Líneas de generación y/o aplicación del programa

La propuesta novedosa de la Maestría en Biología Integrativa consiste en generar un conocimiento complejo de la vida y sus interacciones. Es por ello que, aunque las temáticas o líneas de investigación son concretas y bien definidas, se asume que estas son parte de un mismo sistema en el que, no sólo están relacionadas, sino que mantienen interacciones recursivas. Asimismo, es importante notar que el eje transversal humano es el que une las temáticas de la Maestría en Biología Integrativa, el cual con sus interacciones con el ecosistema influye en aspectos como la salud, la ecología, el comportamiento, la conservación biológica y el aprendizaje. Las Líneas de Generación y Aplicación del Conocimiento (LGAC) que constituyen el corpus de la maestría se explican a continuación:

LGAC 1: Etología, Salud y Bienestar
Tal como lo define la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud “es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Es decir, tanto la salud como la enfermedad son procesos complejos que ocurren en un tiempo determinado, y que están sujetos a los cambios generados en los ámbitos físico, mental y social (incluido el ambiental) y sus relaciones. En este sentido, el estudio de la salud en la maestría necesariamente implica el análisis complejo de los procesos salud-enfermedad en el humano, los animales y sus ecosistemas.

Los humanos han ocasionado transformaciones sin precedentes en los ecosistemas naturales, con lo que amenazan directamente a las especies, incluida la especie humana. En muchos animales, los cambios en el comportamiento suelen ser la primera respuesta a la modificación que hace el hombre de los ambientes. Dichos cambios en el comportamiento podrían mejorar sus prospectos de sobrevivencia (entre éstos la salud) y de reproducción, ya que cumplen una función importante en la adaptación de las especies a las modificaciones antropogénicas. Sin embargo, no todas las respuestas comportamentales son benéficas ni para los humanos ni para los animales. En el caso de los animales, las condiciones alteradas por los humanos pueden socavar la confianza de las señales que usan para evaluar la calidad del hábitat, lo que resulta en una elección no óptima del hábitat que puede impactar negativamente en el éxito reproductivo de los animales y en otras conductas. Éstos son temas poco explorados, por lo que la línea de investigación se enfocará en entender cómo los animales ajustan sus comportamientos (i.e. reproductivos) ante los cambios ambientales inducidos por el ser humano y, de esta manera, tener en cuenta las consecuencias evolutivas del cambio antropogénico en las especies. En el caso de los humanos, diversos estudios muestran la estrecha relación entre el comportamiento y la salud. Por ello, otro objetivo de esta línea será estudiar las repercusiones de los estilos de vida sobre los procesos de salud y enfermedad.

LGAC 2: Conservación e Interacciones Ecológicas
Cualquier disciplina científica necesita un marco teórico para guiar su desarrollo y para afinar las preguntas que sus investigadores persiguen. En Biología, la evolución es el gran marco teórico que se requiere para entender, desde una perspectiva histórica, las condiciones biológicas y ecológicas actuales en las que los organismos se desarrollan. Así, dentro de esta línea de investigación, es básico entender cómo las adaptaciones y el comportamiento de los individuos al medio han moldeado su persistencia a través de los procesos de selección natural. La adopción de diversos métodos (genética, fisiología, biología del desarrollo, entre otros), enfoques y marcos conceptuales ha ampliado en gran medida las herramientas con las que se abordan las preguntas en ecología y evolución. De este modo, para entender el origen y mantenimiento de la diversidad biológica, se requieren estudios enfocados a comprender la evolución y el funcionamiento de las interacciones ecológicas entre los individuos y las especies.

Las líneas de investigación en ecología y evolución comparten el objetivo común de entender las causas próximas y últimas de la diversidad de las especies; es decir, comprender cómo surgen y cómo se mantienen. Por otro lado, dado que al interior de las especies las poblaciones pueden ser extremadamente diferentes en función de las características ecológicas de cada hábitat, éstas pueden cambiar como resultado de procesos evolutivos en tan sólo unas cuantas generaciones. Es importante resaltar que la ecología también estudia los mecanismos de la adecuación, por lo que la línea de investigación incluye el estudio del comportamiento sexual de los individuos, el cual resulta clave en la comprensión de los procesos reproductivos para el intercambio de genes entre generaciones, proceso base en la evolución. De esta forma, las líneas de investigación en ecología y evolución están íntimamente relacionadas.

La Ciencia de la Conservación es una disciplina de reciente creación dentro del área biológica; comprende fundamentalmente tres ejes de estudio basados en la transdiciplinariedad que articulan las dimensiones biológica, social y económica del humano en relación con los ecosistemas: biodiversidad (i.e., diversidad biológica), integridad ecológica (i.e., estructura y función) y salud ecológica (i.e., resistencia y resiliencia). Por tanto, la LGAC busca el desarrollo y la consolidación de profesionistas capacitados en proponer, promover, coordinar y desarrollar investigación integrativa, con el fin de definir estrategias y acciones (directas e indirectas) dirigidas a resolver problemáticas relacionadas con el mantenimiento de los sistemas ecológicos, a partir de la relación consciente con el mundo natural.

LGAC 3: Filosofía y Ecopedagogía de la Biología Integrativa
Es sabido que la educación efectiva es un proyecto que implica la totalidad del ser humano. Por ello, el aprendizaje depende de una variedad de factores fisiológicos, cognitivos, emocionales, relacionales y ambientales que deben ser considerados por el quehacer pedagógico. A esta nueva disciplina integradora del proceso educativo se le ha denominado Ecopedagogía. Es común que en la Biología se busque educar a la sociedad bajo una óptica antropocéntrica que no sólo se muestra insuficiente, sino desligada de aquellos conocimientos que proponen formas complejas en los cambios de conducta y en las concepciones tanto del ser humano como de la naturaleza. Se vuelve entonces necesario reconocer el rol esencial del planeta en las diferentes áreas de la biología y del paradigma educativo integral, es decir, de la Biología Integrativa. Así, esta línea de la Maestría en Biología Integrativa tiene como objetivo estudiar, desde una perspectiva ecocéntrica, la variedad de aspectos filosóficos y pedagógicos que nutren y guían el quehacer de la Biología Integrativa.