Año 16 No. 690 Septiembre 11 de 2017 • Publicación Semanal

Xalapa • Veracruz • México

Prácticas cotidianas sostienen desigualdad de género: académica

Contenido [part not set] de 38 del número 690
Roberta Carvalho Romagnoli

Roberta Carvalho Romagnoli

 

Paola Cortés Pérez

Las prácticas cotidianas sostienen la desigualdad entre los géneros, por lo mismo se tiene que romper con este esquema para alcanzar una igualdad sustantiva, planteó Roberta Carvalho Romagnoli, académica de la Pontificia Universidad Católica de Minas Gerais, Brasil.

Lo anterior, al dictar la conferencia magistral “Entre la macropolítica y la micropolítica: un análisis de La corresponsabilidad entre la vida familiar y laboral”, en el marco del Congreso Internacional de Igualdad Sustantiva, realizado del 28 al 30 de agosto en la Universidad Veracruzana (UV).

Explicó que se denomina macropolítica a las leyes y las normas que regulan a la sociedad; mientras que la micropolítica, es el efecto de las mismas en la vida cotidiana de las personas.

En el caso de las relaciones entre hombres y mujeres, dijo que siempre han sido permeadas por el poder, lugares jerárquicos, divisiones de superioridad o inferioridad, que mantienen la sumisión femenina y la importancia masculina, mismas que se han naturalizado, que se viven como verdades y como la única manera de vivir.

“Amparada por las relaciones de poder, estas construcciones que son históricas y sociales establecen una serie de funciones para el hombre y la mujer, como si fueran propias o naturales de cada género, y el problema es que al saber esto las tratamos como naturales.”

Mencionó que la lucha contra la desnaturalización debe ser una propuesta de nueva organización en la que mujeres y hombres puedan confraternizar sus diferencias en las distintas esferas de la vida, para ello es necesaria la introducción de nuevas formas de organización y convivio, donde actúen todos los agentes sociales.

“En este proceso de colaboración cada agente debe asumir un papel específico, actuando de manera singular para el sostenimiento de los intereses de hombres y mujeres en un mismo nivel de necesidades”, subrayó.

Sin embargo, dijo, la práctica de corresponsabilidad en lo cotidiano de las experiencias de las universidades y las familias ocurren con muchos choques y embates entre hombres y mujeres.

Navegación