Tutorías

El programa de doctorado contempla la asignación de un director de tesis a cada estudiante desde el inicio del programa. De acuerdo con los lineamientos planteados por el Reglamento de la Dirección General de la Unidad de Estudios de Posgrado, cada director podrá tener a su cargo un máximo de seis alumnos (artículo 48. capítulo IV). Asimismo, según el reglamento de tutorías es derecho de los estudiantes tener un director de tesis, un tutor y un asesor desde el inicio del programa.

Las funciones que cubre un director de tesis son las siguientes:

  • Establecer conjuntamente con el alumno el plan individual de actividades académicas que éste seguirá, de acuerdo con el plan de estudios.
  • Dirigir al estudiante en el desarrollo de su investigación para tesis de grado o, en su caso, supervisar el trabajo de preparación para examen general de conocimientos o de la modalidad  establecida.
  • Supervisar el desempeño académico del estudiante.
  • Orientar al estudiante para el adecuado acceso a la infraestructura académica instalada que le permita alcanzar los objetivos y metas planeadas en su proyecto; e Inducir al alumno para que desarrolle su propia capacidad de investigación, de trabajo independiente, ejercicio profesional y análisis crítico.
  • Brindar asesoría y promover al estudiante para que se incorpore a actividades formativas y someta a arbitraje artículos para su publicación.
  • Propiciar discusiones académicas de sus tutorados con otros miembros de la comunidad científica o profesional.

El director de tesis tiene a su cargo a los estudiantes desde el inicio hasta el final del programa, aunque puede ser sustuido según los procedimientos establecidos para ello en la normatividad.

Ahora bien, el programa tutorial del doctorado se basa en los cuatro fines educativos que la Universidad Veracruzana persigue: formación intelectual, humana, social y profesional. Para llevar a cabo estos principios, el programa tutorial se propone alcanzar los siguientes objetivos: apoyar a los alumnos en la integración de su plan curricular individualizado; desarrollar las capacidades del estudiante para la toma de decisiones; contribuir a mejorar el rendimiento académico a partir de una atención individual o en pequeños grupos; reducir los índices de deserción y reprobación mediante el seguimiento puntual del rendimiento de los alumnos.