Año 15 No. 639 Mayo 23 de 2016 • Publicación Semanal

Xalapa • Veracruz • México

Necesario fomentar cultura de donación

Contenido [part not set] de 44 del número 639
Marcos Antonio Martínez García

Marcos Antonio Martínez García

 

Jorge Vázquez Pacheco

Es necesario modificar la percepción generalizada en la cultura de la donación de órganos y dejar de contemplarla como un favor hacia el receptor, ya que éste es quien mantendrá una parte de nosotros con vida, indicó Marcos Antonio Martínez García, médico coordinador de Donación de Órganos y Tejidos en el Hospital General de Zona Número 11 “Ignacio García Téllez” de Xalapa, durante el 4° Simposium en Ciencias Biomédicas.

Al dictar la conferencia “Donación-trasplante, una vida que no termina”, el especialista calificó a cada donante como “un héroe por la vida” y mencionó que es preferible dar continuidad a la función del órgano en el cuerpo de otra persona, que sepultarlo o cremarlo.

Martínez García indicó que en México está prohibido el lucro con la donación de órganos, a diferencia de otros países en que la legislación sí permite la venta de riñones, hígados, córneas y demás órganos humanos.

Después de hacer una síntesis histórica de los procedimientos de esta naturaleza, cuyos primeros intentos datan del año 850 a.C. en la India, señaló que hacia el año 350 de la era actual dos personajes de nombre Cosme y Damián intentaron el trasplante de pierna –procedente de un esclavo etíope recién muerto– a un diácono de una iglesia en Cilicia. El diácono falleció, Cosme y Damián fueron ejecutados y posteriormente elevados a la categoría de mártires de la medicina. En honor a ellos, en 2003 se instauró el Día del Trasplante, que se conmemora el 26 de septiembre.

Remarcó la dificultad que presenta el rechazo natural del receptor, la compatibilidad entre gemelos idénticos y las exitosas operaciones que han marcado hitos en la historia de la medicina moderna.

En México, el primer trasplante sucedió en 1940, con una córnea implantada por un médico de apellidos Cuevas Cancino; también mencionó la aparición de la primera droga inmunodepresora en 1959, el primer trasplante renal en octubre de 1963, la creación del Registro Nacional de Trasplantes en 1976, el primer trasplante de hígado en 1985, el de páncreas dos años después y el de corazón en 1987, todo independientemente de los intentos similares en otras partes del mundo.

Martínez García dijo que el trasplante es, en la casi totalidad de los casos, la única posibilidad de
vida para muchos pacientes y puso especial énfasis en la enorme cantidad de solicitantes, así como el reducido número de candidatos a
donantes. El registro más actualizado indica que existe en nuestro país un total de 20 mil 185 solicitantes de diversos órganos y, por desgracia, la gran mayoría no tiene verdaderas posibilidades de subsistir.

Analizó la cultura de la prevención, ya que su costo es menos cuantioso que el de los trasplantes e indicó que mientras en España –líder en candidatos a donantes– existen más de 40 donadores por cada millón de habitantes, en México no se llega ni a 1.5 por millón.

Navegación