Entrevista: El Programa de la Maestría en Educación Intercultural, visto por Adriana Ávila Pardo | Blog de la UVI

Universidad Veracruzana



Entrevista: El Programa de la Maestría en Educación Intercultural, visto por Adriana Ávila Pardo

Carlos Castro Rivera
Webmaster
Administrativo, UVI Xalapa

.
Carlos Castro Rivera, Universidad VeracruzanaA propósito del relevo en la Coordinación de la Maestría en Educación Intercultural, programa de posgrado adscrito a la Dirección de la Universidad Veracruzana Intercultural, les comparto la entrevista en la que, sobre este tema, nos compartió sus puntos de vista el pasado miércoles 14 en «Casa UVI», un día después de haber entregado su responsabilidad a Cristina Kleinert Abril, quien recibió el nombramiento de Coordinadora de la Maestría, de manos del Dr. Porfirio Carrillo Castilla, titular de la Dirección General de la Unidad de Estudios de Posgrado.
.
.
.

_____
.
Clica aquí para accesar al audioAudio de la Entrevista (WMA, 4MB, 17:08min)
.


TRANSCRIPCIÓN

.
Nos encontramos con Adriana Aurora Ávila Pardo quien fue Coordinadora de Posgrado [hasta el 12 de enero de 2009] en la Universidad Veracruzana Intercultural. Le vamos a hacer unas preguntas sobre el Programa de Maestría.
.
.

Adriana Aurora Ávila Pardo, Universidad VeracruzanaPlatícanos cómo se fue gestando el proyecto de la Maestría en Educación Intercultural.

Cuando estaba apenas iniciando la licenciatura, Sergio tenía muy claro, aunque no a corto plazo pero si como un proyecto a mediano plazo, o antes si fuera posible, tener la continuidad de la licenciatura hacia la Maestría, e incluso un proyecto, que todavía permanece y que seguramente no tardará en ponerse en marcha, al doctorado.

Hubo varios meses, en el segundo año, que estuvimos trabajando, incluso yo me incorporo después, un equipo de varias personas de la propia UVI que estuvo trabajando el diseño del Plan Curricular. En momento se hizo la coordinación con el Máster en Educación Intercultural, que era un proyecto como gemelo que estaba sucediendo paralelamente en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, y que en algún momento se acordó entre Sergio Téllez y Teresa Aguado, que se podían ofrecer estos dos programas de manera individual en cada una de las instituciones pero que compartieran profesores y programas, de manera que pudiéramos fortalecernos ambos programas con la experiencia y la oferta de cursos que vinieran tanto de los profesores de allá y de los profesores de acá.

El primer momento fue el diseño del Plan curricular, y ahí se trabajó muy intensamente, horas de reuniones para darle congruencia al programa con todo el proyecto de la UVI, es decir no había que diseñar solamente una Maestría en Educación sino una Maestría en Educación Intercultural que pudiera pensarse en congruencia con el Plan General de la Universidad Veracruzana Intercultural.

Ya cuando se formalizó, cuando vimos la posibilidad en [la Dirección General de la Unidad de Estudios de] Posgrado de que pudiéramos echar a andar el Programa, lo que hicimos fue adaptar ese primer diseño o ese primer documento que teníamos a los requerimientos institucionales de la Universidad Veracruzana.

Ese fue otro trabajo interesante porque es una situación que se repite en diferentes procesos de la Universidad Veracruzana Intercultural, hacer coincidir el proyecto que tiene características particulares, que es innovador, con procesos institucionales que de alguna manera a veces no son del todo coincidentes, y entonces quienes diseñamos o hacemos [en la UVI], casi siempre en equipo, este tipo de Programas, tenemos que lograr cubrir ambos intereses, que es lograr plasmar lo que nosotros queremos y los objetivos que más nos importan y por otro lado obedecer a los requerimientos institucionales que es necesario cumplir si pertenecemos a una universidad como ésta, la Universidad Veracruzana.
.
.

¿Cuáles fueron los principales retos a los que te enfrentaste para la puesta en marcha de la Maestría?

Para la puesta en marcha, uno de ellos es este que te comento y que lo hicimos en equipo, que es, por ejemplo, un plan que había quedado flexible, que lo habíamos pensado de manera modular, un diseño curricular que está pretendiendo que los alumnos puedan ir eligiendo los cursos que van tomando en función del desarrollo de su proyecto, pensar en un programa que tenga la compañía de un tutor desde un principio. Todas esas cuestiones hacerlas coincidir con los requerimientos y elementos que se piden formalmente de un programa de posgrado a nivel de Maestría, que en este caso se decidió que fuera profesionalizante porque hay estas dos vertientes en la Universidad Veracruzana. Ese fue uno de los principales retos.

Creo que por lo que llevamos hasta ahora que yo dejo la Maestría ha funcionado bastante bien. Hemos podido cumplir los objetivos que nosotros nos imaginábamos como desarrollo del Programa de Maestría y a la vez ir cumpliendo con todos los requisitos formales que tenemos que cumplir como programa de posgrado de la Universidad Veracruzana.

Por otro lado, otro de los retos, que es más bien operativo, fue que empezamos muy cerca del inicio del lanzamiento de la convocatoria por parte de [la Dirección General de la Unidad de Estudios de] Posgrado. Entonces, todos los procedimientos de selección, convocatoria, promoción…, en este caso la promoción fue un poco particular ya te diré en adelante porqué, tuvieron que ser en tiempos muy cortos y siempre, la primera vez que uno hace ese tipo de procedimientos en cualquier proyecto que inicies, pues tienes que ir aprendiendo el camino sobre la marcha.

Eso si fue un reto y algo que pudimos sacar con éxito porque finalmente la Maestría empezó con un buen número de alumnos, ha caminado en tiempo y forma desde el momento hasta ahora, cumplimos con todos los requisitos que a nosotros nos tocaba, que nosotros podíamos hacer desde la UVI, hay otros que hace [la Dirección General de Estudios de] Posgrado y que llevan sus tiempos también.

Pero eso fue muy importante, el haber podido hacer todo lo que hay que hacer, registro, preinscripción, inscripción, entrevistas de alumnos, revisión de todo el cuerpo que ya se tenía de profesores de la Maestría, leer sus proyectos [de los alumnos] porque se les pedía un proyecto, porque se les pedía un proyecto previo para el ingreso a la Maestría, pensando en que ya los pudiéramos ubicar en una de las dos líneas. Todo eso que implicó entrevista, entrega de proyectos, revisión de proyectos para luego comentarlo con ellos, pues fue un proceso muy intenso, muy rápido y creo que en un buen porcentaje efectivo.

Creo que también ha sido un reto para nosotros y para los propios alumnos la particularidad del programa que en una primera etapa, como te decía, Sergio ya tenía pensado darle continuidad a la licenciatura, maestría y en un momento dado el doctorado, pensando en los alumnos de la licenciatura de la UVI; sin embargo sabemos, por las características propias de la misma UVI, que era necesario formar cuadros de profesores que tuvieran el perfil específico para las tareas que se requieren aquí.

Entonces, lo que decidimos, fue que una primera generación, o dos si sean necesarias, fueran básicamente de formación de nuestros propios profesores de la UVI. Entonces eso ha sido muy interesante, para nosotros como profesores, como Programa si es un reto porque hay más demanda, o sea, no tenemos alumnos que vengan saliendo de la licenciatura, ni tenemos alumnos que apenas están entrando al mercado laboral y no saben muy bien qué van a hacer y mientras estudian una maestría.

Nuestros alumnos, todos, son alumnos con mucha experiencia, con mucha experiencia en campo, con mucha experiencia en su trabajo, con trayectorias laborales importantes, y que requieren por eso mismo, de una formación y de un documento que avale todo eso que ellos ya saben.

Entonces eso si implica un reto importante para nosotros, en el caso de la Coordinación [de la Maestría], pero también para los profesores, porque las exigencias, demandas y necesidades de un grupo como este son mayores.

Todavía incluso estamos… hay una parte del Programa de Maestría que acompaña desde el inicio y hasta el final, y que es la parte de Seminario, en donde los alumnos van avanzando en su trabajo, primero en su proyecto luego en su trabajo de tesis, y que sigue siendo un reto en la manera en que ese Seminario pueda irse transformando y pueda ir respondiendo semestre con semestre, o a veces mes con mes o semana presencial con semana presencial a las necesidades y al desarrollo de los propios alumnos que cada vez demandan mayor apoyo porque su trabajo así lo requiere.

Ese también ha sido un reto importante creo que para todos los actores del Programa, y creo que hasta el momento va funcionando muy bien, hay mucho potencial y lo importante es saber canalizarlo de la manera más adecuada.
.
.

Recientemente acabas de ser promovida a una nueva responsabilidad, ¿cómo te sientes en este momento, en lo personal, respecto de los logros que se han alcanzado en la Maestría en Educación Intercultural?

Me siento bien porque, como lo dije en el acto de nombramiento de Cristina Kleinert que es ahora la nueva coordinadora, el simple hecho de tener siempre algo en mente o compartir un proyecto con alguien, quien coordina en este caso la UVI, Sergio, Gilberto o Gustavo, tener un proyecto y poder llevarlo a convertirse en realidad siempre es satisfactorio. Entonces a mí, en realidad lo único que me tocaba, porque tengo la ventaja de estar en un espacio donde toda la gente sabe qué trabajo hacer y lo hace bien. Los profesores, te digo, ya describí mucho las características de los alumnos, entonces, la tarea, o como yo entendí mi trabajo, es nada más canalizar y poner a punto y a tiempo la coordinación de todos esos esfuerzos para aprovecharlos, para aprovechar toda la potencialidad de todo mundo, poder reunirnos cuando era necesario, poder repartirnos tareas cuando era necesario, servir como de enlace, de catalizador de cosas, y creo que eso lo he hecho en otras ocasiones en este equipo en el que estoy ya desde hace muchos años, incluso para el inicio para la propia UVI, y es algo que se me da bien. Entonces me da gusto poder contribuir con esta capacidad de canalizar esfuerzos, de reunir y de ir dosificando para llevar a cabo la concreción de proyectos que pueden estar en la mente y que de un momento a otro se convierten en realidad.

Entonces, en ese sentido me siento muy bien, satisfecha, muy contenta de haber tenido la oportunidad hasta ahora de trabajar en un espacio, que es un gran regalo, casi con puros amigos, todos los profesores, los propios alumnos somos gente que tenemos en general una buena química y de eso también estoy satisfecha, de haber podido llevar a cabo por casi un año y medio un proyecto con ellos, porque es más fácil colaborar con gente que conoces que aprecias, y eso también me hace sentir muy bien.

Y por otro lado, haber podido coordinarlo con muchas otras actividades que formaban parte del posgrado; una parte era la Maestría, pero paralelamente llevamos desde hace dos años el proyecto Inter-Alfa que terminamos a finales de enero, ya casi recibimos a más de veinte personas de diferentes partes del mundo. Vienen para hacer la última reunión de este proyecto que fue para diseñar un posgrado euro-latinoamericano en educación intercultural, y para lo cual la experiencia de la Maestría nos ha servido muchísimo.

Así como conversaciones y pláticas con compañeros de otras universidades interculturales interesados en aprovechar la experiencia nuestra en la UVI con la Maestría en Educación Intercultural, para ellos con la intención de poner en marcha en un momento dado un posgrado apoyados en la experiencia que nosotros ya tenemos.

Entonces, son varios proyectos que desde la Coordinación de Posgrado he podido iniciar y mantener hasta el momento y bueno, pasar la estafeta ahora a quienes lo lleven. Y por supuesto quedan muchísimas cosas por hacer. También me siento bien, por qué no decirlo de que esas cosas por hacer ya no las voy a hacer yo, porque bueno, me voy a otro lado, inicio, casi siempre es como iniciar, iniciar, iniciar y ya consolidar pues me gustará seguir participando y contribuir en lo que se pueda desde donde esté ahora con este nuevo proyecto de las Unidades de Enlace Académico.

Pues en general creo que la suma de este recuento que me haces hacer pues es bastante positivo y satisfactorio y sé que la Maestría puede dar muchísimo. Ahora creo que el reto que sigue, como ya mencionaba Porfirio Carrillo, pues es la inclusión en el padrón de CONACYT, y más que eso, lograr llevar a buen término la titulación, si se puede, del cien por ciento de los alumnos de la Maestría, pero bueno, eso ya es capítulo aparte.
.
.

Adriana, gracias por compartirnos tu experiencia como Coordinadora de Posgrado en la Universidad Veracruzana Intercultural, hasta este momento de enero de 2009. Estoy seguro que a los usuarios, a los lectores del Blog de la UVI, les agradará mucho saber esta parte del trabajo en la UVI, en la Universidad Veracruzana Intercultural. Muchas gracias.

Gracias a ti Carlos, saludos a todos.
.
.
Audiograbación y Transcripción: Carlos Castro Rivera
.
.