Fundamentación

Toda narración audiovisual construye significados con base en la composición y articulación ordenada de imágenes y sonidos, empleando para ello lo que se conoce como el “lenguaje cinematográfico” y su gramática; es decir, las convenciones estético-narrativas desarrolladas por medio de la práctica de creadores diversos a lo largo de la historia mundial del cine y la televisión.

Y así como no bastan una hoja en blanco y una pluma para redactar un texto escrito inteligible y de un alto valor estético-narrativo; contar con una cámara y un equipo de edición tampoco son suficientes para crear una obra audiovisual que logre emocionar y comunicar ideas con claridad, para ello es necesario conocer y dominar “las reglas del juego”, el lenguaje y la gramática que se pretenden emplear para crear significados.

A partir del análisis estético-narrativo de obras audiovisuales de calidades diversas podemos visibilizar patrones de buenas y malas prácticas en el uso del lenguaje cinematográfico y su gramática, identificar cómo y por qué unas obras logran hacernos pensar y/o sentir y otras fallan en el intento; lo cual puede ser empleado como cimiento intelectual para comprender cómo operan las obras de otros como instrumentos de comunicación, o bien, para crear una obra propia que logre comunicar nuestras ideas y emociones con eficacia.

Por otra parte, conocer de primera mano el proceso de producción cinematográfica, contribuye a enriquecer el quehacer analítico, pues facilita que el analista se “ponga en los zapatos del creador” y pondere sus juicios teniendo esa perspectiva como referente; reduciendo la probabilidad de generar lecturas erróneas por no comprender a profundidad los procesos de creación cinematográfica.

Por ello, la Especialización en Estudios Cinematográficos centra los procesos de análisis en valorar la eficacia comunicativa de las narrativas audiovisuales con base en el uso que hacen de la gramática del lenguaje cinematográfico para construir significados; es decir, hacer del análisis cinematográfico un proceso de alfabetización que derive en la construcción de conocimientos, habilidades y actitudes útiles para hacer un consumo crítico de narrativas audiovisuales, así como para diseñar narrativas propias que plasmen con eficacia sus objetivos de comunicación.