Probióticos, aliados invisibles.

 

En 2017 la Organización Mundial de Gastroenterología revisó la definición y mantiene lo postulado por la FAO y la OMS en 2001, al establecer que los probióticos «son microorganismos vivos que, al ser administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud en el huésped”

Esquema representando distintos probióticos en su viaje a través del aparato digestivo, en particular detalle en el estómago.

El ser humano ha conseguido introducir en su alimentación los probióticos de manera inconsciente desde hace más de 4 500 años con la invención accidental del yogurt (Figura 1).

Los probióticos son pequeños organismos vivos que no podemos ver a simple vista, solo pueden ser observados con el microscopio, pero otorgan un beneficio a nuestra salud cuando son consumidos en cantidades adecuadas. Pueden agregarse a la fórmula de diferentes tipos de productos, incluyendo alimentos, medicamentos y suplementos dietéticos. Las especies de Lactobacillus y Bifidobacterium son las más utilizadas (Figura 2).

Un probiótico debe tener ciertas propiedades por las cuales se diferencia de bacterias que causan enfermedades en el ser humano, las propiedades más importantes para que un microorganismo vivo se denomine probiótico son:

 

  • Un agente probiótico debe mostrar propiedades no patógenas.
  • Capacidad de supervivencia a través del tracto digestivo.
  • Adherencia al epitelio intestinal.
  • Colonización del tracto intestinal.
  • Producción de sustancias antimicrobianas.
  • Adecuada supervivencia (estabilidad) en forma de polvo, líquido o en alimentos.

Para que los probióticos lleven a cabo funciones benéficas en nuestro cuerpo, primero deben iniciar un viaje a través de nosotros. El lugar de inicio de este recorrido es nuestra boca como todos los alimentos, pasan a través de nuestra garganta, estómago hasta llegar al intestino, que es aquí donde instalan su campamento y se alistan para la batalla, “combaten y pelean” por alimento y nutrientes con microorganismos dañinos que ingresan a nuestro cuerpo. Así mismo otra función que ejecutan es ayudarnos a procesar y romper los alimentos complejos que ingerimos y quizá nosotros no seamos capaces de asimilar. Por ejemplo, para el caso de algunas personas que son intolerantes a la lactosa, los probióticos contienen las herramientas químicas para su procesamiento apropiado evitando los estragos generados que les causaría la lactosa, tal como diarrea o inflamación.

Forma y tamaños de las especies de microorganismos benéficos más utilizadas en la fabricación de alimentos con probióticos.

Beneficios nutricionales

Entre los principales beneficios nutricionales aportados por el consumo de probióticos se encuentra la degradación de toxinas, disminución de la acidez estomacal e intestinal favoreciendo el crecimiento de organismos beneficiosos asi como su adhesión a la superficie del intestino, evitando así que microrganismos nocivos se unan y dañen al huésped. De modo que, protegen de enfermedades intestinales como diarreas, disminuyen el estreñimiento debido a que favorecen el aumento de los movimientos intestinales.

Una vez que ya conociste que son y cómo funcionan nuestros pequeños amigos, seguro te preguntarás donde encontrarlos para tenerlos de aliados en tu organismo; y aunque no lo creas están disponibles muy cerca de ti en diferentes presentaciones y costos.

Una forma en que se comercializan nuestros microaliados son en suplementos con presentaciones en forma de pastillas comprimidas o cápsulas. Pero sin duda la forma más accesible y común de encontrarlos es en alimentos fortificados con probióticos, principalmente en bebidas lácteas fermentadas y en el yogurt.

Acciones y efectos de los probióticos sobre la salud

En un artículo publicado en la Revista “Microbiología aplicada y ambiental” perteneciente a la “American Society for Microbiology”, se administró un probiótico llamado Lactobacillus casei BL23, a pequeños ratones con colitis, es decir con la parte del intestino grueso llamado colon en un estado de inflamación. Se encontró que los roedores que ingirieron leche añadido con probióticos disminuyeron sus síntomas de colitis en comparación con aquellos que tomaron leche sin probiótico y otros que recibieron probióticos dentro de una pastilla o cápsula. Los investigadores concluyeron que los productos lácteos constituyen el principal vehículo para los probióticos, esto se debe a que nuestros pequeños aliados la utilizan como alimento para llegar sanos y salvos hasta tu organismo.

Trata de consumir al menos un alimento con probióticos al día, tu cuerpo y bienestar están a tu alcance.

Los probióticos han demostrado un gran beneficio sobre la salud, ayudando a prevenir y mejorar en diferentes afecciones de los seres humanos como, por ejemplo:

Diarreas: Se ha demostrado que el consumo de probióticos ayuda a una disminución de la severidad y duración de las diarreas ya que una de las principales causas que originan esta afección es la disminución de microorganismos “buenos” y aumento de los “malos” por lo que la administración de probióticos permite un aumento de microorganismos “buenos”.

Efectos inmunomoduladores: Los probióticos también ayudan a regular las defensas del cuerpo para prevenir infecciones y controlar el proceso inflamatorio del intestino.

Enfermedad inflamatoria intestinal: Un desbalance del microbiota en el intestino puede generar enfermedades inflamatorias del intestino como colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, dos formas de enfermedad inflamatoria intestinal, por lo cual se recomienda que se consuman probióticos para disminuir el riesgo de desarrollar estas enfermedades.

Estreñimiento: Los probióticos tiene grandes beneficios en el tránsito o movimiento intestinal, numerosos estudios demuestran que la adición de probióticos a bebidas lácteas puede contribuir a disminuir el estreñimiento, afección en la que el número de deposiciones es menor a tres veces por semana.

Versión PDF

*Estudiantes del programa de Maestría en Ciencias en Procesos Biológicos de la Facultad de Ciencias Químicas-UV, Orizaba, Ver.

**Profesor de Tiempo Completo con Especialidad en Inmunología y Biología Molecular, LADISER Inmunología y Biología Molecular, Facultad de Ciencias Químicas-UV, E-mail: aralopez@uv.mx

Este articulo forma parte de los productos derivados del Proyecto Educativo Innovador del curso de Biología Celular (PEI 2019) del programa de Maestría en Ciencias en Procesos Biológicos.