General

He aprovechado todo lo que la UV me ofrece: estudiante de Danza

  • Christopher Alexander Castro Herrera compagina su formación dancística con la que recibe en la Licenciatura en Pedagogía
  • Recientemente tomó el Taller de Desarrollo de Habilidades para la Inserción Laboral y Competitividad Profesional
  • Para él, el mundo laboral necesita tolerancia, constancia y voluntad

“La presión social siempre existirá, pero yo lo que tengo es voluntad, trabajo diario y me siento comprometido”

Karina de la Paz Reyes Díaz

12/06/18, Xalapa, Ver.- Para Christopher Alexander Castro Herrera, estudiante de la Licenciatura en Danza Contemporánea de la Universidad Veracruzana (UV), lo primordial es que cada persona estudie y se dedique a lo que más le apasiona, eso conduce al desarrollo de un satisfactorio proyecto personal que a su vez permitirá el sustento económico. De acuerdo con él, de esta manera se supera la constante y reiterada crítica social sobre el escaso campo laboral para quienes se dedican a las bellas artes.  

El joven de 24 años —que estudia a la par de Danza Contemporánea la Licenciatura en Pedagogía en el Sistema de Enseñanza Abierta de la UV—, fue uno de los  44 participantes del Taller de Desarrollo de Habilidades para la Inserción Laboral y Competitividad Profesional que impartió la Dirección General de Vinculación (DGV) a través del Programa de Vinculación para el Desarrollo Profesional e Inserción Laboral, el 10 de abril.

En entrevista con Universo compartió que ha aprovechado todo lo que la UV ofrece, pues además de cursar dos carreras de manera simultánea, estudió inglés y francés en diversas entidades académicas y el Centro de Idiomas; ahora hace lo propio con el alemán. Entre sus frutos académicos también está la movilidad que realizó el ciclo escolar pasado (agosto-diciembre 2017) al Instituto Superior de Arte, Cuba.

Christopher Alexander se inició en la danza por un mero gusto, pero a la fecha afirma que se trata de su vocación de vida; mientras que Pedagogía la estudia para complementar su formación y porque se trata de algo casi innato, pues proviene de familia de profesores y “la labor docente es algo normal”.

“En mi familia siempre me han marcado mucho la disciplina académica, entonces tener una falta escolar es muy reprobatorio en casa; por lo cual, yo iba a estudiar algo de Ciencias de la Salud (interés que concretó a través del Diplomado en Arte Terapia que ofrece el Área Académica de Artes de la UV), pero al mismo tiempo tenía otra necesidad. Fue muy complicado porque mi familia, como la mayoría de las familias mexicanas, ven que esto no es una fuente de ingresos, pero desde el primer día que entré a la Facultad de Danza a hacer la audición, hasta hoy, nunca he dejado de sentirme feliz, es cuando me di cuenta que es más importante estar donde el corazón te diga que se siente bien, que recibir otros logros.”

Se trata de un universitario cuyas actividades dancísticas (talleres, clases y ensayos) se desarrollan de lunes a domingo; es más, recientemente fue invitado a ser parte de la compañía Ángulo Alterno Danza, con prestigio nacional. 

El único día sin actividades era el sábado, por ello decidió ingresar a Pedagogía SEA. “No me conflictúa estudiar, me gusta, sólo tengo que hacer tareas y asistir a clase, no hago ningún esfuerzo físico como el que estoy acostumbrado a hacer normalmente, entonces es como un día de descanso”, dijo al respecto. 

Pero aclaró que va más allá de hacer una actividad por hacerla, pues a la fecha cursar la Licenciatura en Pedagogía ya le ha facilitado el camino en planteamientos dancísticos personales: “Estoy iniciando un proyecto artístico con otro compañero y hemos dado talleres; obviamente, domino más el lenguaje de la docencia; me interesa el diseño curricular, entonces siempre me acerco a los planes de estudio; apoyé como estudiante en el proceso de acreditación de Pedagogía SEA y en el de Danza Contemporánea”.

Compartió que cuando ingresó en la Facultad de Danza se enfocó en encontrarse consigo mismo y confirmar que estudiar tal programa educativo lo hacía sentirse satisfecho; pero actualmente ronda una “presión social” sobre la inserción al campo laboral. 

Al respecto, citó el Taller de Desarrollo de Habilidades para la Inserción Laboral y Competitividad Profesional, toda vez que le proporcionó herramientas para buscar interiormente cómo abrirse caminos. Asimismo, encontró relación entre lo ahí analizado y su proyecto de vida.

“La presión social siempre existirá, pero yo lo que tengo es voluntad, trabajo diario y me siento comprometido. Por eso creo que tendré frutos. Ahora me invitaron a formar parte de una compañía independiente, Ángulo Alterno; trabajo en crear mi proyecto independiente y se acercan próximas audiciones y presentaciones, son oportunidades para que gente de fuera nos vea.”

A manera de reflexión citó: “La danza es muy complicada, te absorbe todo el tiempo, pero te enamora. Cuando las personas se encuentran verdaderamente con ella ya no la sueltan. En realidad, todo el mundo se mueve pero se ha provocado que no sea visible. A nivel nacional, es muy deprimente que no haya tanto apoyo a las artes y que cada vez sea menos; pero el arte sensibiliza y acerca a las personas. Yo creo que ante el panorama actual, que es cada vez más triste, habrá más arte, porque es una forma de expresarse”.

En el caso de la danza, narró, es una bella arte que se siente, se vive y permite experimentar con el cuerpo, pero también se requiere de la mente y el alma. “Es una conexión sensorial completa”.

Para Christopher Alexander el ingresar al campo laboral requiere tolerancia, persistencia y tener voluntad. “De nosotros depende, como jóvenes, generar un nuevo estilo de vida o quedarnos con el que está ahora. De nosotros depende, de nadie más, el decidir qué hacer”.

Categorías: General, Principales