Universidad Veracruzana



Ixhuatlán de Madero: “ENCUENTRO REGIONAL DE BANDAS DE VIENTO”

Sergio Chávez Enríquez
Docente, UVI Huasteca

.

Sergio Chávez Enríquez, Universidad VeracruzanaLa Orientación en Comunicación de la Licenciatura en Gestión Intercultural para el Desarrollo de la Universidad Veracruzana Intercultural Sede Regional Huasteca, Invita al público en general al “Encuentro Regional de Bandas de Viento” que se llevará a cabo el día 25 de noviembre de l presente en la Plaza Central del municipio de Ixhuatlán de Madero, Ver.

Este evento es una Intervención Comunitaria de tipo Socio-Cultural que llevan a cabo los estudiantes de la tercera generación de la UVI-Huasteca, con el propósito de difundir la cultura musical de la región. Los estudiantes Maurilio Lagos, Fermín López y Levy Enrique Hernández los esperan en el evento, el cual también forma parte de su proceso de titulación dentro de la Universidad Veracruzana. Quien esto escribe, Sergio Chávez, es su Asesor de proyecto y con esta invitación también tratamos de que usted pueda comprender la labor que realiza un gestor intercultural a nivel local y regional, con el objetivo de promover el desarrollo cultural y social en las comunidades.
.
.

Encuentro Regional de Bandas de Viento
.

.
.
.
.
.
.

http://www.uv.mx/uvi/sedes/huasteca.html


Sak Tzevul: “Un canto florido del espíritu de la tierra…”

Gerardo Ávila Pardo
Docente, Unidad de Enlace Académico
Regiones Xalapa, Veracruz-Boca del Río

.

Gerardo Ávila Pardo, Universidad VeracruzanaEn el marco del 7º Encuentro para el fortalecimiento académico e intercultural de estudiantes indígenas y grupos vulnerables, desarrollado en el Campus universitario: El Cerrillo Piedras Blancas, de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Asistí a la plaza del campus mencionado, donde el grupo de Sak Tzevul originario de Zinacantán, Chiapas, ofrecería un concierto de rock.

A eso de las 14:40 hrs, El Cerrillo, empezó a ser inundado por los originales y dúctiles sonidos producidos por los integrantes del grupo a través de sus instrumentos: voces, guitarra, bajo, batería, percusiones tradicionales, violín, trombón, ocarina.

Que en conjunto empezaron a hacer vibrar a muchos de los ahí presentes, no por el estruendo del volumen, sino por la finura de sus melodías, que en cada acorde transmitían una especial armonía que trascendía los sonidos para alcanzar algo más que los sentidos…

Por cerca de hora y media, Sak Tzevul nos regaló 10 u 11 canciones; bastaron la breves “introducciones” que el vocalista hizo de estas en castellano, para de la mano de la música sentir las letras, en su mayoría escritas en lengua tzotzil; él nos narraba una especie de pequeño relato, que culminaba con una máxima devenida de la lengua madre, que -según entendí- daba titulo a las canciones:
.

Sak Tzevul, “Jun nichimal k’evuj yu’un xch’ulel balamil…”

“Cuando los adultos dicen una cosa pero hacen otra, tu corazón se confunde, entonces, cuando te sientas confundido: haz lo que tu corazón te dice, haz lo que te corresponde”…

“Yo le dije a mi papá que quería ser músico y tocar en un escenario, el me dijo que eso no era posible, que nosotros no podemos soñar, -casi convencido de sus palabras- pero juntos aprendimos que los sueños son posibles si luchamos por ellos, aprendimos que es posible volar como el gran murciélago”…

En lo personal, pienso que en estas metáforas encierran parte de esa sabiduría que caracteriza a muchas concepciones de diversos grupos originarios de nuestro país -y de fuera-, no necesariamente aquella que cultivan los “sabios”, sino la que aguarda oculta en todos, esperando ser llamada para sentirla aunque sea por un momento.

La música como lenguaje universal puede trascender idiomas, ideologías, creencias; es necesario utilizar todos los medios para comunicarnos, para expresarnos, y compartir aquellos valores comunes al ser humano: el amor, la amistad, el respeto, el derecho a ser.

El derecho a soñar con que habrá un día en que todos juntos regresemos a casa con el sol, la luna y la tierra

Fue una gran experiencia conocer y escuchar a Sak Tzevul, esperemos que en algún momento tengamos oportunidad de compartir con ellos acá en nuestra UVI.
.
.
.
.