Antecedentes y objetivos

Antecedentes

Desde hace trece años la Universidad Veracruzana (UV), atendiendo las políticas educativas internacionales y nacionales, así como las necesidades de Educación Superior en el Estado de Veracruz, comenzó una transición hacia un modelo educativo centrado en el estudiante, para favorecer su autonomía y formación integral, a través de la implementación de un enfoque basado en competencias y la flexibilización de los planes de estudio, estableciendo a la tutoría como una estrategia clave para el apoyo y acompañamiento de los estudiantes en su vida académica.

En 1999, para operar la tutoría en los programas educativos de la UV se establecieron dos modalidades: la tutoría académica y la enseñanza tutorial. La primera se concibió como un seguimiento de la trayectoria escolar del estudiante desde el ingreso hasta el egreso, para orientarlo en las decisiones relacionadas con la construcción de su perfil profesional individual, de acuerdo con sus expectativas, capacidades e intereses; y la segunda, se definió como un apoyo al estudiante cuando éste se encuentra ante las dificultades relacionadas directamente con contenidos de su disciplina o bien con la falta de las habilidades necesarias para el aprendizaje de esos contenidos
(Beltrán y Suárez, 2003).

Asimismo, de modo organizacional se estableció el Sistema Institucional de Tutorías (SIT), conformado por una Coordinación general y los sistemas tutoriales de cada Facultad o Programa Educativo (PE), integrados por un coordinador del Sistema Tutorial (ST), tutores académicos, profesores tutores y tutorados. La implementación de los sistemas tutoriales se dio de manera gradual y estuvo relacionada con la decisión colegiada de cada programa para rediseñar sus planes de estudio de acuerdo a lo que establecía el Modelo Educativo Integral y Flexible (MEIF).

En el año 2000, para orientar este proceso de implementación, operación y evaluación de la tutoría, se publicó la Guía para el ejercicio de la tutoría (Rodríguez, Zamora et al., 2000), la cual planteó los conceptos y objetivos de ésta en la UV, así como las funciones y compromisos de los académicos y estudiantes involucrados en el proceso. En el 2003, la publicación El quehacer tutorial, Guía de trabajo (Beltrán y Suárez, 2003) definió con mayor precisión los antecedentes de la tutoría y su relación con el modelo educativo institucional, además de líneas de acción para operar y evaluar la acción tutorial.

En el 2009, se aprobó el Reglamento del Sistema Institucional de Tutoría por el H. Consejo Universitario, dicho documento estableció lineamientos precisos sobre la participación de académicos y estudiantes en la tutoría académica y la enseñanza tutorial.

[1] Pérez, R., García, G. y Guerrero, K. (2012) El sistema tutorial: percepción de tutores, tutorados y coordinadores del ST. Xalapa: Universidad Veracruzana

Asimismo, a partir del 2009 y, derivado del interés de apuntalar la formación integral del estudiante, se gestaron tres nuevos tipos de tutoría con la finalidad de vincular el trabajo tutorial a proyectos de investigación desarrollados por académicos de la Institución, así como fomentar el patrimonio cultural y académico de los grupos artísticos universitarios. Así, nace Tutoría para la Investigación cuyo propósito era desarrollar en el estudiante de licenciatura la competencia de investigación, estimulando su actividad intelectual a la vez que se pretendía fortalecer aspectos teóricos y metodológicos para la solución de problemas. Tutoría para la Apreciación Artística por su parte, surge con el propósito de promover en los estudiantes un sentido crítico para la apreciación y valoración de las diferentes expresiones del arte. Así, a través de este tipo de tutoría los estudiantes son llevados a reflexionar, reconocer o ejecutar, desde diferentes perspectivas, estilos asociados a cada manifestación artística. Finalmente, en 2012, nace Tutoría Artística, con el propósito de promover la especialización de los estudiantes del Área Académica de Artes, construyendo y desarrollando saberes teóricos, heurísticos, y axiológicos, necesarios para participar en actividades profesionalizantes, tales como: creación, interpretación, gestión y adaptación.

La tutoría académica ha tenido un mayor avance en su implementación y operación en los Programas Educativos por ser una estrategia de acompañamiento académico para los estudiantes de su ingreso hasta su egreso.

Objetivo general

El Sistema Institucional de Tutorías tiene el objetivo de apoyar a los alumnos a resolver problemas de tipo académico, promover su autonomía y formación integral, así como contribuir a mejorar su rendimiento académico, a partir de una atención individual o en pequeños grupos a fin de reducir los índices de deserción y reprobación.

Objetivos específicos

  • Orientar al estudiante en las decisiones relacionadas con la construcción de su perfil de egreso, durante su permanencia en el programa educativo.
  • Fortalecer la trayectoria escolar a través de diversas estrategias de apoyo.
  • Promover una actitud ética y comprometida con la formación académica del estudiante.
  • Fortalecer el sentido de pertenencia con la Institución.
  • Promover la autonomía y formación integral del estudiante.
  • Orientar en la definición de los objetivos profesionales del estudiante.