• Publicación Semanal

Xalapa • Veracruz • México

Académicos de Física tramitan patente

Héctor Cerecedo y Patricia Padilla en el Laboratorio de Óptica Aplicada

Héctor Cerecedo y Patricia Padilla en el Laboratorio de Óptica Aplicada

 

David Sandoval Rodríguez

Con la creación de un dispositivo que permite atrapar y dirigir micropartículas a través de un cono de luz, académicos del Laboratorio de Óptica Aplicada de la Facultad de Física buscan obtener su primera patente nacional por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Los profesores Héctor Hugo Cerecedo Núñez y Patricia Padilla Sosa son quienes han sometido su dispositivo a la evaluación para obtener el registro correspondiente, que de concretarse en fechas próximas sería la primera patente emanada de la Facultad y la beneficiaría tanto en el aspecto académico como en el financiero.

El Laboratorio de Óptica Aplicada opera desde 2003 y tiene como función principal la investigación en física, también contempla el apoyo en la formación de los estudiantes, no solamente de esa licenciatura, así como de las ingenierías e inclusive de ciencias agrícolas.

El proceso para registrar la propuesta de solicitud de patente comenzó el 18 de febrero de 2015 y actualmente es analizada por el IMPI, explicó Cerecedo Núñez.

La propuesta se denomina “Trampa horizontal de micropartículas adaptable a microscopios ópticos” y ambos académicos fungen como coautores.

Consiste en adaptar dos fibras ópticas que guían luz, a los extremos de un microscopio con la finalidad de controlar y atrapar micropartículas o bacterias, en este segundo caso, vivas, sin tocarlas ni utilizar un objeto.

Al ser microscópicas, en un orden de 10 a 50 micras se pueden atrapar por medio de la luz.

La propuesta plantea que es posible adaptar esta implementación a cualquier microscopio disponible en el mercado, abundó. “Lo que lo hace interesante es poder comercializar la patente, si es que se otorga, para que alguna de las empresas que fabrican los microscopios lo incluyan como un aditamento, además de ser el punto de partida para desarrollar más variantes sobre la misma propuesta”.

Las dos fibras ópticas deben instalarse en una base adecuada para alinearlas correctamente, tarea habitual para un experto en el área, y es en ambos extremos de las fibras donde se emite luz que atrapará a las micropartículas.

“En un principio lo probamos con un microscopio que hicimos nosotros, no fue necesario adaptarle las fibras sino que lo construimos y adaptamos las fibras. Todo fue hecho aquí en el laboratorio”, puntualizó el académico.

La luz emitida por cada fibra óptica proyecta un cono y se crea un área donde queda atrapada la micropartícula, ésta para funcionar adecuadamente requiere utilizar un portaobjetos excavado; es decir, que se le ha creado una cavidad para tener un área de confinamiento y pueda generar un volumen en el que la partícula quede atrapada.

Trabajo con fibra óptica se remonta a 2013
El académico expresó que los trabajos en el área de atrapamiento óptico de micropartículas iniciaron con una tesis de licenciatura en 2013, con la que se reprodujo una trampa con fibra óptica.

En 2014 se realizaron trabajos relacionados, principalmente de tesis y algunas publicaciones en revistas especializadas, así como también presentaciones en congresos.