RESEÑA HISTÓRICA DE USBI–Región Veracruz

encabezado2016L_fin

RESEÑA HISTÓRICA DE USBI –Región Veracruz

Martha Delia Castro Montoya 

Febrero 24, 2014

Los inicios: Biblioteca Regional, preámbulo de USBI Veracruz

El proyecto de tener una biblioteca que atendiera las necesidades académicas de la UV en la Región Veracruz se inició en la década de los noventa, culminando con la inauguración de la Biblioteca Regional en 1994. En aquellos años, a pesar de que ya existían bibliotecas en la mayoría de las facultades, su desarrollo era muy incipiente. En suma, eran bibliotecas desorganizadas, sin catálogo bibliográfico, con estantería cerrada, y con una circulación de libros muy restringida; los materiales bibliográficos se prestaban principalmente para ser consultados en la sala de la biblioteca, el préstamo a domicilio era casi inexistente. No había reglamento de préstamo y éste no se ofrecía en igualdad de circunstancias a toda la comunidad.

La Biblioteca Regional nació con el interés de que hubiera una biblioteca central que atendiera las necesidades de información de las diferentes carreras que se ofertaban en la Región de Veracruz. Así es que los acervos de dicha biblioteca se desarrollaban con tal fin, sirviendo a todas ellas, y estando los materiales especializados principalmente en las bibliotecas departamentales; es decir, en las bibliotecas de las facultades. Por tanto, estudiantes o maestros de cualquier facultad podían entrar y usar también los servicios de esta biblioteca. Además, el público en general comenzó a utilizarla porque no había bibliotecas públicas en la región que atendieran bien sus necesidades de préstamo de libros en sala, que contaran con espacios adecuados para el estudio, y con opción de fotocopiado, entre otros servicios.

La demanda estudiantil comenzó a crecer y las facultades, en el Campus Mocambo, encontraron la disyuntiva favorable de poder disponer del espacio de la biblioteca departamental, para usarlo como salón de clases. Esto fue posible gracias a que había una biblioteca central, cercana a las facultades de este campus, a donde se concentraron los libros de las facultades de: Contaduría, Educación Física, Comunicación, Pedagogía y, posteriormente, Odontología.

La estantería abierta

La Biblioteca Regional vino a cambiar el esquema tradicional de biblioteca que operaba con estantería cerrada, éste dejaba los materiales inaccesibles al usuario. Los libros eran solicitados a través de una ventanilla a la que sólo el personal bibliotecario podía entrar, una persona los localizaba en los estantes y los entregaba a los usuarios, principalmente, para utilizarlos en la sala. Sin embargo, este acceso limitado a los materiales bibliográficos cambió al surgir la Biblioteca Regional, pues las puertas de la biblioteca se abrieron con un nuevo servicio: la estantería abierta.

Este servicio vino a marcar un adelanto significativo en el desarrollo bibliotecario en las bibliotecas de la Universidad. Era una novedad en la región Veracruz, el que los usuarios tuvieran libre acceso a los libros, pudiendo tomarlos directamente de los estantes. Además de que era más conveniente para la consulta y uso de la información, que los usuarios mismos localizaran los libros de su interés directamente en estantería; el servicio de estantería abierta se comenzó a ofrecer porque no había suficiente personal que atendiera la solicitud de libros por la ventanilla, ya que en la biblioteca central –Biblioteca Regional‐, estaban concentrados los libros de cuatro y después cinco facultades, y además se comenzaron a prestar libros en sala, a usuarios del público en general.

El catálogo bibliográfico

La estantería abierta y el préstamo a domicilio surgieron en la Biblioteca Regional antes de que hubiera un catálogo bibliográfico que pudieran consultar los usuarios. Aunque pareciera incongruente, y a pesar de que la estantería ya estaba abierta y se prestaban los libros a domicilio, no había un catálogo que informara qué libros había en la biblioteca y en qué lugar se encontraban en los estantes. Mucho más que esto, no había un sistema bibliotecario en la Universidad ni personal capacitado, o formado en el ámbito de la bibliotecología que tuviera las competencias para elaborar el catálogo bibliográfico, llamado también catálogo público. Este recurso de recuperación de información, el catálogo, y el control automatizado de los libros, nacieron años después de que se tuviera la estantería abierta y el préstamo a domicilio.

El primer catálogo bibliográfico impreso en la Región Veracruz nació en la biblioteca de la Facultad de Ingeniería. Esto fue posible al llegar a trabajar a la Universidad Veracruzana, algunas personas que se formaron en los cursos ‐a nivel técnico, de archivonomía y biblioteconomía ofertados por la Escuela Nacional de Biblioteconomía con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Esos primeros catálogos de libros, catálogos bibliográficos, estaban hechos en tarjetas, de las cuales se imprimían varios tantos, dependiendo de cuántas entradas o puntos de acceso tenía cada obra que se catalogaba, así había tarjeta de autor, de título, de materia, de serie, de autores secundarios, etc. Trabajo todo que se hacía, primero a mano, y luego se transcribía en máquina de escribir, tecleando tantos ejemplares como fuera necesario, o bien utilizando el mimeógrafo para reproducirlos.

Lucrecia Díaz Herrera, formada en los cursos ENBA‐CONACYT, fue una de las personas con conocimientos a nivel técnico, quien comenzó a trabajar en la biblioteca de la Facultad de Ingeniería, quien inició el primer catálogo bibliográfico en la Región Veracruz. Por la escasez de personal competente para realizar dicho trabajo, sólo estuvieron procesados los libros de la carrera de ingeniería mecánica y de ciencias básicas. Mientras tanto, permanecieron organizados de manera muy genérica, los materiales bibliográficos de apoyo al resto de las carreras: ingeniería química, ingeniería mecánica, ingeniería civil, ingeniero topógrafo y técnico en dibujo. El sistema de clasificación utilizado para el procesamiento de los libros fue el Sistema Decimal Dewey. Igualmente durante los primeros años de organización de los acervos, en la biblioteca de la Facultad de Medicina sólo estuvieron procesadas las tesis, éstas con un sistema de clasificación local, no normalizada.

En la Biblioteca Regional, los primeros libros organizados –catalogados y clasificados‐, eran colecciones básicas de libros recibidas de parte de la entonces llamada, Dirección de Bibliotecas. Estos libros fueron procesados con el esquema de Clasificación LC (Library of Congress), con cuyas tarjetas se comenzó a formar el catálogo público de la Biblioteca Regional. Se utilizó el software Microisis financiado por la UNESCO para la creación de la base de datos para el catálogo, siendo éste el inicio del catálogo colectivo bibliográfico de la Universidad Veracruzana.

A la par que la Biblioteca Regional integraba las colecciones procesadas de la Dirección de Bibliotecas, también recibía en desorden y sin procesamiento, los acervos de las cinco bibliotecas departamentales, permaneciendo así durante cerca de seis años, pues, como se ha dicho, se fueron procesando poco a poco por falta de personal competente para esta labor. De 1994 al 2000 se procesaron varias bibliotecas de facultad: Medicina, Enfermería, Psicología, Administración y Veterinaria.

La “vigilancia” de los libros

Dado que los estantes estaban en libre acceso al usuario, se instaló en la entrada de la Biblioteca Regional un control de paquetería, atendido por un vigilante, quien además de resguardar los bultos, tenía la responsabilidad de vigilar a los usuarios que salían. En los tiempos de la Biblioteca Regional no había préstamo a domicilio, pero se crearon las plazas de vigilantes de estantería debido a que no había arcos de seguridad, y por tanto, no había control de los libros que pudieran indebidamente salir de la biblioteca; por lo que se necesitaban personas que hicieran esa labor. El vigilante permitía que el usuario entrara a la biblioteca solamente con sus cuadernos o libros para estudiar, consiguiendo con esto, un mayor control de los libros que estaban en acceso libre o en estantería abierta.

Traslados de la Biblioteca Regional y nacimiento de USBI

A finales de 1999 el acervo bibliográfico de la Biblioteca Regional, que era de aproximadamente 8,000 volúmenes, es trasladado a la sala de lectura de la biblioteca de la Facultad de Ingeniería. Este movimiento fue necesario porque se iba a adecuar el edificio que ocupaba la biblioteca para que se instalara allí el Instituto de Ingeniería. Y éste a su vez, estaba en un edificio que fue demolido, y que se encontraba en la actual ubicación del edificio de USBI‐Veracruz. USBI-Veracruz nace en diciembre del 2001 como una biblioteca única en cuanto a servicios y edificio, convirtiéndose éste en un icono local regional para la comunidad; siendo formalmente inaugurada poco después, el 14 de enero del 2002.

Servicios y organización de acervos

USBI Veracruz inició sus servicios con 25000 volúmenes de libros, 330 equipos de cómputo, con salas de lectura, videoconferencias y usos múltiples, con cobertura para atender a 5000 usuarios a la vez. El edificio se construyó con capacidad de crecimiento de acervos, para albergar hasta 115 500 volúmenes. Los acervos bibliográficos se han actualizado e incrementado en cantidad. Actualmente hay en la estantería aproximadamente 50000 volúmenes de libros, mostrando un crecimiento del 100 % en diez años. Debido a los cambios en el mercado y las innovaciones tecnológicas, el número de computadoras de escritorio disponibles para los usuarios se ha reducid a sólo 100 equipos de cómputo en el 2014; 60 de éstos están disponibles para la consulta de información en las playas de cómputo, y 40 equipos están ubicados en el aula electrónica, recurso esencial para la formación de usuarios en el acceso y recuperación de información electrónica bibliográfica y en texto completo.

En el año 2000 los registros de la base de datos en Microisis fueron migrados al software Unicornio, con el cual se brindó un servicio mucho más eficiente. Se integró el Área de Procesos Técnicos, en donde colaboraron a la vez, varios estudiantes de servicio social del área de sistemas computacionales. Con esto se pudo acelerar la incorporación de los acervos de las cinco bibliotecas departamentales a la base de datos del catálogo colectivo, material que estaba clasificado utilizando solamente la clase principal del sistema de clasificación LC, lo que permitía mantener los libros por temas.

Al construir el edificio y crear los servicios bibliotecarios en ésta y otras USBI, la UV transformó el servicio tradicional de las bibliotecas. En Veracruz, a partir del 2002 se hizo una planeación estratégica y se implementaron en la biblioteca servicios de vanguardia, brindados para la comunidad UV y el público en general. El préstamo a domicilio a toda la comunidad UV, nació precisamente al abrir sus puertas la biblioteca, si bien previamente se prestaban los libros de manera ocasional a profesores que lo solicitaban, no era un servicio que se ofrecía como tal. Surgió el préstamo inter‐bibliotecario como un servicio de colaboración entre las bibliotecas UV y con bibliotecas de otras instituciones. También la referencia virtual surgió en el 2003, como un servicio innovador, a través del cual el usuario recibe asesoría y orientación sobre la recuperación de información.

Biblioteca virtual

Los servicios de acceso a la información arbitrada, publicada en revistas académicas y de investigación comenzó a ser una de las fortalezas en USBI. Esto se consiguió una vez conformada la biblioteca virtual en el 2003. Los investigadores, profesores, alumnos, comenzaron a tener acceso durante las 24 horas a las publicaciones de texto completo en apoyo a la docencia e investigación. Desde su inicio la biblioteca virtual privilegió la recuperación de información en miles de publicaciones especializadas e interdisciplinarias. Estas fortalezas han privilegiado el modelo educativo de la Universidad centrado en el estudiante, siendo uno de sus ejes la investigación. La coordinación de la biblioteca virtual de la Universidad estuvo administrada bajo la dirección de USBI‐Ver hasta marzo del 2012. A partir de entonces la plataforma de la biblioteca virtual es administrada por la Dirección General de Bibliotecas; no obstante el servicio de acceso y recuperación de información se sigue recibiendo de igual forma.

El personal de la Biblioteca

El personal de atención en sala, en las bibliotecas de la Universidad, es personal sin formación en el ámbito de la biblioteconomía o las ciencias de la información, con un nivel de formación mínimo de bachillerato. Aunque algunos de ellos tienen nivel de licenciatura, e incluso maestría, en otras áreas del conocimiento. En 1993, para iniciar el sistema bibliotecario en la Universidad, un primer grupo de profesionales en diversas disciplinas, procedentes de varias bibliotecas de la Universidad, hicieron el Diplomado en Administración de la Información Documental, en la Universidad Iberoamericana de Puebla. Entre las personas que recibieron esta formación estuvo la Lic. Mercedes Galindo Benítez, quien en 1994 recibió la responsabilidad de encargada de la Biblioteca Regional en Veracruz, siendo Coordinadora Regional de Bibliotecas en la Región. Además de esta formación, el personal de mandos medios recibió constantemente cursos de parte del Director de Bibliotecas, Mtro. Dante Gómez, de la Mtra. Alba Tirado Cardón y de Griselda Avendaño.

A finales de los años noventa llegó a la Dirección de Bibliotecas la Dra. Diana E. González Ortega, bibliotecaria con educación formal en la disciplina, quien sigue fungiendo como directora, ahora de la Dirección General de Bibliotecas. Ella comenzó a laborar en la administración del Rector Dr. Víctor Arredondo Álvarez, con quien nacieron las Unidades de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI). En 1998 se incorporó a la Biblioteca Regional Lucrecia Díaz, acelerando con su trabajo, el procesamiento de los acervos que se integraron a la biblioteca. Posteriormente, en el 2001 fue contratada la Mtra. Rosario Cabrera como directora de la recién creada USBI-Veracruz, durando en el cargo aproximadamente seis meses solamente. En el 2002 dos profesionales bibliotecarios, el Dr. Jesús Lau y la Mtra. Martha D. Castro Montoya se incorporaron como Director y Sub‐Directora de USBI Veracruz respectivamente. En el 2011 hay cambios en la estructura funcional, desaparece el cargo de Sub‐Director de la Dependencia y Martha D. Castro Montoya asume la Dirección de USBI Veracruz.

Edificio e infraestructura física

El Arquitecto Enrique Murillo fue el autor del modelo arquitectónico con el que se han construido todas las USBI en las diversas regiones. El edificio de USBI‐Veracruz está construido principalmente de concreto, acero y policarbonato, ubicado en el cruce vehicular de mayor afluencia en Boca del Río. Para su construcción e infraestructura se realizó una inversión de 66 millones de pesos, con recursos de la Universidad, los gobiernos Estatal y Federal. Los trabajos de construcción del edificio se iniciaron en julio del año 2000 y se concluyeron en diciembre del 2001.

El edificio ha sido un atractivo turístico, arquitectónico, motivo de admiración en visitas guiadas para grupos de estudiantes que vienen a la Universidad. Sin embargo, los materiales con los que está construido el inmueble, y la ubicación del mismo en la costa tropical, han hecho del edificio una construcción no sustentable ante el alto costo del mantenimiento mayor, dadas las condiciones climáticas de corrosión y calor. La reducción en el consumo de energía para la operación y funcionamiento del edificio es un área de oportunidad, en este momento se está evaluando el desempeño térmico de la cafetería, como sección adyacente al edificio principal cuyo estudio ha de servir para tomar decisiones informadas para la rehabilitación térmica del edifico en general.

Ante la mirada de la misión y visión

El quehacer de USBI‐Veracruz se ha centrado en atender la misión y visión identificadas colaborativamente hace diez años por los miembros del equipo de trabajo que conformaban la entidad, en ese entonces. La misión, esa mirada presente que es la razón de ser de la biblioteca; así como la visión como elemento complementario que impulsa y dinamiza las acciones; ambas, se han actualizado a lo largo de los años en USBI‐Veracruz. La administración de USBI se ha ocupado de desarrollar, organizar, difundir y prestar servicios de información con calidad; facilitar a los usuarios el desarrollo de habilidades informativas relevantes; y ofrecer, con eficiencia, espacios para eventos a otras dependencias; apoyando los procesos de aprendizaje, investigación, y extensión del campus Veracruz – Boca del Río. De igual forma, se ha logrado la visión, al conseguir que la biblioteca sea líder en la región, con acervos y servicios actualizados; con personal capacitado y actitud de servicio, laborando en instalaciones funcionales; y con procesos administrativos que apoyan la eficiencia y conservación del medio ambiente.

L_fin