ONICOFAGIA EN ADULTOS  (Costumbre de comerse las uñas)

 

013-CYL-ONICOFAGIA-TÍTULO

María Viridiana Torrijos Valencia*

Wulfrano Sánchez Meraz**

Jairo Mariel Cardenas**

Francisco Gutiérrez Cantú**

Humberto Mariel Murga**

 

En la actualidad los seres humanos, debido al estrés y la tensión del mundo moderno, hemos adquirido malos hábitos que desplegamos sin darnos mientras realizamos nuestras actividades diarias.

La mayoría de las veces dichas costumbres comienzan desde la infancia y continúan a través de los años hasta llegar a la edad adulta, funcionando como un mecanismo para descargar la energía sobrante durante el día.

Identificar de manera oportuna

En lo que a malas prácticas bucales respecta, éstas pueden acarrear serios problemas a quien las presenta. En razón de ello es que profesionales de la salud como odontólogos generales, ortodoncistas, psicólogos, psiquiatras, deben examinar a cabalidad a sus pacientes para identificarlas de manera oportuna y sean atendidas correctamente.

Una de las más comunes es la onicofagia, del griego onyx (uña) y phagein (comer), definida como la manía de comer o morderse las uñas con los dientes, provocando daños en los dedos, dientes y las uñas mismas, causando infecciones y dando un aspecto desagradable a las manos.

La punta del iceberg

En ocasiones es sólo una rutina mal adquirida, pero a veces también es el síntoma de perturbaciones mayores como el trastorno de ansiedad generalizada, enfermedad que requiere de atención psicológica especializada.

Lo más importante para desprenderse de un hábito así es tener la convicción de querer hacerlo. Debe hacerse consciente que una costumbre de este tipo se activa cuando atravesamos un episodio de estrés o depresión, brindándonos una sensación placentera que ayuda a contrarrestar tal evento; no obstante, es forzoso ponerla en perspectiva frente a las motivaciones y los beneficios que proporcionaría el abandonarla.

013-CYL-ONICOFAGIA-BALAZO 02

Estar alerta

Establecer una fecha límite para eliminarla totalmente resulta de gran utilidad, complementando esto con actitudes autocríticas tales como reconocer que las manos lucen descuidadas posteriormente a morderse las uñas, además de afectar la salud.

Si alguien manifiesta una actitud depresiva constante o el estrés lo domina la mayor parte del tiempo, lo que requiere es ponerse en alerta y tratar de controlar los impulsos que lo conducen una y otra vez a esta práctica nociva.

Al principio será difícil, claro, pero poco a poco se irá dando cuenta que si se lo propone puede concretarlo. En caso de no lograrlo es recomendable buscar ayuda psicológica profesional, porque una manía de estas características acaso sea difícil atacar por cuenta propia.

 Secuelas

Cuando la situación es leve las consecuencias sólo son cosméticas, en tanto que lo único afectado realmente es el aspecto, resultando descuidado. En los casos más severos las uñas terminan muy dañadas y es posible manifestar las siguientes alteraciones:

  • Lesiones en las cutículas.
  • Deformación de las uñas.
  • Deformación de las articulaciones de los dedos.
  • Paroniquia (infección bacteriana o micótica en la piel situada alrededor de las uñas que aparece hinchada y enrojecida, puede llegar a ser crónica).
  • Complicaciones dentales y de la articulación temporomandibular.
  • Malestar psicológico, pues los afectados llegan a sentirse avergonzados de la apariencia de sus uñas, que suele ser juzgada socialmente de modo severo si es desagradable.013-CYL-ONICOFAGIA-BALAZO 01

Recomendaciones

Hoy en día es bastante común observar onicofagia en individuos de toda índole, sin embargo padecerla no resulta saludable en modo alguno, de ahí que se han generado diferentes terapias para desprenderse de ella. Nosotros recomendamos llevar a cabo lo siguiente:

  • Cuidar las uñas: limarlas, pintarlas, colocarles algún esmalte transparente; asimismo, dejarlas crecer o recurrir a una sustancia con sabor desagradable para untárselas, de manera que nos alerte ante la conducta repetitiva.
  • Retirar la mano de la boca en cuanto se percibe el deseo de morder y ocuparla en alguna otra cosa.
  • Identificar las situaciones que inducen el comportamiento obsesivo e intentar neutralizar el estímulo.
  • Acudir con un psicólogo o psiquiatra para atacar el problema frontalmente.

 

Descargar versión impresa

*Medico Estomatólogo egresado de la Facultad de Estomatología, Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Correo: mtvmodel@hotmail.com

**Catedráticos de la Especialidad en Ortodoncia y Ortopedia Dentomaxilofacial, Facultad de Estomatología, Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Edición: Eliseo Hernández Gutiérrez

Ilustración: Francisco J. Cobos Prior

Dir. de Comunicación de la Ciencia, UV

Correo: dcc@uv.mx