• Publicación Semanal

Xalapa • Veracruz • México

Estudiantes buscan extender vida útil del motor de vehículo

Los universitarios con el académico Andrés López Velázquez

Los universitarios con el académico Andrés López Velázquez

 

Cursan las carreras de Ingeniería Industrial, Química, Mecánica y Eléctrica

Pretenden acortar los periodos de cambio del aceite, mediante métodos tribológicos

Con ello también se reducirían los volúmenes de desecho y la contaminación al aire, agua y suelo

Claudia Peralta Vázquez

A través de la implementación de métodos tribológicos, estudiantes de los programas educativos (PE) de Ingeniería Industrial, Química, Mecánica y Eléctrica, trabajan desde hace un año en un proyecto de investigación que busca extender la vida útil del aceite lubricante del motor de un vehículo.

Los beneficios serían significativos, pues con ello se acortarían los periodos de cambio del aceite lubricante, se alargaría el tiempo de su desecho y volumen, e impactaría favorablemente al medio ambiente, pues a pesar de su alto grado de contaminación suele ser arrojado a cielo abierto, al agua y al aire tras ser quemado.

Andrés López Velázquez, encargado del Laboratorio de Investigación en Tribología, adscrito a la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME) región Xalapa, puntualizó que este proyecto surgió como una alternativa de solución ante el gran parque vehicular que existe en la ciudad.

A lo anterior, hay que sumarle que todos los motores de los vehículos emplean aceite lubricante para protegerlos ante la fricción y desgaste de sus piezas. Por otra parte, es grande el volumen del aceite que se desecha y se retira del motor.

En este sentido, la pretensión es establecer un método tribológico para caracterizar completamente el aceite lubricante automotriz y optimizar su vida útil.

“Si se reduce el desecho de aceite lubricante, directamente viene una reducción de la contaminación ambiental.”

Alcanzar este objetivo depende de una caracterización tribológica, en el sentido de que puedan tenerse todos los elementos y resultados adecuados para establecer el justo cambio del aceite lubricante en la máquina cuando su vida útil haya alcanzado el límite crítico establecido, dijo el académico.

Además, los desechos que no puedan ser eliminados podrán tratarse adecuadamente para que no sean derramados a cielo abierto, al agua y aire.

Otro de los propósitos es establecer un estudio del comportamiento del aceite lubricante en un banco de pruebas, previo al lanzamiento del proyecto a una escala real; es decir, se elegirá una muestra de vehículos a los cuales se les dará seguimiento, se llevará toda una secuencia y control del análisis, previo al lanzamiento del proyecto a una escala real.

López Velázquez destacó el compromiso y conocimientos aportados por estudiantes de los diversos programas educativos a este proyecto de investigación ambicioso, principalmente de los que han decidido realizar sus trabajos recepcionales, prácticas profesionales, servicio social y estancias intersemestrales en el Laboratorio de Investigación en Tribología.

Mencionó que en este momento se encuentran en la fase de caracterización tribológica del aceite lubricante automotriz a nivel de laboratorio y análisis de viscosidad, ya que es una propiedad fundamental de todos los fluidos y en el caso de los lubricantes es determinante.

Para realizar esta labor, los estudiantes trabajan en el laboratorio con un aparato llamado viscosímetro, donde hacen un comparativo entre la propiedad del aceite limpio y la muestra del aceite usado, con el propósito de establecer los límites precautorios y críticos para este parámetro.

Entre las validaciones que son incluidas en la caracterización tribológica, resalta también la del desempeño, fricción y desgaste del lubricante, procedimientos efectuados con equipo y recursos que tienen en el laboratorio.

Agregó que uno de los objetivos para el próximo semestre con los alumnos de servicio social, tesistas y de nuevo ingreso que deseen incorporarse, será perfeccionar el procedimiento de la medición del número ácido para aceites lubricantes industriales, toda vez que con el número base (para aceites automotrices) ya se logró avanzar, gracias al apoyo y asesoría de Yolanda Uscanga Feria, académica de la Facultad de Ciencias Químicas de la región Xalapa.

Al respecto, comentó que la determinación y medición del número básico son parámetros que los fabricantes de lubricantes refieren en su ficha técnica, necesarios para validarlos y ubicarlos en el mercado.

El impacto social de la investigación, dijo, se enfoca desde el punto de vista de la capacitación y adiestramiento de los jóvenes que demuestran al momento de insertarse al mercado laboral, en donde existen muchas oportunidades en las áreas de lubricación y mantenimiento de equipos en las industrias.

Esta experiencia también redundará en la parte económica, pues si alguno de los estudiantes adjuntos adopta dichos procedimientos, podrá fundar su propia empresa y no depender de que lo empleen o no.

“Si los chicos le apuestan al emprendimiento pueden llegar a montar su propia empresa de asesoría técnica y tribología.”

Miguel Ángel Castro Altamirano, quien cursará el séptimo semestre de la carrera de Ingeniería Industrial, en Ciudad Mendoza, realizó una estancia intersemestral de investigación en este laboratorio.

Sobre el proyecto expuso lo siguiente: “Hemos descubierto que la tribología es multidisciplinar, existe una gran gama de oportunidades en donde podríamos aplicar todo lo aprendido; parte de nuestro perfil como ingenieros industriales es elaborar, aplicar y dar seguimiento a los programas para los mantenimientos preventivos y correctivos, así como saber el desempeño del lubricante en las máquinas”.

Me da mucho gusto que la Universidad convoque a los estudiantes a participar dentro de los proyectos de investigación, ya que es un área muy necesaria para el desarrollo del país, acotó.

“El año pasado realicé una estancia intersemestral de investigación en este laboratorio y decidí volver para hacer mi servicio social, tengo un año involucrado en la caracterización de los aceites lubricantes”, expresó Mayky André Olivos Ramírez, estudiante de noveno semestre de Ingeniería Química, de la Facultad de Ciencias Químicas, región Poza Rica-Tuxpan.

Por su parte, Giovanni Gómez Valencia, estudiante de noveno semestre de Ingeniería Mecánica, región Xalapa, se integró al proyecto en febrero de este año, como parte de su servicio social.

“Tenía una idea de qué era la tribología, pero quise conocer a fondo su alcance. Ahora sé que tiene un gran campo laboral y no sólo se enfoca en ciertos tipos de la industria; independientemente del perfil profesional, uno siempre puede aportar algo nuevo”, aseguró.

“Ha sido una experiencia muy bonita, este año quise formar parte de las estancias intersemestrales de investigación, me postulé y me aceptaron; hemos realizado prácticas y aprendido varios conceptos de tribología. Espero realizar una movilidad a otro país e intervenir en algún otro proyecto de investigación”, señaló Rodrigo Antonio Hernández Ramos, alumno de sexto semestre de Ingeniería Eléctrica.