… para que pueda ser he de ser otro,/ salir de mí, buscarme entre los otros,/ los otros que no son si yo no existo,/ los otros que me dan plena existencia,/ no soy, no hay yo, siempre somos nosotros,/ la vida es otra, siempre allá, más lejos,/ fuera de ti, de mí, siempre horizonte…

Es precisamente esta comprensión el punto de partida para acceder a la obra. No juega el que no esté dispuesto a ser otro para convertirse en un nosotros. El contenido nos llama a mirar esta dimensión del erotismo con el asombro sí, de la primera vez que lo tenemos delante, tan explícito, tan cínico, pero no con la tiza negra del censor, sino con la sonrisa del otro, del que también hace cosas indecibles en la cama, del que fantasea, del que ama el placer.

Leer más…



“Memorias homoeróticas”, eje de articulación imprescindible para este espacio académico

Abel Rogelio Terrazas
Docente, Unidad de Enlace Académico
Región Coatzacoalcos-Minatitlán-Acayucan

.

Abel Rogelio Terrazas, Universidad VeracruzanaMe atrevo a decir esto, ya que una selección implica separación, criterio y búsqueda, por mencionar tres formas de conceptualizar la metodología de Florentino. En primer lugar, la memoria es separación, siguiendo el pensamiento de Bachelard en La Poética de la Ensoñación, porque constituye la permanencia en la verdad, al tener el carácter de discernir entre lo falso y verdadero, el carácter de asumir verdades intersubjetivas para/con los protagonistas de nuestra propia vida. Memorias, si se me permite resaltar su pluralidad, no una memoria homogénea y escueta, universal dependiente de la metafísica de la sustancia; “memorias” en cuanto diversas formas de remitir verdades compartidas, verdades que nos hacen ser esto y no otra cosa.

Imprescindible también, porque la memoria es un criterio de selección. La crítica en cambio se afana en analizar para juzgar; la crítica supone una estructura de la cual partir para categorizar, según una de las acepciones más conocidas. No obstante, un criterio (aunque también originado de la crítica) es a su vez un instrumento y no un fin en sí. De la búsqueda de verdades intersubjetivas, -propiedad de muchos-, es necesario elegir; decir unas verdades y no otras, y no como una antología ‘de lo mejor’ tal como se dice comúnmente, sino en un sentido más bien primigenio: una selección ocurrida cuando algo se dice en un lenguaje distintivo. El criterio de las memorias es su integración a una historia que nos ocurre a todos por su particularidad. En este sentido, el criterio de selección es un método para la creación de las memorias plurales. Si lo frío de tener un criterio para vivir, pensar, rememorar, es el cálculo, pues así supone un objetivo y es teleológico; aquí vamos abriendo el panorama de la lógica simple hacia un lenguaje mucho más complejo, la creatividad que crea, cree poder realizarse porque se ve reflejada en los demás. Por lo tanto, todos, en la medida en la cual podemos elegir una de estas memorias como propia, compartimos la selección, el método de creación que nos concierne dentro de la historia que forjan.

La búsqueda queda entonces como un horizonte común. Y la búsqueda está constituida por preguntas, por el afán de saber. ¿Qué deseamos saber cuando las memorias son selección, separación y criterio?, ¿qué de nosotros en tanto entes de memoria, seres temporales o históricos, podemos discernir en torno al erotismo? ¿Cuáles categorías cruzan como pájaros sin nombre sobre este lugar, en busca de un lenguaje común? Much@s sin duda, son las referencias que podemos tener para relacionar las memorias homoeróticas, como por ejemplo, la definición de lo erótico con el prefijo homo, las categorías de género hombre-mujer cuando se exhibe el cuerpo desnudo, el significado de genitales en lugares públicos, etc.

No intento atrapar aves para hablar de quien habla. Se trata de la comunión entre esfuerzo y desapego para decir tal relación, aunque esto sea obvio. La atracción de lo mismo en la búsqueda del otro, en la memoria propia, ¿es posible, y de cuál manera?, decirlo es a su vez, pensar en el lenguaje. Decimos eso que los lingüistas han llamado “meta” cuando nos referimos a los recorridos, estructuras, límites, etc., del lenguaje. Pero no escapamos de este porque no es necesario pensarlo como cárcel sino como casa, un habitar-mundo. El lenguaje conserva y revitaliza el mundo. En algunos rincones de nuestra casa yacen palabras olvidadas, memorias en desuso, en otras partes puede haber gran refulgencia de términos, vigencia. Lo convencional del lenguaje es la etiqueta y el convencionalismo; o cronológicamente, la moda, el estilo, el arcaísmo. Pasa igual con las memorias, es permisible recordar-decir algunas cosas a través del tiempo y el espacio. Puedes describir ciertos recuerdos en lugares privados, no en público; debes recordar tiempos pasados tal como se ha forjado la identidad cultural, por decir la antonomasia de tu memoria colectiva.

Leer más…