Ser gusano o buscar esposa y no morir en la metáfora | Blog de la UVI

Universidad Veracruzana



Ser gusano o buscar esposa y no morir en la metáfora

Carlos Castro Rivera
Webmaster
Administrativo, UVI Xalapa

.
Un buen componente de Cursos, Talleres y demás actividades es que tienen un tanto de «misterio». De pronto se convierten en zonas de las que puedes esperar nuevos descubrimientos y no menos sorpresas.

El Taller «Gusan@ busca novi@» implementado por el equipo del Laboratorio de Habilidades Comunicativas, de la Universidad Veracruzana Intercultural, Sede Xalapa, ha sido hasta el momento bastante motivador, precisamente por revelarse como una actividad develadora de aspectos poco conocidos para mí, en términos de actitudes de quienes participamos.

Por una parte confirmo que, al igual que en el cuento «Gusano busca esposa», del escritor xalapeño-colombiano Marco Tulio Aguilera Garramuño, llego a cada sesión con una especie de ceguera respecto a lo que nos vamos a encontrar en el desarrollo de cada jornada, y constatar que cada uno de los asistentes tenemos ciertas habilidades que «están ahí» y se reactivan a la llamada de la lectura en voz alta, del planteamiento y discusión sobre preguntas de los compañeros y de ejercicios construidos colaborativamente.

He visto cómo Dalia, Homero y Ricardo se han reunido en distintos momentos para diseñar y discutir el seguimiento de las anteriores sesiones y de las que faltan; he visto sus correos enviados para recordarnos de las sesiones semanales, pareciéndome creativo el recurso de las pegatinas que nos pusieron en los escritorios para tenerlas presentes. Por ese interés suyo, me parece que el desarrollo del Taller también ha sido cuidado.

A veces las urgencias del trabajo suponen actuar sin pérdida de tiempo y allí hay algo en lo que, me parece, puede aportar mucho el Taller. No siempre hacer bien las cosas responde a hacerlas rápido, sino hacerlas compartidamente, y no digo que delegando sólo porque sí, más bien reconociendo que con «los otros» tenemos puntos en común que una vez desplegados aportan el valor del recorrido ajeno, como develador de matices que no alcanzamos a ver por la fuerza del recorrido propio, necesario pero peligroso si lo dejamos convertirse en el único posible.

Esa zona de misterio que señalo en el primer párrafo es en la que me ha dado en qué pensar el Taller, precisamente por mostrarse como un contexto de descubrimiento, de alguna forma como lo plantea Charles Wright Mills («Sobre artesanía intelectual» [ 1, 2 (PDF, 20KB)], en La imaginación sociológica, Madrid, Fondo de Cultura Económica, 1993).

Me parece que el Taller puede dar todavía más, una vez que pueda compartirse en otros escenarios y en conjunto ver qué pasa en la sinergia entre zona de misterio-contexto de descubrimiento, donde «hay más papas en el mundo de las que imaginas», como dice nuestro estimado gusano al final del cuento.

Por cierto, Marco Tulio Aguilera ha publicado la primera parte de su cuento «Gusano busca esposa» en su columna «Descabezadero» en Milenio El Portal (pág. 14 de la edición en papel de hoy domingo, no en su versión digital). También lo ha reproducido (antier, viernes) completo en su blog Descabezadero, Diario de un Escritor. Chéquenlos (el cuento y el blog), están muy buenos.

.
Posteos anteriores sobre el Taller Gusan@ busca novia@:
El Taller Gusan@ busca novi@: lo “aprehendido” y lo “aprendido”
Gusan@ busca novi@: opinión del Taller
Taller: Gusan@ Busca Novi@. Tercera Sesión (Relatoría)
Taller: Gusan@ busca Novi@. Segunda Sesión (Laboratorio del Pensamiento Integrador)
Taller: Gusan@ busca novi@ Algunas reflexiones sobre la Comunidad de Indagación
Taller: Gusan@ busca novi@. Relatoría de la primera sesión
Taller: Gusan@ busca novi@ ¿Qué pasó en la primera sesión?
.
.
.
.

2 comentarios en “Ser gusano o buscar esposa y no morir en la metáfora

  • Admin dice:

    Hola Homero:

    Creo que la oportunidad la tenemos servida, y aprovechando estos encuentros «con los otros», revivenciar encuentros «con nosotros mismos».

    Esta parte parece ser terreno fértil y el trabajo desde una óptica intercultural seguramente planteará preguntas cada vez más necesarias.

    Un saludo Homero y nos estamos viendo!
    😉

    Carlos Castro Rivera

  • Homero dice:

    Una metáfora más

    Más allá del reconocimiento de las múltiples perspectivas, que de suyo cobra radical importancia, y es una de la premisas medulares de una Comunidad de Indagación, nuestro taller apunta hacia la sensibilización de los involucrados por releer continuamente nuestras certidumbres, allende construir y reconstruir otras más que implican puntos de acuerdo.
    El texto que compartimos en la cuarta sesión es uno de los paradigmáticos del programa de Filosofía para Niños. Lo es por el cuidado que se hace de la lógica con que se estructuran nuestros argumentos y por la construcción de conocimientos en diálogo con los otros. Filio Episteme, el niño protagonista de la narración, concibe una forma lógica, la reestructura y la aplica gracias a que es interpelado y, en palabras de Fornet-Betancourt, se deja “afectar”, “tocar” e “impresionar” por los otros en el trato diario de su vida cotidiana.
    En la corta vida de nuestro gusano hemos vivenciado y redescubierto procesos análogos a los de Filio, hemos construido ideas dejándonos afectar por los otros, en palabras de Carlos Castro: “… con “los otros” tenemos puntos en común que una vez desplegados aportan el valor del recorrido ajeno, como develador de matices que no alcanzamos a ver por la fuerza del recorrido propio…”. Esto último, agrega y sugiere un elemento más: darnos un tiempo y un espacio para reflexionar sobre los roles y funciones que cumplimos a diario en diversos ámbitos.
    En efecto, nuestro gusano puede ser visto como una zona de misterio como el mismo Carlos afirma, en tanto que nos exponemos a múltiples descubrimientos y redescubrimientos en órdenes distintos: cognitivos, actitudinales, procedimentales, etc. Caracterizada así, una zona de misterio, agregaría, incluye en cierto sentido la figura de “abogado del diablo”, para seguir viviendo en la metáfora. Una figura que arropa la duda y la sospecha continua respecto de cualquier aseveración, pero con el ánimo de fortalecerla o, en todo caso, remplazarla.
    Gracias Carlos por tu opinión que, como todas las que han sido vertidas por nuestros compañeros del gusano, nos dan más pistas para enriquecer nuestro trabajo.