Con Reciclatón 2019, UV camina hacia la sustentabilidad

  • En el mundo, anualmente, se generan 50 millones de toneladas de residuos electrónicos
  • Los días 8 y 9 de marzo, la población en general podrá depositarlos en la explanada de la USBI-Xalapa

 

 

 

Claudia Peralta Vázquez 

08/03/19, Xalapa, Ver.- En el marco del Plan Maestro para la Sustentabilidad, la Universidad Veracruzana (UV), en coordinación con el Gobierno del Estado y la iniciativa privada, puso en marcha el Reciclatón UV 2019 para el acopio de residuos eléctricos y electrónicos obsoletos o en desuso, en la explanada de la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI). 

Se trata de un esfuerzo realizado a través de la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad (CoSustenta), la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), y las empresas Ecorecrea y Ecolai México, S.A. de C.V., estas últimas dedicadas a la educación ambiental y al reciclaje. 

Al inaugurar esta campaña que permanecerá vigente los días 8 y 9 de marzo en Xalapa, de 9:00 a 15:00 horas, la rectora Sara Ladrón de Guevara celebró esta alianza y comentó que la finalidad es dar un manejo adecuado a los equipos eléctricos y electrónicos no inventariados, así como apoyar a las familias y algunas organizaciones veracruzanas para que tengan una opción de manejo y disposición adecuada de estos residuos. 

De acuerdo con el más reciente reporte de la Plataforma para Acelerar la Economía Circular (PACE) y la Coalición sobre Residuos Electrónicos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), publicada en enero de 2019, en todo el mundo se generan cerca de 50 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos de forma anual. 

De continuar esta tendencia, dijo, se espera que para 2050 sean alrededor de 120 millones de toneladas al año. De estos residuos, la mitad está constituida por dispositivos personales como computadoras, teléfonos celulares y pantallas. 

Sara Ladrón de Guevara dio a conocer que en México se generan alrededor de un millón de toneladas al año, lo cual equivale al 24 por ciento del total en América Latina (AL), y lo posiciona como el segundo generador de este tipo de residuos en la región. De este total, solamente el 36 por ciento se recupera o almacena para su reciclaje. 

Reveló que estas cifras enfrentan a la sociedad a un enorme reto, en el sentido de transitar de una economía lineal de extracción, fabricación, transporte, comercio, consumo y eliminación, hacia una de tipo circular, es decir, que genere cero residuos y se incorpore la prevención, minimización, mantenimiento a largo plazo, el reúso y reciclaje de los productos como eslabones clave de las cadenas productivas. 

 

 

“Ante este reto, las universidades tenemos la gran responsabilidad de promover una formación integral de los estudiantes con base en el pensamiento crítico y reflexivo sobre nuestros hábitos de consumo y efectos asociados.” 

En presencia de autoridades universitarias y estatales, aseveró que por esta razón es esencial incorporar nuevas visiones de la economía, como la circular, ecológica y solidaria. 

A partir de la investigación, la UV debe contribuir a la generación de conocimiento, no sólo acerca de la producción actual de residuos eléctricos y sus impactos socio-ambientales, sino también sobre los cambios políticos, económicos y culturales que deben llevarse a cabo de forma personal, institucional y como sociedad, para transitar hacia una economía más responsable y sustentable. 

De ahí que se establezcan alianzas con distintos sectores de la sociedad con miras a que las actividades de docencia e investigación atiendan de manera pertinente las necesidades técnicas y humanas en las comunidades. 

La Rectora recordó que en la UV se han logrado importantes avances hacia una comunicación más efectiva e incluyente. Tan sólo en los últimos años, un gran número de procesos administrativos y académicos han migrado a la modalidad digital, como la inscripción de los estudiantes. 

En cuanto al uso de aparatos y equipos inoperables, la máxima casa de estudios cuenta con políticas de sustentabilidad que permiten actuar con mayor responsabilidad social y ambiental. 

Ejemplo de ello es el procedimiento para dar un manejo adecuado a bienes eléctricos y electrónicos en desuso. Asimismo, evalúa y rehabilita aquellos que puedan prestar algún servicio a la institución. Los que ya no tienen utilidad para la Universidad son subastados para generar recursos económicos adicionales, o entregados a empresas certificadas para darles un destino final adecuado. 

 

 

“Con este procedimiento, en 2016 logramos dar un manejo responsable a más de ocho mil equipos eléctricos y electrónicos, y en breve lanzaremos una segunda licitación pública para un número similar de equipos.” 

En su mensaje, María del Rocío Pérez Pérez, titular de la Sedema, resaltó que la generación de residuos no sólo es un problema de índole ambiental, sino que constituye un severo riesgo para la salud pública, por lo que su manejo y disposición de manera adecuada permite mitigar los efectos que pueden propiciar al medio ambiente y a la población. 

“Las causas de los problemas ambientales se deben a nuestros estilos de vida, pues con el consumismo adquirimos aparatos electrónicos que muchas veces no son necesarios.” 

Miguel Ángel Escalona Aguilar, titular de CoSustenta, dijo que un equipo electrónico puede estar formado por más de mil sustancias diferentes y generar el 70 por ciento de los residuos peligrosos que acaban en basureros o en rellenos sanitarios. 

Con el apagón analógico, en México se desecharon más de 20 millones de televisores que contenían alrededor de 40 mil 478 toneladas de óxido de plomo.” 

Durante el evento, Alejandro Villanueva Álvarez, director general de Ecolai México, S.A. de C.V., entregó a la Rectora de la UV una placa conmemorativa a este evento, elaborada con material reciclado. 

Presenciaron este acto: Gustavo Daniel Gaiderman, titular de Ecorecrea; Magdalena Hernández Alarcón, secretaria Académica de la UV; directores generales de áreas académicas y de áreas operativas.

 

dav