General

En México, labores domésticas y de cuidado recaen en mujeres

  • Durante 2014, este sector de la población dedicó 65 por ciento de su tiempo a estas actividades y sólo 32 por ciento a trabajos remunerados

Carlos Hugo Hermida Rosales

10/03/2018, Xalapa, Ver.- Irmgard María Rehaag Tobey, investigadora del Centro de Estudios de Género de la Universidad Veracruzana (CEGUV), afirmó que a nivel nacional las labores domésticas y de cuidado recaen en el género femenino y pese a su importancia son escasamente valoradas por la población masculina.

“Esto es un reflejo de la situación cultural del país, la cual dicta que los hombres deben ocupar cargos de la vida pública y las mujeres deben enfocarse a los de la vida privada, hecho que se manifiesta en un machismo muy pronunciado”, aseveró.

La investigadora impartió la conferencia “El trabajo de cuidado y la falta de equidad en la distribución de esta tarea básica para la vida”, el 8 de marzo en la Facultad de Pedagogía, en el marco de los festejos del Día Internacional de la Mujer, celebrado en esta fecha.

Irmgard Rehaag explicó que “el trabajo de cuidado es básico para la supervivencia de las personas y sin él la humanidad hubiera desaparecido hace tiempo.”

Informó que en 2014 el valor económico de las labores domésticas y del cuidado en México fue de 4.2 billones de pesos, equivalente al 24.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país para ese año.

“Aun cuando estas actividades no se comercializan en la economía, su valor monetario superó la aportación al PIB que en 2014 generaron sectores productivos como la industria manufacturera (16.7 por ciento), el comercio (15.5 por ciento) y los servicios educativos (4.1 por ciento)”, mencionó.

La investigadora destacó que datos del Censo Económico de 2014 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reflejan que las mujeres dedican más horas a las labores domésticas y de cuidado, con el 65 por ciento de su tiempo de trabajo total, y tan sólo el 32 por ciento de su tiempo lo ocupan en realizar actividades por las que reciben algún ingreso.

En contraste, los hombres dedican a las labores remuneradas el 73.9 por ciento de tiempo total y sólo usan el 22.8 por ciento del mismo para realizar labores domésticas y de cuidado.

“Durante 2014, las mujeres cubrieron el 77.5 por ciento del total de las horas destinadas a labores domésticas y de cuidado, lo que en algunos casos representó una segunda jornada laboral para ellas”, enfatizó.

La sociedad mexicana debe cambiar su forma de ver la adscripción de roles, así como las estructuras machistas que reflejan abuso de poder, disminuyen la calidad de vida de las mujeres y fomentan la discriminación, agregó Irmgard Rehaag.

“Para que en el país se logre una convivencia igualitaria entre hombres y mujeres, debemos eliminar prejuicios basados en estereotipos sobre los roles de género”, concluyó.

Categorías: General