Introducción

5Segunda-foto-de-la-introducción (Copia en conflicto de Leticia Deniss Hernández Saldaña 2013-06-13 (1))

El planteamiento y el proceso de resolución de problemas, en tanto que estrategias didácticas, han dado lugar a diferentes propuestas. Por ejemplo, el Aprendizaje Basado en Problemas, propuesto en los años 60 por la Escuela de Medicina de la Universidad McMaster (Canadá). Se trata de una propuesta educativa innovadora que se caracteriza por un aprendizaje centrado en el estudiante; promoviendo que éste fuese significativo, además de desarrollar una serie de habilidades y competencias indispensables en el entorno profesional de ese entonces.

El camino que toma el proceso de aprendizaje convencional se invierte al trabajar con un método de aprendizaje basado en problemas. Tradicionalmente, primero se expone un determinado contenido de alguna asignatura y posteriormente se busca su aplicación en la repetición de ejercicios semejantes a los presentados por el profesor.

6-Tercera-foto-de-la-introducción

En cambio, el método de aprendizaje basado en problemas, encuentra en el planteamiento de un problema, la motivación que lleva a identificar las necesidades de aprendizaje. Posteriormente, se busca la información necesaria y finalmente se regresa al problema. El Aprendizaje Basado en Problemas (ABP) se ha erigido como uno de los métodos de enseñanza-aprendizaje que actualmente forman parte de la práctica docente en instituciones de educación superior de alto prestigio. El éxito observado inicialmente en el área de medicina, dio lugar a su aplicación en áreas diversas del conocimiento.

El aprendizaje basado en problemas (ABP) suele confundirse con la resolución de problemas matemáticos. Lo segundo, ha estado presente desde la antigüedad, pero no se había utilizado como un método para el aprendizaje de la matemática. Este método de enseñanza ha probado ser un medio efectivo para el desarrollo del pensamiento matemático (conjeturar, generalizar, particularizar, abstraer, desarrollar estrategias heurísticas, etc).

7-Cuarta-foto-de-la-introducción

El desarrollo del pensamiento matemático ha evolucionado cualitativamente, a la par con la transición de una sociedad industrial a una sociedad del conocimiento. En la actualidad, la acumulación de conocimiento en todas las áreas es tal, que resulta imposible aprenderlo todo. De ahí que uno de los objetivos más valorados actualmente sea el de formar a los estudiantes para que agreguen a su rol como estudiantes, los calificativos de autónomos, independientes y auto regulados, capaces de aprender a aprender.

Como menciona Díaz Barriga (1999), “en la actualidad parece que, precisamente, lo que los planes de estudio de todos los niveles educativos promueven, son aprendices altamente dependientes de la situación instruccional, con muchos o pocos conocimientos conceptuales sobre distintos temas disciplinares, pero con pocas herramientas o instrumentos cognitivos que les sirvan para enfrentar por sí mismos nuevas situaciones de aprendizaje pertenecientes a distintos dominios y útiles ante las más diversas situaciones». El pensamiento matemático puede proveer tales herramientas lo que a su vez, permite superar un estancamiento acaso involuntario.    

8-Quinta-foto-de-la-introduccion1 Si  lo que se pretende es conseguir un aprendizaje significativo, éste ha de estar basado en los esquemas propios de los estudiantes y no en un aprendizaje memorístico, existen dos alternativas: aprendizaje por recepción o bien aprendizaje por descubrimiento. Si  convenimos en que los alumnos no sólo deben aprender conceptos, sino procedimientos y estrategias generales entonces hemos de inclinarnos hacia el aprendizaje por descubrimiento.