“El derecho al desarrollo pasa primero por decidir cómo queremos el desarrollo” | Blog de la UVI

Universidad Veracruzana



“El derecho al desarrollo pasa primero por decidir cómo queremos el desarrollo”

Daniel Bello López
Responsable de la Orientación en Derechos
Docente, UVI Huasteca

.

Daniel Bello López, Universidad VeracruzanaEl pasado lunes 27 de septiembre en el Salón Social Heberto Castillo de Ixhuatlán se impartió la conferencia “El derecho al desarrollo y la defensa de los derechos humanos en la Huasteca” (ligado a la autonomía y la libre determinación) por Zósimo Hernández Ramírez, maestro normalista, etnólogo e intelectual náhuatl oriundo de Embocadero, Mpio., de Ilamatlán, Ver., quien se desempeña como consultor de la UNICEF y la OIT, organismos pertenecientes a Naciones Unidas (ONU); conferencia organizada por la Universidad Veracruzana Intercultural. Ante la presencia de un nutrido grupo de estudiantes de la UVI Sede Huasteca, y de público en general compuesto por: gestores comunitarios, trabajadores del Ayuntamiento Ixhuateco, la comisión de derechos humanos del FDOMEZ, monitores de derechos humanos de la Liga Mexicana de Derechos Humanos (LIMEDH), representantes de la Organización de Pueblos Étnicos “José María Morelos y Pavón”, de la central de Organizaciones Campesinas Populares y de Médico Tradicionales de Ixhuatlán de Madero, Ver.

El conferencista empezó por resaltar la importancia de las tierras para los pueblos indígena: “Nosotros no somos nada sin la tierra, el desarrollo no se puede dar sin la tierra, el territorio, los recursos”. Ante la reforma al artículo 27 constitucional se acabo el reparto de tierras, pero sigue existiendo el derecho a la tierra, y otros: libre determinación, autonomía, al territorio, el derecho indígena, el derecho a no ser discriminado, el derecho a hablar las lenguas originarias. El artículo 26 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, dice que éstos tienen “derecho a las tierras, territorios y recursos que tradicionalmente han poseído, ocupado o de otra forma utilizado o adquirido” o sea quiere decir, que siempre han ocupado, el derecho a poseer, utilizar, y aprovechar las tierras, “en razón de la propiedad tradicional” sin importar, que no se tenga un título de propiedad. La fuerza del equilibrio en nuestras comunidades pasa por la agricultura.

Qué es el desarrollo para nosotros. Las carreteras y los puentes son importantes pues sirven para la comunicación. Pero las obras que son diseñadas mal, que no funcionan, no sirven para las comunidades. Ahora puede haber carro, peor si no hay para pagar el viaje, el flete, no se puede salir, esto agrava la salud de los enfermos, pues se tiene el derecho a la salud en el caso del enfermo para ir al hospital, donde el servicio de salud es gratuito, pero para que sirve la clínica si no hay médico y medicinas. ¿Esto es desarrollo? Todo tiene que ver con conocer nuestros derechos. No se debe tener privilegios, pero nos deben tratar con respeto, igual que a los demás.

El desarrollo se hace preguntando a todos qué recursos propios tienen, y no solo qué quieren. “El derecho al desarrollo pasa primero por decidir como quiero ese desarrollo”. Cómo es el desarrollo, cómo debemos participar y cómo diseñar el desarrollo. Tenemos que ver qué recursos tienen las comunidades, cómo aprovechar racionalmente los recursos: tierra, agua; de manera integral y racional, sino podemos acabarlos y ya no habrá recursos.

El desarrollo pasa por cómo queremos el desarrollo, ligado a la autonomía y la libre determinación. El desarrollo solo se hace entre todos y para todos. Para diseñar el desarrollo necesitamos ejercer la autonomía, el derecho de las comunidades para decir cómo se va a gobernar. Para las comunidades, el tlanahuatiquetl, la autoridad quiere decir el que va adelante de nosotros, el tlanahuatiquetl nunca hace lo que quiere, dice y hace lo que la comunidad quiere, a eso se llama autonomía; la libre determinación quiere decir que los pueblos se organicen para relacionarse con funcionarios, con gobiernos e instituciones. La declaración en su artículo 19 establece que los Estados tienen la obligación de consultar de buena fe a los pueblos indígenas y éstos el derecho a ser consultados y participar en las asambleas de sus comunidades.

El desarrollo se decide con participación. La autonomía se ejerce por autoridades propias, “la autoridad de nosotros” no del estado, la autoridad propia “altepenahuatliquetl”, que no tiene ver con lo que les diga el municipio. Si los pueblos indígenas tenemos derechos y no hay un estado que los garantice, hay que ejercerlos, aún sin reconocimiento constitucional, legal, en la practica vamos hay que ejercerlos, eso es autonomía”.

Porque el desarrollo es potenciar lo que tenemos, porque el desarrollo parte de cómo aprovechar los recursos que tenemos y los que no tenemos cómo se obtendrán, relacionándose con otras comunidades y el exterior: otras comunidades, el municipio, los estados y la federación.

Zósimo Hernández concluyó expresando que para diseñar el desarrollo, debemos pensar en nuestra propia cultura, desde el náhuatl, en:

Tlen techpolowa (Lo que nos hace falta)
Tlen Techmonekilia (Lo que queremos)
Tlen Totechpowia (Qué es lo que es nuestro derecho).

En la ronda de preguntas y respuestas, estudiantes y público en general externaron sus comentarios y experiencias sobre el derecho al desarrollo, algunos lo hicieron desde su lengua materna, el náhuatl. Destacando las participaciones de dos sabios para una mejor.

El maestro rural asistente en náhuatl y después en español, le dice “Zósimo dónde estabas, te fuiste a preparar, llegaste tarde, pero gracias por haber venido a impartir esta plática, a estos muchachos y gente que aquí están, en la máxima casa de estudios de Ixhuatlán de Madero. Un integrante del Consejo Consultivo de la UVI, agradeció que haya venido a este municipio a visitarnos, nos ayuda mucho, “Soy médico tradicional, soy ritualista. Todo se puede, por eso el nahua, el otomí, el tepehua, el totonaco, puede llegar a ser algo, llegar a donde quiera llegar, le doy mil gracias por haber venido y que se acordó de Ixhuatlán, por los estudiantes que ellos son los hombres de mañana que empiezan a caminar, a idear y pensar para ser alguien”.
.
.
.
.
.