Aún pervive el jaguar en la región de La Chinantla baja: investigadores

  • A través de un trabajo de campo realizado en la localidad de Soledad Vista Hermosa, Oaxaca 
  • Además de este felino, se registró la presencia del puma y de otras 17 especies de mamíferos 
  • El propósito de la investigación es contribuir a su conservación, pues es un animal en peligro de extinción 

Imagen del jaguar captada a través de una cámara trampa

           La Chinantla es una región prioritaria para la conservación, es la tercera selva tropical más grande del país y una de las mejor conservadas

 

Claudia Peralta Vázquez 

 05/03/19, Xalapa, Ver.-Avances de un estudio que realizan integrantes del Instituto de Investigaciones Biológicas (IIB) de la Universidad Veracruzana (UV), en un Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (ADVC) ubicada en la región de La Chinantla baja, confirman la presencia del jaguar y de otras 17 especies de mamíferos medianos y grandes, algunos de los cuales se distribuyen en otras selvas de Veracruz, como Uxpanapa y Los Tuxtlas. 

Arturo González Zamora expuso que esta investigación es financiada con recursos de la convocatoria 2016 del Programa para el Desarrollo Profesional Docente (Prodep), inició a principios de 2017 y se desarrolló en el ADVC ubicada en la localidad de Soledad VistaHermosa, municipio de Santiago JocotepecOaxaca. 

Su propósito ha sido documentar el estado de conservación de la comunidad de mamíferos medianos y grandes para brindar a los pobladores herramientas e información derivada del monitoreo de fototrampeo que les permita implementar mejores estrategias de conservación. 

Por ello, desde 2014 han mantenido contacto con personal de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanpcon los gestores comunitarios de la ADVC.  

Precisó que La Chinantla es una región prioritaria para la conservación, es la tercera selva tropical más grande del país y una de las mejor conservadas. Además, es fundamental para la generación de servicios ecosistémicos, pues un alto porcentaje del agua que fluye hacia la Cuenca del Papaloapan se genera en esa región. 

Detalló que tras la instalación de 25 cámaras trampa se confirmó la presencia de este felino, que había sido reportada como escasa. Este hecho reitera la importancia del estudio y la eficacia de las ADVC en la conservación de especies prioritarias. 

González Zamora, quien es maestro con especialidad en Manejo de Fauna Silvestre y doctor en Ciencias, detalló que en años recientes hubo algunos ataques de jaguar al ganado, pero gracias a la iniciativa de los pobladores y a su visión de conservación, este mamífero no ha sido cazado desde hace 15 años. Incluso la comunidad maneja un fondo interno para indemnizar al propietario del ganado perdido por el ataque. 

Ya no lo cazan, ya entendieron que les conviene más mantener presente en la zona a una especie tan emblemática e importante.” 

De ahí la preocupación por conservar la comunidad de mamíferos y la presencia de grandes felinos como el jaguar y el puma. 

Actualmente trabajan en el proceso de estimar el número de individuos mediante el análisis de imágenes colectadas durante estos meses, ya que la idea del proyecto es obtener esa información para compartirla con los gestores de la ADVC, con personal de la Conanpy con los habitantes de la comunidad, quienes han mostrado interés por conocer esos datos. 

Mediante este proyecto también se pretende saber si el jaguar se mantiene en esta área de conservación, en zonas colindantes o si se dispersan hacia otras selvas para moverse por las montañas de Oaxaca que colindan con Veracruz. “Consideramos que si los jaguares están ahí es porque hay una oferta de alimento muy importante para ellos”.

Estudio realizado por investigadores del IIB confirman la presencia del jaguar en La Chinantla baja

En este sentido, otra parte del estudio consiste en estimar la abundancia relativa de presas que consume el jaguar, lo cual es un indicador de calidad de hábitat. “Esas selvas están en buen estado de conservación pues en ella vive una especie indicadora de calidad del hábitat que no se encuentra en cualquier lugar, el jaguar habita sitios muy conservados donde tiene buena oferta de alimento para mantenerse”. 

Lo anterior representa una enorme ventaja en el sentido de que se trata de una especie amenazada y en peligro de extinción cuya conservación es prioritaria. 

Incluso, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) la tiene listada en la NOM-059 2010, mientras que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza le asigna la categoría “Amenazada”. 

El investigador de tiempo completo del IIB resaltó que en Veracruz hay registros anecdóticos de su presencia en la sierra de Otontepec yen Uxpanapa, en la colindancia con Oaxaca y ChiapasEn la región de Los Tuxtlas, por ejemplo, desde hace muchos años no se detecta. 

En México, los jaguares también habitan las selvas Lacandona y Lacan tun, en Chiapas; Calakmul y Laguna de Términos, en Campeche;Pantanos de Centlam, en Tabasco; y Sian Ka’an, en Quintana Roo. 

En la ADVC también han sido registrados otros mamíferos como: pumas, ocelotes, tigrillos, temazate, pecarí, coatítepezcuintle, oso hormiguero, zorrillo, cabeza de viejo, serete, armadillos, conejos, tlacuaches, ratas arborícolas, zorrillos y marmosas. 

Arturo González precisó que las ADVC son espacios destinados por la comunidad de forma voluntaria para la protección de los recursos naturales y la biodiversidad. Están certificadas por la Conanp, que les proporciona protección federal y asesoramiento técnico. 

Dio a conocer que dentro de la región del Papaloapan se encuentra la Región Prioritaria para la Conservación (RPC) Chinantla, donde se ubican más de 25 ADVC, que en su conjunto protegen hasta 10 mil hectáreas de bosque tropical y con ello una gran biodiversidad. 

Con esto se infiere que si una sola ADVC es hábitat de cerca de 20 especies de mamíferos, las demás podrían ser refugio de muchas más. 

Subrayó que el ADVC empleada para el estudio se encuentra dentro de paisajes con presencia de actividades humanas como la ganadería, cultivos y plantaciones forestales. 

Por esta razón, se enfatiza que el desarrollo de estas actividades debe considerar un enfoque sustentable que permita un buen manejo del paisaje. El objetivo final es favorecer la coexistencia de áreas de conservación como las ADVC en paisajes antropogénicos, ya que estos esquemas de conservación albergan una gran biodiversidad. 

En este trabajo participan: Gary Uriel Carlín Ochoa, estudiante de doctorado del Centro de Investigaciones Tropicales (Citro); Sonia Sánchez López, de la Dirección General del Área Académica Biológico-Agropecuaria; Gerardo Aburto Vásquez, Alvar González ChristenChristian Alejandro Delfín Alfonso, del IIB.

En la ADVC de La Chinantla también se registró la presencia de otras especies de mamíferos