Objetivos

I. Justificación

El Doctorado en Historia y Estudios Regionales (DHER) surge como vía para impulsar, en las escalas nacional y regional, el estudio de los fenómenos sociales desde una perspectiva histórica y territorial. Existe una fuerte demanda académica y del entorno social para abordar los procesos histórico-sociales en su dimensión regional, ampliamente entendida como el estudio adecuado de los contextos geográficos, históricos y situacionales de los procesos sociales. Se trata de una necesidad que emerge desde los propios contextos regionales, y también del imperativo de las ciencias sociales mexicanas de mejorar la calidad de sus análisis y desarrollar nuevos conocimientos por vía de la comparación y el estudio a fondo de procesos sociales analizados desde una perspectiva holística. El interés por los estudios regionales en los diversos posgrados que se ofrecen en otras instituciones (Universidad Benito Juárez de Oaxaca, el Colegio de México, la Facultad de Planeación Urbana y Regional de la Universidad Autónoma del Estado de México, el Colegio de Veracruz, el Colegio de Tlaxcala, el Colegio de la Frontera Norte) manifiestan una clara orientación hacia el análisis técnico de los problemas de la Planeación y el Desarrollo Regional. Estos programas están inspirados en una visión instrumental del concepto de región, dejando a otras disciplinas el estudio de la historia, la cultura y demás expresiones regionalistas, mismas que son abordadas desde un punto de vista más bien temático y no desde la perspectiva de los ámbitos regionales, entendidos como totalidades vivas, insertas en determinados contextos nacionales e internacionales. Esta limitante, sin duda, obliga a reorientar metodológica y temáticamente todo estudio de carácter regional, ahora que la problemática del mundo actual, con el  resurgimiento de nuevos nacionalismos y casi olvidados regionalismos, nos obliga a buscar nuevas perspectivas de conocimiento. En esta dirección, el Doctorado en Historia y Estudios Regionales tiene como antecedente el programa de Doctorado en Historia y Estudios Regionales aprobado en junio de 1996, y puesto en operación en octubre del mismo año, el cual fue aceptado en 1999 en el Padrón de Excelencia de Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.  Con el fin de atender las recomendaciones del CONACyT y garantizar la excelencia académica, se reestructura aquel programa en el año 2001. Posteriormente gracias a las recomendaciones de la evaluación plenaria del PNPC en 2013, se inician los trabajos para atender las recomendaciones y en el año 2014 finalizan los trabajos colegiados y el programa es reestructurado  logrando en este programa una mayor integración entre los cuerpos académicos y el programa de estudios, de manera que se articularon las líneas de investigación que se desarrollan en la Institución sede (Instituto de Investigaciones Histórico Sociales) y los contenidos de las materias cursadas. El presente programa 2014, es el resultado de la reflexión del núcleo académico en torno a las necesidades actuales de investigación sobre historia en un contexto regional, así como de la experiencia de los investigadores, docentes y ex alumnos a lo largo de los últimos años.


II. Fundamentación

El programa articula el análisis histórico con las metodologías y reflexiones que emanan de los diferentes campos disciplinarios de las ciencias sociales, lo cual es necesario para poder abordar la dimensión regional. Pues esta última se  encuentra definida por procesos de larga duración que impactan en el presente y por aspectos sociales, culturales, políticos y económicos cuyo presente y   pasado deben ser estudiados en una perspectiva transdisciplinaria. Por tanto, este nuevo programa pretende el análisis transdisciplinario de los procesos socio-históricos, enfatizando una perspectiva regional, no contemplada en la gama de posibilidades de otros posgrados que se ofrecen en otras instituciones de educación superior en el país. Una característica que se deberá fomentar durante el programa de doctorado es el desarrollo de Investigación como función generadora y reguladora de los conocimientos en la formación de recursos humanos calificados, tanto para fortalecer la docencia como para atender la demanda de los sectores públicos y privados. De igual manera, otra característica será la interacción directa con la sociedad. El DHER sustenta sus bases en la filosofía derivada en el último Reglamento General de Estudios de Posgrado de la Universidad Veracruzana.

Visión

El DHER será un referente nacional e internacional en la investigación y en la formación de recursos humanos para el estudio histórico y regional de los procesos sociales, creando conocimientos que impacten en el desarrollo de las ciencias sociales mexicanas y permitan responder a las necesidades del entorno social.

Misión

Formar investigadores, docentes y profesionales de alto nivel académico y científico en el área de la historia y de los estudios regionales para que puedan poner sus conocimientos y competencias al servicio del campo académico, de la sociedad y sus diferentes sectores.


III. Objetivos

Objetivo general

El Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana  ha tenido entre sus funciones la de jugar un papel activo en la formación de investigadores y profesores de alto nivel científico y académico. El DHER que se ofrece tiene como objetivo fundamental formar investigadores que, de manera pluri y transdisciplinaria, puedan explicar los fenómenos socio-históricos en su expresión regional.

Objetivos específicos

  • Fomentar la reflexión teórico-metodológica entre la historia y las ciencias sociales.
  • Contribuir al conocimiento de los problemas sociales desde un ámbito regional y en una perspectiva de larga duración.
  • Formar investigadores que sean capaces de analizar y explicar los  procesos de la historia y la sociedad en sus diversas manifestaciones regionales.