Nuestra experiencia | Blog de la UVI

Universidad Veracruzana



Nuestra experiencia

LGID Lucía de Los Santos Aguilar
LGID Angélica Hernández Vásquez

Orientación en Comunicación
Primera Generación (2005-2009)
UVI Grandes Montañas

.

Elaborar nuestro trabajo recepcional titulado “Tonelwayo: Mayordomía, Rituales y Tradición en Rafael Delgado, Veracruz”, fue una experiencia grata, nueva y sobre todo nos proporcionó conocimientos culturales de nuestra propia comunidad, todo este proceso nos hizo crecer como personas y como profesionistas. El trabajo con el grupo de mayordomos de Rafael Delgado, fue algo nuevo para nosotras y fue muy importante para nuestra investigación, ya que gracias a la vinculación con el párroco, el ayuntamiento y el grupo se hizo posible este registro de las mayordomías, cada una de las personas que participaron en este proyecto de investigación y animación fue muy importante e indispensable.

El último semestre de la licenciatura fue muy duro, ya que teníamos pocos meses para terminar nuestro Documento Recepcional (DR) y debíamos cerrar los ciclos de vinculación con nuestros actores sociales. La última actividad que tuvimos con el grupo, fue la reunión de evaluación, donde convivimos con ellos, platicamos y recordamos anécdotas que sucedieron durante el proceso de vinculación, esta experiencia fue muy enriquecedora e importante.
.

Lucía de Los Santos Aguilar y Angélica Hernández Vásquez, Universidad Veracruzana

.
Durante el octavo semestre nosotras teníamos el temor de que nuestra información estuviera mal organizada o que nos faltaran algunos detalles, le hicimos correcciones y más correcciones a nuestro DR. Cuando se lo entregábamos a nuestro director para que lo revisara, le hacía aún más y más comentarios y cuando se lo entregamos a las lectoras, ellas también lo corrigieron en varios aspectos. Nos pasamos días y noches enteras haciendo estas correcciones al documento.

Cuando nos enteramos de que era el último día para pedir el examen, le hablamos a nuestro director y le pedimos que metiera la solicitud, porque estábamos empeñadas en presentar el examen en las primeras fechas.

Faltaban dos días para entregar el documento impreso a la Sede, y seguíamos haciendo correcciones, entregamos el engargolado un día después de la fecha establecida, este problema se nos dio debido a que no encontramos el arillo metálico que nos sugerían, tuvimos que engargolar los cuatro ejemplares con arillo de plástico.

Finalmente entregamos los ejemplares y los nervios crecían día a día, porque faltaban sólo dos días más para el examen profesional. Una tarde antes nos reunimos con nuestro director, para revisar los detalles que faltaban para el examen. Nos dio tips para los nervios y nos explicó cómo sería el proceso de la exposición, la ayuda de nuestro director fue muy importante y fundamental para este DR.

El día tan esperado había llegado, nosotras éramos las últimas en presentar la exposición nos tocaba a las dos de la tarde. Minutos antes dimos un repaso final a nuestra presentación; nos tranquilizamos y entramos al salón y sólo estaban nuestros lectores que fueron la Maestra Claudia Cabrera Hernández y el Doctor Raciel Martínez que sustituyó a nuestra lectora la doctora María Teresa Rodríguez que no pudo viajar ese día a Tequila (24 de julio). También estaban en la galera-aula donde fueron los tres exámenes de ese día, nuestro director Doctor Agustín García Márquez, el responsable de nuestra Orientación, el Maestro Alejandro Martínez Canales, además de dos compañeros de la Sede y dos maestros, por lo que los nervios no se hicieron presentes en nuestra exposición.

El director comenzó presentando el tema del proyecto y dio nuestros nombres como las responsables de la investigación, posteriormente se nos dio la palabra y comenzamos a desarrollar la presentación. Parecían veinte minutos interminables, pero no nos dimos cuenta en qué momento terminamos nuestra participación. La segunda parte eran las preguntas, cada sinodal nos cuestionó sobre tres cuestiones diferentes. Durante las preguntas ambas contestábamos cada cuestionamiento alternadamente; alrededor de una hora duró nuestro examen, al terminar esta fase nos pidieron desalojar el salón para que se tomara la decisión de aprobar o no el documento.

Salimos y platicamos con algunos maestros y compañeros. Finalmente nos pidieron volver a entrar al salón y el profe Agustín comenzó a dar el veredicto final: primero comentó que fue una buena exposición y que el documento estaba aprobado, la alegría nos invadió en ese momento.

Pero a continuación mencionó algo que no nos habíamos imaginado: el documento sería recomendado para recibir la mención honorífica, fue una noticia muy agradable y sorpresiva porque no lo habíamos contemplado, nos enfocamos tanto en terminar el documento y preparar la presentación que una mención honorífica fue algo que no pasó por nuestras preocupaciones. Esta mención fue la primera de la Sede y nuestra alegría fue inmensa, todos nos felicitaron por el trabajo que desarrollamos y hasta ese momento sentimos el fruto a la constancia y dedicación a todo este proceso, fue motivo de orgullo para nosotras.

Este DR, nos hizo crecer profesional y personalmente, ahora nuestras vidas darán un giro total, ahora nuestro compromiso es ejercer correctamente nuestra profesión como gestores interculturales para el desarrollo y poner en práctica las herramientas y conocimientos obtenidos durante estos cuatro años en la universidad y en el trabajo desarrollado en campo.
.
.
.