23 | enero | 2009 | Blog de la UVI

Universidad Veracruzana



Competencias del Gestor Intercultural para el Desarrollo de las Lenguas: Animar procesos de uso, difusión y enseñanza, Sede Las Selvas

Daisy Bernal Lorenzo
Departamento de Lenguas
Docente, UVI Xalapa

.
Daisy Bernal Lorenzo, Universidad VeracruzanaLa UVI se identifica por ser una institución que promueve la movilidad de estudiantes y facilitadores a sus diferentes Sedes en momentos planeados para compartir, socializar y enriquecer tanto el trabajo académico como de investigación y vinculación con actores locales. Todo ello, implica a su vez realizar diferentes fases de gestión y comunicación por parte de los departamentos para llevar a cabo las diversas actividades de planeación, organización, seguimiento y evaluación.

En el periodo semestral agosto 2008-febrero 2009, se realizaron varias actividades con los estudiantes de la UVI que cursan la Orientación de Lenguas. Se tuvo como evidencias de desempeño la discusión de conceptos, la exposición de textos de la Antología “Animación de la Lenguas” (Nódulo de Formación Heurística), enfocados a la animación de las lenguas, creación literaria, lengua y literatura, lenguaje y pensamiento, de los cuales se generaron comentarios, análisis y reflexiones con los estudiantes en sus tres modalidades: presencial, semipresencial y virtual —plataforma, chats y correos electrónicos. De igual forma, se trabajaron otras lecturas complementarias sobre temáticas en torno a las políticas educativas y de lenguaje.

Estas fueron las primeras frases, expresiones o ideas que se emitieron para abordar el concepto de animación de lenguas. Fue un ejercicio interesante que cobró sentido y significado para los estudiantes nahuas, zoque-popolucas y zapoteca:
.

Nahua de Mecayapan

Ma tiksenpalewikan totahtol iga amo ma miki “Ayudemos todos para que nuestra lengua no muera”
Ma timoyolmiktikan iga totahtol amo ma miki “Preocupémonos para que nuestra lengua no se muera”
Xikyolkoko “hiere su corazón”
Ma titayololinakan iga amo ma poliwi totahtol (sin traducción)

Zoque-popoluca

Tanayox’pat’tam’taiñ paki odoy togoyiñ tana?matyi “Ayudemos para que nuestra lengua no se pierda”
Tyiyatï je’m pïxiñtyam ianmaj, mïchimï, kun kuwiñ, a?matyimï iga jempïk dya totoypa tana?matyi “Toca el corazón de las personas a través de juegos, dibujos o trabajos escritos para que así no se pierdan nuestras lenguas”

Zapoteco de Betaza

Gónyo to’ goklen gochalxó extitzatzó tanim bam “Hagamos el favor de hablar nuestra lengua que está viva” Leer más…



Todos juntos para el Diagnóstico Comunitario. Las reflexiones XVII

Víctor Enrique Abasolo Palacio
Responsable de la Orientación en Sustentabilidad
UVI Grandes Montañas

.

Serie: Todos juntos para el Diagnóstico Comunitario

.
Víctor Enrique Abasolo Palacio, Universidad VeracruzanaEl diagnóstico comunitario, tan cerca y tan lejos de la realidad

Terminó este semestre, y con ello un lapso más de tiempo que nos dejó un sinfín de aprendizajes, aquellos que obtuvimos en el aula, en el trato e interacción con los compañeros docentes y los alumnos; sin duda, la riqueza de conocer, convivir y conocer nuevos personajes en las comunidades es de lo más gratificante. Se desempolvaron las botas de campo, los impermeables, las gorras y los sombreros, hicimos nuestra aparición en Magdalena como por arte de magia, recorrimos a pie y en aventón un camino que de subida parecía interminable.

La grata experiencia de compartir en el aula los contenidos educativos con nuestros compañeros, fue sin duda algo totalmente novedoso, escuchar con atención las temáticas que cada uno de nosotros domina llenó de fortalezas nuestras habilidades como docentes. Ponernos de acuerdo en la manera de conducir una temática o metodología abrió los espacios para el diálogo, la discusión y los acuerdos. Terminamos por adquirir habilidades que desconocíamos, o no las teníamos dominadas.

Risas, disgustos y muchas reflexiones dejó el hacer los primeros talleres comunitarios con los compañeros de la escuela, dinámicas que se pusieron en práctica, metodologías creadas de manera improvisada o amoldada a la situación imperante, todos haciendo un esfuerzo por dejar una grata impresión en todos. Me moría de la risa (internamente) cuando el gran día llegó en la comunidad de Magdalena y la realidad distaba mucho de lo ocurrido en el aula. En primer lugar no llegaron los invitados, y en nuestro barrio, el espacio para realizar el taller fue sentados fuera de una casa, en la banqueta.

Hoy he compartido con una generación más lo que me agrada y desagrada de la vida, lo que me gusta hacer y desarrollar en el campo, las formas que conozco de abordar las problemáticas en las comunidades, la manera en cómo podemos involucrar a los actores para buscar alternativas a los problemas que los aquejan, lo que pienso de las formas de vida en el mundo, lo que considero debería ser lo justo para quienes vivimos en este país.

De todos los alumnos sigo aprendiendo a ver con sensibilidad la vida, a admirar cómo desarrollan la capacidad de subsistencia en este medio tan adverso, a ser respetuosos con los otros, a ver con tranquilidad lo que ocurre en el entorno. Pero sobre todo, sigo aprendiendo a ser paciente y tolerante con aquellos que creen que escribiendo desde un escritorio los grandes tratados del desarrollo social, o promoviendo ideas tan alejadas de las realidades sociales, se sienten los redentores del mundo. Tan cerca de la soberbia, tan alejados de la realidad.
.
.