Tutoría

Tutorías
Según el artículo 32 del Reglamento General de Estudios de Posgrado, los tipos de tutoría en los posgrados son Tutor Académico, Director de Tesis y Asesor. El primero acompaña académicamente desde el primer periodo escolar al estudiante de posgrado; y puede realizar también funciones de director de tesis. El Director de Tesis “guía a los alumnos en la realización del trabajo recepcional… hasta la disertación oral del trabajo recepcional escrito”. Por su parte, el Asesor es un orientador adicional para que el alumno realice su trabajo recepcional, en conjunto con el Tutor Académico y el Director de Tesis.

Para ser Tutor, Director o Asesor en el posgrado de maestría, se debe contar con el grado mínimo de maestro, dedicarse “a actividades académicas o laborales relacionadas con la maestría”, “Tener una producción académica o trayectoria profesional reconocida”, y conocer “los criterios, objetivos, perfiles y lineamientos que regulan el plan de estudios del Programa Educativo de Posgrado” de que se trate (artículo 33 de dicho Reglamento).

La figura del tutor se considera de particular relevancia, ya que es un mecanismo que acompaña la trayectoria académica del estudiante con el fin de propiciar el cumplimiento favorable de la eficiencia terminal por parte del Programa. Destaca esa figura dentro del posgrado por ser de carácter personalizado.

Desde el inicio de los cursos se asigna un Tutor Académico a cada estudiante, de acuerdo con la LGAC dentro de la cual se inscriban los proyectos de investigación. El Tutor deberá ser un profesor-investigador con grado mínimo de maestría, que forme parte de la planta académica del programa.

La responsabilidad del tutor académico consiste en apoyar y asesorar en el diseño del programa personalizado del alumno. Éste, de acuerdo con el candidato y con la aprobación del Núcleo Académico, establece los requisitos, seminarios y materias optativas, cursos y lecturas adicionales, trabajos finales que se necesitarán para cubrir las áreas de formación complementaria. También tiene como función evaluar el trabajo realizado por el alumno respecto a su proyecto de tesis. Cada tutor atenderá máximo a cuatro alumnos por generación, con quienes deberá reunirse mínimo tres ocasiones con el tutorando en un semestre.

Se contempla la posibilidad, de cotutores externos al programa, cuando así lo ha ameritado el tema de la investigación del alumno, y esto se ha hecho con la anuencia del Núcleo Académico.

Derechos y obligaciones del tutorado

– Contar con un tutor académico asignado por el Comité Académico desde el inicio de los cursos.
– Recibir la asesoría y dirección necesarias para la elaboración de la tesis por parte del tutor y en caso necesario, un cotutor de reconocido prestigio especialista en el tema de la tesis.
– Recibir apoyo bibliográfico y bibliotecario por parte del Programa.
– La posibilidad de solicitar cambio de tutor durante el primer año a partir de su admisión, previa justificación.
– Apelar al Consejo Técnico como instancia máxima para la resolución de conflictos.
– Dedicar tiempo completo al programa.
– Asistir a los cursos y actividades académicas que tengan que ver con el programa.
– Asistir a los coloquios semestrales de evaluación de avance de tesis convocados por la coordinación del programa.
– Presentarse con su tutor académico en las fechas previamente acordadas con éste para el diseño y seguimiento del programa personalizado y avances de tesis. Esto debe completar un mínimo de tres reuniones con el tutorando.
– Entregar a tiempo los trabajos requeridos para aprobar los cursos del programa, así como la tesis.
– Presentar la tesis de maestría al llegar al segundo año (4° semestre), pudiéndose prorrogar este proceso un semestre más, para llevar a cabo la titulación aún dentro de los tiempos armonizados con el PNPC-Conacyt. en caso de requerir más tiempo, esto será posible previa solicitud del estudiante junto con el aval de su director, quien aprobará un cronograma de actividades restantes que habrán de concluir en el examen de grado.