Fundamento del programa

La Maestría en Estudios de la Cultura y la Comunicación está orientada a la formación de investigadores.

Justificación
Las hondas transformaciones en los ámbitos cultural y de las comunicaciones de las décadas recientes, presentan nuevas situaciones, contextos, formas y debates sobre la realidad social que demandan la atención de la academia para develar las estructuras y dinámicas de esos cambios acelerados, las formas y contenidos que asumen los actores y los proyectos colectivos del campo comunicacional y cultural, así como sus articulaciones, cada vez más evidentes en el momento actual marcado por la comunicación digital y la profundización de las relaciones local-global en la vida cultural. Por ello es necesario generar conocimiento útil en términos teóricos y prácticos que permitan la documentación y análisis del cambio sociocultural atado con procesos comunicacionales, así como la reflexión sobre los mismos y la posible incidencia en sus impactos. La Universidad Veracruzana, no es ajena sino actor sustantivo de la producción de este tipo de conocimiento del mundo cambiante en el cual se sitúa y le da sentido y razón de ser. Este Plan de Estudios se dirige a hacer parte de la producción de esos saberes académico- investigativos de las transformaciones sociales que marcan el presente.

Es debido a estos cambios incesantes en el plano sociocultural y tecnológico-comunicacional que impactan la vida social en su conjunto, que se justifica la REFORMA a nuestro Plan de Estudios; hecho que se ajusta también con la recomendación hecha en el año 2015 a raíz de la evaluación a nuestro posgrado por parte del Programa Nacional de Posgrado de Calidad del Conacyt, que a la letra dice: “Se recomienda que periódicamente se haga una actualización del plan de estudios y que la misma quede plenamente justificada”. Dicha justificación se fortalece, además, porque la experiencia de la aplicación del Plan de Estudios que ahora reformamos (efectivo durante las primeras cuatro generaciones de maestría), nos indica la necesidad de fortalecer el área metodológica de investigación para equilibrarla con el área académica de formación (ver la sección del Mapa Curricular). Quedando el cambio curricular del modo siguiente: de tres áreas académicas (básica, complementaria, de investigación) se pasa a cuatro áreas (disciplinaria, complementaria, de investigación, de formación terminal); además se incorporan las Actividades Académicas (movilidad, producción y difusión científica) con valor curricular. Esta reforma equilibra el peso de las horas teóricas y las prácticas, de modo que la formación se sustantiva en el trabajo de investigación de tesis; hecho que apunta a garantizar una eficiencia terminal favorable.

Misión
Formar personal académico del más alto nivel que pueda reconocer, analizar y comprender la compleja problemática de las relaciones entre la cultura, el poder y la sociedad, así como las determinantes ideológicas y espacio-temporales que operan en las manifestaciones culturales y comunicacionales, con la finalidad de dotarlos de recursos para aplicar en la práctica los conocimientos adquiridos en el programa, y así, formar especialistas con capacidad de incidencia social informada.

Visión
Llegar a ser, en el mediano plazo, una maestría de competencia internacional que forma científicos altamente capacitados y que se posicione como referente de este campo de estudios por su carácter innovador en las perspectivas teórico- metodológicas y temáticas. Los egresados podrán continuar su preparación con un doctorado complementario en las áreas ciencias sociales y las humanidades, haciendo con su trabajo que la maestría sea un referente en los estudios de la cultura y la comunicación en México.

Objetivos 

  • Objetivo General

Con base en el sustento teórico el posgrado tiene un objetivo curricular central: Formar maestros de alto nivel que sean capaces de abordar el análisis crítico y riguroso de los fenómenos culturales y comunicativos internacionales, nacionales y regionales, desde diversas disciplinas de las ciencias sociales y las humanidades.

  • Objetivos particulares

Para alcanzar el objetivo general lo dividimos en los siguientes objetivos particulares:

  1. Formar maestros capaces de analizar la formación, transformación, el conflicto y la negociación de identidades individuales y colectivas a través de la producción cultural (música, cine, video, artes, literatura, etc.), los movimientos sociales, las políticas y las prácticas sociales y culturales, vistas como procesos dinámicos de interacción dentro de los campos de poder.
  2. Formar maestros capaces de revisar los problemas derivados de la producción social de sentido que actores sociales, políticos y culturales realizan a través de los medios de comunicación, así como el estudio de los medios como portadores y generadores de identidades, a nivel nacional, regional, estatal y local.
  3. Formar maestros competentes para el estudio del rol que juegan los medios de comunicación en las formas cotidianas de la formación del Estado, el papel que juegan los medios en las interacciones y negociaciones llevadas a cabo dentro de la esfera pública entre actores sociales, políticos y culturales, el mercado y el Estado y sus instituciones.
  4. Formar maestros capaces de hacer el análisis de los discursos, los soportes simbólicos y todas aquellas prácticas culturales puestas en juego en la vida cotidiana, que son portadoras y generadoras tanto de identidades como de subjetividades y que contribuyen a la construcción de la memoria de un país, una región, un estado, un pueblo.
  5. Formar maestros con las competencias para estudiar las transformaciones de los medios de comunicación (prensa, radio, televisión, fotografía, cine, nuevas tecnologías y otras), a través del tiempo, de los factores (económicos, políticos, culturales, tecnológicos y sociales) que han provocado estas transformaciones y, por medio de las herramientas de la historia cultural, analizar los cambios ocurridos, el uso de estos medios, su relación con la vida cotidiana, las prácticas de lectura y el consumo cultural.
  6. Formar maestros capacitados para realizar un trabajo de reconstrucción histórica de la memoria, a través de documentos y de otras fuentes no habituales como la tradición oral, las historias de vida, la lírica popular, entre otras, y de la documentación de las tradiciones vivas por medios impresos o audiovisuales.