Universidad Veracruzana

Kaniwá: Blog sobre Bibliotecas, Información y Conocimiento

Blog sobre Bibliotecas, Información y Conocimiento



La nueva política de ciencia y el fin de la «dictadura»

Por Javier Flores*

Hace algunos meses participé en un encuentro internacional realizado en Tenerife, España, que se tituló: Ciencia, entre la democracia y la dictadura, en el que especialistas de diversos países examinaron el impacto de los regímenes dictatoriales –en particular del nazismo, el franquismo y algunas dictaduras latinoamericanas– sobre el desarrollo de la ciencia y la tecnología en naciones de Europa, España y América Latina. Los datos presentados daban cuenta del daño causado por los gobiernos impuestos, que se tradujeron en la persecución de científicos, algunos de los cuales fueron encarcelados o privados de la vida, el cierre de universidades, la emigración de talentos y el retroceso o estancamiento de los sistemas científicos, que les ha llevado varias décadas superar.

Me tocó hablar del caso de México. Debo confesar que el tema me resultó muy difícil, pues, considerando la etapa posrevolucionaria, en nuestro país no se puede hablar propiamente de dictaduras de corte semejante a las encabezadas por Adolfo Hitler, Francisco Franco, Juan Carlos Onganía o Augusto Pinochet. Es más, mis resultados apuntaban a describir un efecto paradójico de esas dictaduras sobre la ciencia mexicana, pues si bien en Alemania, España, Argentina y Chile el daño que se produjo a la ciencia fue tremendo, nuestro país, en cierto modo, resultó beneficiado de las mismas. Explico por qué:

La emigración de talentos producida por el nazismo en Alemania y otras naciones europeas bajo su jurisdicción permitió la llegada a América y, en particular, a México de investigadores muy talentosos, como los que desarrollaron en nuestro país, en ese entonces, el núcleo más importante de la investigación para la síntesis de hormonas esteroides en el mundo.

La expulsión de científicos producto del franquismo, combinada con una política visionaria del general Lázaro Cárdenas, permitió la llegada y asimilación a México de especialistas de primer nivel que contribuyeron al desarrollo de la ciencia en nuestro país, cuya huella sigue siendo enorme. Las dictaduras militares en Argentina y Chile se tradujeron también en la incorporación de destacados científicos de esas naciones a las instituciones educativas y científicas mexicanas.

Entonces surge la pregunta de por qué, a pesar de que las dictaduras señaladas trajeron a nuestro país esos beneficios, México hoy tiene un desarrollo científico y tecnológico por debajo del que actualmente ostentan Alemania, Austria, España, Argentina o Chile, que las sufrieron en carne propia. ¿Cómo es posible que dentro de un desarrollo supuestamente democrático podamos estar peor en la ciencia y la tecnología que quienes padecieron esos regímenes autoritarios?

Para responder a esa pregunta habría que considerar una imagen que tiene dos componentes. La primera: a) baja inversión en ciencia y tecnología, tanto pública como privada; b) escaso número de científicos, producción limitada de nuevos investigadores y carencia de instituciones y puestos de trabajo para absorberlos, y c) consecuentemente, una pobre producción científica (aunque de calidad) y una casi inexistente actividad de innovación y registro de patentes.

El segundo componente es la asfixiante dependencia científica y tecnológica de México frente al exterior, que queda ilustrada por la balanza de pagos tecnológica, siempre con valores negativos y que en 2007 alcanzó mil 389 millones de dólares.

Se trata de una combinación de elementos que muestra con claridad un modelo de desarrollo científico seguido por México no por casualidad, sino de forma deliberada, dentro de regímenes supuestamente democráticos. Pobreza científica y entrega de nuestro país a intereses extranjeros, especialmente a Estados Unidos, nuestro principal socio comercial.

No queda más remedio que coincidir con Mario Vargas Llosa en su célebre declaración en la que definió a México, más que como una nación democrática, como una dictadura perfecta que ha resultado objetivamente más nociva para la ciencia y la tecnología que el nazismo, el franquismo o cualquiera de las dictaduras latinoamericanas a las que me he referido.

Este modelo, que combina el estancamiento científico con el incremento de la dependencia, es el que han impulsado los gobiernos de los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional. La única opción que hoy se tiene para acabar con esta dictadura es, en mi opinión, el programa de ciencia, tecnología e innovación del Movimiento Progesista que encabeza Andrés Manuel López Obrador, cuyo diagnóstico y puntos programáticos pueden consultarse en: educacion, ciencia y desarrollo

* Se reproduce el texto integro de la contribución del científico en la edición de hoy del diario La Jornada.



#YoSoy132 Veracruz emite una declaración

A la sociedad veracruzana:

Debido al estado de descomposición social que atraviesa México y por supuesto el estado de Veracruz, nosotros los jóvenes universitarios vamos asumir nuestra responsabilidad a la que nos habíamos ya tardado en hacerlo. ¿Dónde estábamos cuando México nos necesitaba? Pues queremos pedirles perdón, aquí estamos.

Primero que nada, debe quedar en claro que somos apartidistas mas no apolíticos, la diferencia entre uno y otra es muy grande, nadie puede ser apolítico cuando todos los días, en cualquier parte se busca llegar a un acuerdo ya sea para la aprobación de una ley o para decidir qué película se verá en el cine.

Nos da mucha tristeza que a todo movimiento social siempre se le busque asociar con un partido político o con una tendencia perversa. Seguro que los que simpatizan por el Partido Revolucionario Institucional por ejemplo, dirán que atentamos contra su libertad de expresión al manifestar nuestro repudio a Peña Nieto. Y la verdad es que no, porque nosotros los jóvenes no vamos a atacarlos personalmente, ni siquiera estamos diciendo, como suele hacer el PRI, que si no están con nosotros están en contra, ni los amedrentamos ni utilizamos los medios para manipular y distorsionar la información a nuestro favor, ni utilizamos la fuerza pública para reprimir personas y escudarnos en una débil justificación de la preservación del orden como sucedió en San Salvador Atenco en donde quisieron despojarlos de sus tierras.

Por supuesto que respetamos la pluralidad y la individualidad, y que seguramente seguidores de Josefina Vázquez Mota o Andrés Manuel López Obrador querrán colgarse para que así los que resulten afectados, busquen desprestigiar la causa con cualquier pretexto. Nuestra causa no es ningún candidato, nuestra causa es el país y la atención urgente de los problemas, recordarles a muchos de ustedes que, aunque sin conocernos ya nos tacharon de grilleros, cuando nosotros no utilizamos ese lenguaje que tan tristes frutos dio en su momento, el movimiento hace conciencia porque nos dejaron un país herido, descompuesto y sumergido en el egoísmo, el conformismo, en la apatía y sobre todo la codicia de unos cuantos que subordinan a otros más.

Nosotros también repudiamos esta guerra contra el narcotráfico y el autismo gubernamental hacia las víctimas de la violencia, los asesinatos a periodistas, a académicos, a activistas sociales, el compadrazgo político fomentador de la impunidad como el caso de la guardería de ABC y de su verdugo Juan Molinar Horcasitas, el amedrentamiento a cualquier voz crítica y por supuesto, la deshonestidad de cada uno de los gobernantes que todos los días salen hablar de una realidad distorsionada con la que buscan echarse flores, pero no son más que discursos que nadan en el vacío y el autoengaño.

Díganos, ¿Por qué oponerse a un movimiento que basa sus principios en la unión y que aboga por la atención a las problemáticas y la exigencia de un país mejor en el que todos podamos tener equidad de oportunidades?

Por supuesto que no todo son marchas y consignas, pero esas marchas son precisamente el primer paso para no cometer los errores que ustedes, los que no han entendido el espíritu de esto, hicieron con su apatía y su atención excesiva al beneficio personal. Por supuesto que hay propuestas, y una de esas es una libertad de información de calidad y que el Internet sea un derecho constitucional. ¿Esto es un acto de intolerancia o de porrismo, preguntamos?

En cambio, nosotros cuando hablamos de intolerancia, lo externamos como una necedad de rechazo con fundamento débil. Alguien activo y pensante sabe que su verdad es relativa y que ante ésta existe oposición, y no por eso lo niega. Asumirse partidario de algo (no siglas, algo mucho más complejo), no te priva de discutirlo y ser crítico con tu propia elección. El error es que cada quien quiere acarrear agua a su molino y rechazar lo otro. O peor aún, utilizar actos más perversos como el ocurrido en 1968.

Y podrán refutarnos, es que ustedes también quieren acarrear agua para su molino. Y les diremos que no, porque nosotros somos jóvenes y nuestro único molino son los libros, la educación, la búsqueda de un país donde exista una verdadera democracia y no una democracia de compadres fundamentada en el abuso de poder y el abuso de una situación privilegiada para rebajar al otro.

¿Quiénes somos? Somos todas las universidades del mundo en un mismo espíritu, somos todos los jóvenes que tenemos acceso a la Internet y los que no, somos los que cambiamos la comida del día por las copias que exigió el maestro en su clase para el día siguiente, somos los jóvenes que no queremos esa desleal competencia en la que el PRI se refugia para ganar comicios, somos las víctimas de la violencia que dejó Felipe Calderón y el Partido Acción Nacional por su incompetencia, somos los 35 muertos de aquel 20 de septiembre y la soledad que quedó en sus familias, somos el estudiante con maestría que no pudo obtener un empleo porque el puesto ya estaba reservado para un recomendado, somos los periodistas asesinados, Somos Regina Martínez, somos los reporteros veracruzanos sobajados por convenios de publicidad, somos las muchachas desaparecidas en Xalapa, somos los académicos asesinados por sus críticas al régimen, somos José Luis Martínez y José Luis Blanco Rosas, somos los niños calcinados de la guardería ABC y sus padres que aun los lloran en los rincones de sus casas, somos los que repudiamos una izquierda fashion como la del PRD, somos los que sabemos que los diputados no son de los ciudadanos porque se asocian en bancadas, somos Ayotzinapa y sus estudiantes asesinados por sus ideas de la educación universal, somos 1968, somos el movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y la memoria de Nepomuceno Moreno, somos el pueblo de Cherán y sus comuneros asesinados en la búsqueda de autonomía, somos las mujeres violadas en San Salvador Atenco y los asesinados de ese pueblo por policías porque quisieron despojarlos de sus tierras para poner un aeropuerto, somos los que recordamos que Fidel Herrera endeudó al Estado y nos heredó a Los Zetas, somos los que ya no queremos más monopolios como el de Emilio Azcárraga ni mujeres como Elba Esther Gordillo, quien entorpece la educación y amedrenta a sus agremiados para su beneficio y enriquecimiento personal, somos el agremiado que no puede alzar la voz en su sindicato.

Somos el sí pasa algo de un Estado donde no pasa nada. Somos los que nacimos en el error de diciembre y nos convertimos en el acierto del mes de mayo. Somos 132.

Movimiento universitario 132 Veracruz



#Yosoy132 y el advenimiento de una sociedad del conocimiento

Movilizados en torno a demandas -en realidad, desde hace mucho, exigencias irreductibles- muy específicas (democratizar los medios, alentar la competencia real en las telecomunicaciones, rechazo a la imposición de uno de los candidatos por parte del duopolio televisivo conformado en México por Televisa y TV Azteca, garantizar el derecho al acceso a Internet para toda la población, eliminando con ello la brecha digital que mantiene a más de la mitad de la población sin acceso a estos medios), decenas de miles de jóvenes universitarios de todo el país, encabezados por una «masa crítica» que lo detonó todo, de entre los estudiantes de la Universidad Iberoamericana, están retando al país a despertar, a rechazar el control manipulador de los grandes medios masivos de comunicación, usando los instrumentos de su generación: Facebook, Twitter y Youtube.

Con estas herramientas, bien aprovechadas, de su lado, han dado un gran ejemplo de que es posible la acción pacífica y coordinada para expresar posicionamientos de fondo, en calidad tanto de estudiantes como de ciudadanos autoinformados; están haciendo valer su derecho de réplica, ante los afanes de algunos periodistas de canonizar intencionadamente sobre la vida política del país.

¿Cuánto ha cambiado el escenario político nacional en las últimas dos semanas?

No sabemos aún cuánto, pero comienza a notarse la diferencia.

Por lo menos ahora se habla de que las dos grandes televisoras transmitirán en cadena nacional y por sus principales canales, 2 y 13, el segundo debate presidencial que tendrá lugar el próximo 10 de junio.

Un movimiento estudiantil nacional mantendrá en jaque a las televisoras y su comportamiento en la fase final del proceso electoral, a un mes de la fecha definitoria, el primero de julio. El destino próximo futuro del país se juega en las pantallas de las televisiones y de las computadoras de los hogares de la inmensa mayoría de los mexicanos.

La juventud está demostrando tener la capacidad para sacar a México de las tinieblas en la que lo mantenían convenientemente hundido, quienes detentan un poder casi absoluto sobre los medios de comunicación e información.

La trascendencia del movimiento #Yosoy132 estriba en que -aparte de señalar la senda correcta para resolver nuestros ancestrales problemas de desigualdad e injusticia, proponiendo como principales instrumentos de solución, la información y el conocimiento accesibles para todos- concita de inmediato la simpatía y afecto de todos los trabajadores del conocimiento, la educación, el arte y la cultura, que ven en la información y en el conocimiento un bien inapreciable, sustancia indispensable del debate racional, abierto, plural, fundamentando, que debe dar sustento y claridad, sobre todo a las decisiones y acciones de gobierno, a todos los niveles, en una sociedad verdaderamente democrática. Esta simpatía se afianza, además en el hecho de que son los jóvenes de este país los que buscan la construcción de mejores condiciones de vida, es decir, porque se trata del futuro del país clamando por definir su propio ser futuro.

Los universitarios han hecho gala de visión crítica, enfrentando incluso los argumentos de quienes por medio del avasallador poder de la televisión, pretendieron presentarlos como un pequeño grupo de «acarreados» y «manipulados». De inmediato aparecieron en Youtube, 131 de ellos, dando la cara, con credenciales de estudiante en mano, exhibiendo un inmenso valor civil ante un poder que no es ajeno a la persecución y la represión.

En su acción más reciente, estos jóvenes profesionistas admirables, están convocando a miles de universitarios a ser observadores electorales, para evitar que un nuevo fraude electoral afrente aún más a este gran país.

El movimiento estudiantil que se declara apartidista, pero no apolítico, está creando brechas insospechadas en el poder de manipulación de los medios masivos de comunicación, obligándolos a abrir los micrófonos y dirigir sus cámaras a  sus peticiones y demandas, que pueden alterar para siempre la forma de hacer política en México.

Los estudiantes de la generación Internet, sometiendo a la razón a los medios, están generando condiciones propicias para detonar el diálogo entre todos los ciudadanos de este país.

Es indudable que no puede sostenerse por más tiempo el monopolio virtual de la comunicación de masas en México, con solo dos operadores prácticamente todopoderosos que con su programación «educan», «definen» o «moldean» la opinión pública de grandes sectores de la población que, por distintas razones, están alejados de la lectura y de los medios alternativos de información que ofrece la red Internet.

La frescura, originalidad y fortaleza del movimiento #Yosoy132 está fuera de toda duda. Es una bocada de aire renovador que puede limpiar la atmósfera de prácticas políticas viciadas, autoritarias, cupulares y elitistas, que ignoran por completo a la sociedad, cuando se trata de tomar decisiones graves sobre economía, seguridad, educación o la cultura, ignorando la opinión y el sentir de la mayoría de los mexicanos.

Habrán que seguir atentamente esta revuelta juvenil y estudiantil que puede inflamar con las mismas aspiraciones democráticas, a otros sectores amplios de la sociedad, en demanda del derecho a la información como una condición indispensable de toda sociedad moderna y democrática.

El movimiento #Yosoy132 que ha tomado a México, a las televisoras y a los políticos por sorpresa, prefigura lo que podría ser el advenimiento de la sociedad del conocimiento en nuestro país.

 

Estudiantes de la Universidad Iberoamericana dan ejemplo de civismo y responsabilidad política

A pesar de que los medios masivos de comunicación minimizaron las protestas de los estudiantes de la Universidad Iberoamericana ante la visita de Enrique Peña Nieto (candidato priísta-verde ecologista, a la presidencia de la República), y no obstante que Arturo Escobar, vocero del Partido Verde, los acusó de ser acarreados y manipulados, responden públicamente a dichos señalamientos, mediante un video viral en Youtube.



El «fenómeno» Julia Orayen, registrado por Google Trends

Volumen de noticias y volumen de búsquedas, según Google Trends, por el concepto -en azul- «Julia Orayen», la edecán ex-playmate, contratada por el Instituto Federal Electoral (IFE) para aparecer unos segundos, en el primer debate entre candidatos a la presidencia de la República.
En la gráfica aparecen los volúmenes de búsqueda de Enrique Peña Nieto en rojo, de Andrés Manuel López Obrador en verde, y de Josefina Vázquez Mota en naranja.
La respuesta generada en términos de búsquedas, tanto por la figura de la señorita como por el escote de su vestido, se aprecia a lo largo de los días posteriores al debate, superando por casi seis veces las búsquedas generadas por los respectivos candidatos y sus intervenciones.
No extraña que haya analistas que consideren que en la producción del debate, a cargo del Instituto Federal Electoral (IFE), haya predominado una visión cabaretera del proceso electoral y un mínimo, o nulo, respeto por la inteligencia del electorado mexicano.
¿Es confiable una institución que organiza un debate con un elemento distractor de semejante magnitud?
México descendió 15 lugares en 2011, a la posición 72, de la 57, de entre 187 países adonde UNESCO realiza la estimación del Indice de Desarrollo Humano.


Google Trends como indicador del interés de los internautas en el proceso electoral 2012

La gráfica que se muestra arriba corresponde a un comparativo en el sistema de tendencias de búsqueda de Google, Google Trends y que, en este caso, compara el volumen relativo de búsquedas y el volumen de noticias publicadas en la red para los siguientes personajes:

– en naranja, Andrés Manuel López Obrador, candidato del Movimiento Progresista a la presidencia de la república;

– en azul, Enrique Peña Nieto, candidato del PRI-Verde ecologista,

– en rojo, Chicharito, el jugador mexicano de futbol y

– en verde, Josefina Vázquez Mota, candidata del PAN

De las dos gráficas, puede interpretarse que ha habido mucho más noticias publicadas en Internet, tanto sobre Enrique Peña Nieto, como sobre Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri; sin embargo, por cuanto al volumen de búsquedas, es observable el pico alcanzado por las búsquedas por AMLO, incluso sobre las búsquedas por Peña Nieto, en razón del primer debate organizado por el IFE -6 de mayo de 2012.

El pico más reciente, adonde las búsquedas por Enrique Peña Nieto rebasan ligeramente las búsquedas por AMLO, se deben probablemente a las notorias protestas estudiantiles que el primero enfrentó cuando visitó la Universidad Iberoamericana -privada-, adonde se cuestionó su papel en la represión de los pobladores de San Salvador Atenco en 2006.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=xlqS1abNCkw&w=450&h=259]

La gráfica, que se puede regenerar en cualquier momento, actualizada, haciendo click aquí, brinda más información que sería de interés analizar. Como por ejemplo el origen geográfico de las búsquedas, adonde destaca la ciudad de Xalapa, Veracruz, solamente después de Naucalpan, en el Estado de México.

En la siguiente gráfica se agregó a la comparativa el nombre de Gabriel Quadri, en azul oscuro, para que no se cree la impresión de que se le discrimina por el reducido tamaño de su electorado potencial.

Esta última gráfica puede consultarse actualizada, aquí.



Reforma política y judicial, unidades de investigación patrimonial, prevención y lucha anticorrupción, salida a la crisis de seguridad nacional

El día de ayer estuvo aquí, en la USBI, Edgardo Buscaglia.

Iluminó e ilustró a todos los asistentes -cuestionándonos a todos, al mismo tiempo- acerca de la actuación del Estado mexicano ante la delincuencia organizada ¿éste es el estilo de quienes soñaron, lucharon e hicieron posible la Revolución Mexicana?

¿Ocurrió una Revolución en México, a principios del siglo pasado, hubo ese baño de sangre, se hizo ese sacrificio, para terminar en ésto: violación de derechos humanos, asesinato de periodistas, restricción a las garantías individuales, inseguridad, exclusión, miseria, marginación?

Pero el doctor, así como diagnóstico con toda precisión el mal, también hizo una clara prescripción del tratamiento.

Buscaglia expresó con extrema claridad que, si no hay primero un consenso responsable, serio, vinculante, entre los partidos políticos que permita al Estado y a la sociedad misma, a través de leyes, procedimientos e instituciones autónomas del poder político y los partidos, investigar el patrimonio de la delincuencia organizada, sus bienes, bodegas (de drogas, armas, dinero ¡y personas!), sus flotillas de transporte, etcétera, cualquier otra «estrategia» que se presente como «lucha contra el narcotráfico» no es más que una reverenda farsa, una mentira con un costo intolerable en vidas humanas.

¿Alguien sabe la más reciente cifra? ¿Ya llegamos a 70,000?

Sin una estrategia antinarco y anticorrupción, inspirada en la experiencia internacional, podrán llenarse todos los periódicos del país con noticias policiacas matizadas de desgracia natural, fenómeno inevitable o hasta designio divino, podrán -algunas autoridades- alardear de las aprehensiones de pequeños «líderes» de narcotraficantes o secuestradores y hasta de algunos cuantos «capos» de la mafia, pero los grandes y verdaderos líderes, los beneficiarios del mercado de estupefacientes y otros veintitantos negocios y actividades ilícitas que practican los delicuentes organizados, de cuello blanco y al amparo del poder político y económico, que les reditúan miles de millones de dólares anualmente, estarán tan campantes como siempre.

Sin una política de Estado responsable, informada, que considere la seguridad humana -un concepto integral que parecen haber ignorado nuestras autoridades durante muchos sexenios- como prioridad, y no que solo militarice sin ton ni son el país, al amparo del sonsonete vacío de la «seguridad pública», seguirá habiendo luto, desolación y llanto en las colonias y barrios miserables de México -la mayoría-, mientras transcurren, alegres, las fiestas en las mansiones y zonas selectas del país y del extranjero, donde se regodea el uno por ciento de la población con los más altos ingresos.

Buscaglia aseguró que en un lapso perentorio -dos años, mencionó- si la sociedad mexicana exigiera a sus representantes que se aplicaran las medidas de política de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional, de 2000, o Convención de Palermo, la actividad de los delincuentes organizados -que abarca tanto a los que se pavonean descaradamente en las altas esferas del poder político y económico, seguros de su impunidad, hasta los delincuentes de barrio que medran a expensas de herir y despojar a su humilde prójimo- se desplomaría por completo.

Es tiempo de campañas políticas ¿por qué no, los ciudadanos, los votantes, condicionamos nuestro voto a que, gane quien gane, en esta próxima elección, se tomen las medidas necesarias para aplicar las políticas de la Convención de Palermo, para acabar en serio y de una vez por todas, con el baño de sangre que, por un lado, desprestigia a instituciones de gran tradición patriótica, como la Marina y el Ejército, pero por otro lado, más grave aún, lacera profundamente a los más débiles de esta nación, mujeres y niños?

Anteriormente se ha mencionado en este blog que la experiencia colombiana de llevar arte, ciencia y cultura a las regiones pobres de las ciudades y del campo, a través de bibliotecas de nuevo tipo, lo cual daría a los niños y jóvenes, en todo el país, la oportunidad de salir del círculo vicioso de la corrupción social y humana que comienza a imperar en las casas, colonias y escuelas.

¿Por qué no, exigir también ésto a los cuatro candidatos?

Consideremos que, además, cuando se logre recuperar la riqueza malhabida, ahora en manos de los delincuentes organizados, y se frene la inyección de recursos a las campañas políticas, que ha instaurado en México este sistema que pudiera denominarse no democracia, sino narcocracia, o kakistocracia, podríamos comenzar a vislumbrar la salida a un régimen de corrupción, pillaje y saqueo de la riqueza nacional que ha durado ¿cuánto, ochenta, noventa años?

Resulta penoso que, a pesar de nuestro heróico pasado, de esfuerzo y sacrificio, los mexicanos todavía estemos esperando que venga alguien a decirnos lo que podemos hacer. El tiempo de actuar es -siempre- ahora.



El Referencista, No. 15 (Abril-Junio 2012)

Los invitamos a descargar y leer el número 15 de el boletín electrónico El Referencista, No. 15, de abril-junio de 2012.
La siguiente nube de etiquetas brinda una pista acerca del contenido de este número del boletin.

Wordle: ElReferencista15



El Referencista. Boletín electrónico trimestral de la DGBUV.

A continuación aparece el código QR con la dirección electrónica de El Referencista, el boletín trimestral de la DGBUV. Basta que aproximes la cámara de tu celular (iPhone, Android o BlackBerry) con el programa de escaneo de etiquetas QR habilitado para que vayas directamente al boletín desde tu celular, si cuentas con un plan de datos. El boletín se publica en formato PDF.