• Publicación Semanal

Xalapa • Veracruz • México

Autoexploración, piedra angular para detección de cáncer de mama

Enrique Castán Lugo dictó conferencia a personal de la CUSRS

Enrique Castán Lugo dictó conferencia a personal de la CUSRS

 

Es gratis, está al alcance del tacto y puede ayudar a reducir la mortalidad

José Luis Couttolenc Soto

El cáncer de mama representa el 16 por ciento de aquello que afectan a las mujeres y aunque es el más común a nivel mundial, pues cada año se detectan 1.7 millones de nuevos casos, este padecimiento puede prevenirse a través de la autoexploración, que representa la piedra angular para su detección oportuna.

La anterior información, que es de vital importancia para la mujer, fue dada a conocer por el médico radiólogo Enrique Castán Lugo, jefe de Imagenología en el Centro de Alta Especialidad (CAE) “Dr. Rafael Lucio”, durante la conferencia “El impacto de la calidad en la mortalidad por cáncer de mama”, con la que la Clínica Universitaria de Salud Reproductiva y Sexual (CUSRS) conmemoró el 19 de octubre el Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer de Mama.

Ante el personal de la CUSRS, encabezado por su director Alejandro Escobar Mesa, Castán Lugo, quien también es coordinador del Centro de Evaluación Diagnóstica de Cáncer de Mama, habló de la importancia de la detección temprana a través de métodos complementarios a la autoexploración, como la mastografía y los estudios de imagen que ayudan en gran medida a la detección de lesiones, incluso antes de que éstas se puedan palpar.

Indicó que en este renglón, Veracruz ocupa el lugar 18 a nivel nacional en casos de morbilidad (número de personas enfermas) y el lugar siete en mortalidad (defunciones), lo que representa una tasa de 15.7 por cada 100 mil habitantes, de los cuales lamentablemente mueren alrededor de 370 mujeres.

En relación con los factores de riesgo que conllevan al padecimiento, indicó que son inherentes a todo tipo de enfermedad, principalmente las crónico-degenerativas, entre las que se encuentran el sedentarismo, la alimentación, el tabaquismo, el alcoholismo, y en algunos casos a la exposición o ingesta exagerada de algún tipo de hormonales.

Por lo anterior, recomendó que la mujer inicie su autoexploración a partir de los 20 años, aunque la norma oficial marca que debe ser desde los 25 o al comienzo de la etapa de la menstruación; de los 25 a los 40 años de edad deben practicarse la autoexploración y complementarla con un ultrasonido; a partir de los 40 complementarla con una mastografía, que es un método que ha demostrado eficacia en la reducción de la mortalidad en los países que cuentan con programas bien establecidos para la detección en masa y tamizaje.

Finalmente, invitó a las mujeres en general a que conozcan sus senos y se autoexploren, porque los primeros síntomas pueden ser variados, desde la sensación de un bulto, por pequeño que sea, a la secreción por el pezón o cambios en la piel, ante esto es necesario acudir a una revisión médica.