Fundamento del programa

 

Institución que lo propone: Universidad Veracruzana

Diploma que se otorga: Maestro (a) en Ciencia Animal

Orientación del programa: Investigación

Duración máxima: 2 años

Modalidad: Escolarizado

Total de horas: 64 H/SEM/MES

  • 36 Teoría 
  • 28 Práctica 

Total de créditos: 100 créditos

Misión

Formar profesionales de excelencia, con valores competitivos, críticos, analíticos y comprometidos éticamente con el campo de la ciencia animal, para producir alimentos inocuos, salvaguardar la salud animal y pública, promover el bienestar animal y la sustentabilidad, y difundir y transferir tecnología.

Visión

Programa educativo líder en los ámbitos regional, nacional e internacional, por su calidad académica, acreditada y certificada en los diversos campos de la Ciencia Animal.

Metas

  • Favorecer la consolidación del Núcleo Académico Básico (NAB) asegurando por lo menos el 80% de los profesores en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y mantener el 100% de los que ya se encuentran en el SNI.
  • Incrementar 20% la producción científica de los integrantes del NAB con la publicación de al menos un artículo al año por cada profesor, y a los estudiantes estimularlos a presentar al menos una ponencia o cartel en foros académicos reconocidos a nivel regional, nacional e incluso internacional.
  • Alcanzar y mantener al menos el 80% de eficiencia terminal del programa por cohorte generacional.
  • Aumentar en 20% el número de convenios y/o cartas de intención con diversas instancias y organismos de los sectores público y privado, con el propósito de enriquecer la formación, práctica y ejercicio profesional de los estudiantes de la MCA.
  • Trabajar en los diferentes indicadores para alcanzar el nivel de consolidación del programa dentro del Padrón Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) de CONACYT.

 

Objetivos

Objetivo General:

  • Formar recursos humanos en ciencia animal que, mediante la aplicación del método científico, desarrollen investigación, analicen e integren información, generen y difundan conocimiento original, con competencias que aporten soluciones a los problemas en las áreas de la producción, la reproducción y biotecnología animal, la salud, inocuidad y calidad agroalimentarias, de especies domésticas y silvestres.

 

Objetivos Particulares:

  • Generar conocimiento sobre tópicos reproductivos, productivos, de bienestar y de adaptación al medio en especies domésticas y silvestres.
  • Generar conocimientos sobre tópicos de sanidad animal, inocuidad y calidad agroalimentaria.
  • Formar recursos humanos con habilidades y conocimientos que les permitan construir estrategias para conducirse con ética profesional, procurar el manejo adecuado de los animales y el bienestar de la sociedad.

 

Justificación

Problemática

La principal característica de la educación superior en la actualidad es su capacidad innovadora, condición que no solamente define su pertinencia y calidad, si no que establece la forma en la que debe desarrollarse el proceso cognitivo, las oportunidades de adopción de métodos basados en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la racionalización de la complejidad de los eventos que conforman los nuevos saberes y la formación de personas defensoras de la equidad, los derechos elementales, la responsabilidad, así como su capacidad de integración a sociedades igualmente responsables y eficientes en su quehacer profesional.

Para alcanzar lo anterior se debe de contar con grupos de trabajo coordinados que propicien el desarrollo de espacios adecuados para la formación de competencias profesionales ligadas a la producción científica relevante, al conocimiento innovador y a la capacidad de transferirlo a sus beneficiarios.

Bajo estas premisas, el Plan de Estudios de la MCA que ofrece la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Veracruzana (FMVZ-UV), atiende las problemáticas que generan la necesidad de contar con procesos de producción de alimentos y mercancías de origen animal que satisfagan el cumplimiento de normas de clase internacional que determinan las posibilidades de participación exitosa de los productos pecuarios veracruzanos en los mercados tradicionales y renovados, característicos de los espacios de comercialización vigentes.

 

Contexto socioeconómico

De acuerdo con el reporte de las tendencias financieras (Multiva, 2013), en México las exportaciones totales promediaron en el año una cifra ligeramente por arriba de los mil millones de dólares diarios, superior en más de dos veces a la registrada en 2000 y algo más de 7 veces que la de 1993, año previo a la entrada en vigor del TLCAN, en tanto que el coeficiente de la suma de las importaciones al Producto Interno Bruto (PIB), una medida del grado de apertura de la economía (63.3%), coloca a México como uno de los países más abiertos del mundo; sin embargo, la participación del sector agropecuario en esta tendencia se ve inhibida por la calidad final de los productos y subproductos pecuarios.

Para el año 2012 la producción agrícola, forestal y pesquera en México tuvo un incremento medio anual de 6.5% en los tres primeros trimestres, superior al crecimiento del PIB nacional de un 3.8% para este mismo año (CEPAL, 2012).

En México, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL, 2014), el crecimiento de la población en condiciones de pobreza pasó de 53.3 millones en el 2012 a 55.3 en el 2014, lo que representa el 46.2 % del total nacional. En virtud de estas cifras se ha creado el Sistema Mexicano de Innovación Agroalimentaria, con la finalidad de lograr la mejora en la transferencia de la tecnología agropecuaria que se genera en las Instituciones de Enseñanza Superior (IES) del país relacionadas con el sector. En el sistema de innovación el foco de atención se desplaza de la investigación y la oferta tecnológica hacia la innovación en sí; es decir, hacia aquellos factores que determinan la utilización efectiva de los saberes; además, integra la investigación y por tanto, la generación de conocimiento, e incorpora su difusión y gestión.

Para el caso del estado de Veracruz, en el Plan Veracruzano de Desarrollo (PVD) 2011-2016 en su sección IV-2 se destaca la vocación pecuaria del estado, ya que el 48% de su territorio está dedicado a actividades en el ramo, entre las que destacan la avicultura, la ganadería bovina y el liderazgo nacional en la producción de carne, leche, pollo, cerdo y miel.

Con base en lo anterior, el PVD se ha planteado, entre otros objetivos: a) incrementar la productividad con criterios de sustentabilidad, b) impulsar una actividad dinámica que permita mejorar las condiciones de vida de la población rural, c) aprovechar el potencial hídrico para incrementar la productividad y la producción, d) fomentar el uso de tecnologías de vanguardia con paquetes tecnológicos por microclimas, e) potencializar la producción del sector pecuario veracruzano, f) explotar el potencial bioenergético de Veracruz, g) promover la agroindustria y los biocombustibles con criterios sustentables, h) impulsar programas de combate a la pobreza mediante el aumento de la productividad, el desarrollo económico, financiero y comercial del sector, i) promover e impulsar la economía regional mediante sistemas–producto idóneos, j) propiciar y promover el desarrollo de proyectos territoriales, utilizando los recursos naturales y privilegiando la conservación del medio ambiente, así como propiciar asesoría, capacitación, asistencia técnica y demás servicios necesarios para incorporar a los campesinos al desarrollo económico y social, empleando como estrategia tres ejes rectores que ordenarán las acciones para impulsar el desarrollo del campo veracruzano: mejora sustancial de la productividad, mayor competitividad y mayor integralidad en los procesos productivos.

En este mismo PVD, la sección IV-6 indica que las políticas públicas en materia de desarrollo económico y social consideran un programa de vanguardia para la aplicación del conocimiento, enfocado en resolver problemas que afectan e inhiben el desarrollo, considerando criterios objetivos de evaluación bajo la prospectiva de un horizonte mínimo de 25 años. El mismo documento admite que Veracruz presenta innegables dificultades en su entorno: creciente expulsión de su población económicamente activa, pérdida acelerada del capital biótico, una economía agropecuaria basada en monocultivos de subsistencia y ganadería extensiva sin valor agregado, y recursos no renovables con inversión marginal como el petróleo. Por tanto, las actividades de mayor peso relativo en el PIB de Veracruz (sector agropecuario, turismo y extracción petrolera) son sectores con una aportación de innovación o de generación y aplicación de conocimiento mínima. En esta sección se hace énfasis en que la entidad dispone de valiosos recursos en materia de infraestructura y capital humano de elevada calidad, que pueden traducirse en un desarrollo acelerado, por medio de una aplicación adecuada del conocimiento para la solución de problemas que afecten o inhiben el desarrollo del estado.

Aunado a esto, es preocupación de la sociedad veracruzana la conservación de sus espacios naturales y especies animales nativas, amenazados por políticas inadecuadas de desarrollo y un clima cambiante, así como la renovada presencia de enfermedades emergentes y reemergentes en los animales que demandan reforzar los estudios con un sentido de prospectiva que privilegie la medicina preventiva desde el enfoque de la salud pública. Es de igual preocupación la inocuidad de los alimentos en lo que participan las novedosas tecnologías alimentarias, así como el empleo de biotecnologías en la reproducción y el mejoramiento genético de los animales, considerando en todos los casos el bienestar animal y la bioética como ejes que fundamenten su accionar.

 

Impacto de la Ciencia Animal

En el área de la Ciencia Animal, la formación de recursos humanos y la generación y aplicación del conocimiento se caracterizan por un pensamiento tendiente a la especialización en disciplinas tales como nutrición, mejoramiento genético, reproducción, impacto ambiental, medicina preventiva, etc., en lugar de la integración del pensamiento (Kunkel y Hagevoort, 1994), lo que conduce en la mayoría de los casos al desarrollo de tecnologías poco apropiadas para las condiciones ambientales del trópico, que resultan de pobre impacto para solucionar los problemas estructurales del sector agropecuario, y que en ciertos casos incluso los agudizan.

Por ello, este programa de MCA tiene como meta la integración de las disciplinas, en particular bajo un enfoque de investigación, para que a través del conocimiento y aplicación del método científico, y de las interacciones biológicas, productivas, sanitarias, sociales e incluso económicas, políticas e institucionales se logre el entendimiento de las cadenas productivas contempladas en los sistemas producto–especie, en concordancia con la Ley Federal de Desarrollo Sustentable en México, para que de esta forma se pueda identificar, evaluar y modificar el diseño para la implementación de nuevas formas de producción que sean sustentables, amigables con el medio ambiente y que permitan optimizar los recursos naturales y los propios sistemas producto–especie. Por su efecto en la salud, la calidad e inocuidad de los productos y subproductos de origen animal tienen gran relevancia debido a que las zoonosis se han incrementado en los últimos años como consecuencia de la emergencia de nuevas enfermedades, del cambio climático, del carácter internacional de la producción animal y la distribución de alimentos, de los factores demográficos, y de la adaptación de los agentes patógenos a nuevas condiciones ecológicas (Flores et al., 2006).

Las zoonosis de mayor importancia son rabia, leptospirosis, brucelosis, tuberculosis, encefalitis equina y fiebre aftosa, pues sus efectos negativos son muy extensos porque causan alta morbilidad y mortalidad en el hombre y los animales. Roses escribió “Su impacto económico se refleja en pérdida de la labor productiva, reducción en el número de turistas que visitan áreas afectadas y en la producción de alimentos; así también, causan la muerte de los animales afectados y restricciones en los tratados internacionales. Por esta razón las zoonosis pueden afectar de forma muy seria la economía de un país, con repercusiones en la salud de la sociedad”.

El desarrollo de investigación en ciencia animal tiene como finalidad generar y diseminar conocimientos para mejorar la producción animal, preservar y restaurar la salud de los animales, evitar la transmisión de las enfermedades hacia la población humana, además de procurar el aumento y calidad de productos y servicios de especies domésticas y de las no convencionales. Por lo anterior, la MCA tiene como finalidad formar y desarrollar recursos humanos de alta capacidad científica y tecnológica en el área de las ciencias veterinarias, siendo las líneas de impacto de este programa las siguientes:

– Salud, inocuidad y calidad agroalimentaria. Creación de estrategias y de conocimiento para el análisis e integración sobre la epidemiología de las principales zoonosis y otras enfermedades infecciosas en animales domésticos y de vida libre y las medidas que permitan frenar su transmisibilidad, la bioseguridad, la promoción de la salud, la quimioprofilaxis, las medidas cuarentenarias, el diagnóstico precoz, la higiene y la salud pública. Así mismo, sobre la sanidad e inocuidad microbiológica y química de los alimentos de origen animal, naturales y procesados, a fin de garantizar su calidad mediante formas de producción más segura y que son aptos para el consumo humano mediante la estimación del riesgo, en beneficio de los productores, los consumidores y la industria.

– Bienestar, Comportamiento y Producción Animal. La optimización y gestión de los sistemas de producción animal, tomando en cuenta el mejoramiento de la calidad e innovación tecnológica, traducida en la formación integral de recursos humanos y la realización de investigaciones aplicadas en toda la cadena de producción, mediante la generación de proyectos de investigación que permitan optimizar la cadena de producción animal de manera sustentable. La aplicación de tecnologías viables para mantener la salud y elevar la eficiencia de la producción animal, coadyuvando en el desarrollo del individuo y sus comunidades, además de la creación y generación del conocimiento sobre el bienestar animal y su relación con el comportamiento y/o la producción en animales domésticos y silvestres, a fin de lograr una mejor convivencia con el humano y su manejo sustentable, en beneficio del hombre, de los propios animales y del medio ambiente.

– Biotecnología Y Electrónica Aplicada a la Ciencia Animal. La aplicación de herramientas de electrónica y biotecnología para la formación de recursos humanos permite dar respuesta de manera sostenible e inteligente a los retos relacionados con las bases biológicas que sustentan la producción y salud animal, así como la seguridad agroalimentaria, la calidad e inocuidad de los alimentos. Así mismo, se contribuye a la resolución de los problemas ambientales desde el conocimiento de la naturaleza como origen o destino de estos problemas, a través de la unión de disciplinas tales como la biotecnología y electrónica, con sus procesos y herramientas (fisiología, electrofisiología, biofísica, ingeniería genética, metagenómica, proteómica, metabolómica, biocinética, meteorología y ecología, entre otras). La biotecnología según la OCDE (2002) se define como “la aplicación de la ciencia y la tecnología en organismos vivos, sus productos o modelos, para alterar materiales vivos o muertos para la producción de conocimiento, bienes y servicios”. La aplicación de estas disciplinas al desarrollo de la ciencia animal, aunque en crecimiento, aún es insuficiente; por ello, es indispensable adquirir nuevos conocimientos sobre estas áreas de la ciencia, con especial énfasis en su impacto en la sociedad y mejora de la alimentación y de la salud humana.

 

Avances en la disciplina

Las nuevas biotecnologías en la ciencia animal se orientan hacia un mejor aprovechamiento de la actividad de producción como fuente de alimentos para el ser humano. Su ámbito principal de competencia es la optimización y gestión de los sistemas de producción animal, y en este contexto, destacan los ejes de acción en torno al mejoramiento de investigación aplicada a toda la cadena de producción, incluyendo la industria de carnes y el desarrollo de nuevos alimentos proteicos.

En esta área se han presentado grandes avances para mejorar los procesos productivos, disminuir el efecto de las enfermedades en los animales y generar estrategias para tener una producción animal sustentable. En el estado de Veracruz existen varias instituciones de investigación que han contribuido a mejorar las condiciones de los sistemas de producción animal y los efectos de la intensificación de la ganadería sobre el bienestar, la salud animal y el impacto al ambiente.

 

La biotecnología pecuaria en México

Desde la última década, la gran avalancha de innovación en el campo de la biotecnología ha demostrado ser una herramienta viable para aprovechar el potencial innato de los organismos vivos como un recurso para solventar las demandas alimentarias. Sin embargo, en México históricamente la asignación y distribución de recursos (principalmente gubernamentales) para el desarrollo de la biotecnología ha dependido de evaluaciones llevadas a cabo por grupos académicos o de la iniciativa privada, lo que ha definido la situación de las diferentes áreas en el aumento de la productividad y competitividad de los mercados.

Con resultados de evaluaciones llevadas a cabo entre 1980 y 1990, se ha apoyado la aplicación de la biotecnología para el desarrollo de productos de fermentación, producción de leche y derivados, cereales, vinos y licores. También se han apoyado biotecnologías dirigidas a la producción de biológicos, antibióticos, enzimas, aminoácidos y tratamiento de efluentes. No obstante, el área pecuaria no ha sido considerada como prioritaria para el desarrollo de las herramientas biotecnológicas.

En el año 2002 se publicó un estudio financiado por el CONACYT, en el que investigadores expertos realizaron una serie de actividades enfocadas a determinar el estado actual de la biotecnología en México. El tipo de biotecnología descrita como prioritaria fue aquélla enfocada al análisis de los genomas, como base del conocimiento de la diversidad genética para la explotación dirigida y sustentable de la gran cantidad de recursos naturales con que cuenta México.

En dicho estudio se determinó que el sector pecuario es una de las áreas con menor número de grupos académicos enfocados al desarrollo de proyectos de Investigación o de transferencia de tecnología. Además, se destacó la participación de algunas dependencias, en las que las principales áreas de estudio son el mejoramiento genético y la sanidad animal mediante la optimización, desarrollo y aplicación de nuevas herramientas de diagnóstico molecular.

A partir de entonces, el desarrollo de la biotecnología genómica ha sido promovido como una realidad necesaria en México; entre sus objetivos se encuentra el desarrollo, establecimiento e implementación de técnicas y métodos moleculares en beneficio de los sistemas pecuarios, como el sistema de producción de carne, el cual, con un crecimiento de 2.3% anual, requiere de fomento para el mejoramiento de los hatos ganaderos.

La biotecnología genómica y el conocimiento de las herramientas moleculares pueden ayudar a la ganadería, al mejoramiento en la producción y calidad de sus productos y a exponer algunas perspectivas de aplicación para los sistemas de producción. Una de las mayores ventajas de la tecnología genómica es la posibilidad de obtener resultados en un menor lapso de tiempo, comparado al que se demora con las técnicas de selección tradicional, ya que los marcadores genéticos son indicadores químicos que reconocen el ADN a través de una prueba inmediata, con mayor certeza que las técnicas tradicionales.

Con el uso de marcadores genéticos específicos para la identificación genómica y con el posterior análisis de datos bioproductivos, los médicos veterinarios podrán sumar a su asesoramiento las herramientas de selección animal más precisas. Esto les posibilitará orientar al productor sobre estrategias de mejoramiento de su hato, con el objetivo de hacerlo más productivo, ya que hoy es posible identificar a los animales que mejor se adapten a los parásitos o a los efectos ambientales (estrés calórico), para que sean utilizados en la reposición del hato y apliquen una presión de selección sobre los animales menos resistentes.

 

Avances en la producción animal

En la actualidad ocurren cambios científicos y tecnológicos que tienen gran impacto en los modelos de producción, transformación, sanidad, inocuidad, preservación del medio ambiente y comercialización de los productos de origen animal. Algunos ejemplos de lo anterior son:

a) En el área de biotecnología pecuaria se identifican los avances siguientes: un refinamiento en la técnica de inseminación artificial y su uso más generalizado; disminución en costos de la transferencia de embriones al hacer más accesible su utilización en la industria pecuaria; desarrollo científico y tecnológico de la fertilización in vitro, sexado de semen y de embriones, mismos que comienzan a aplicarse a nivel comercial; desarrollo acelerado de la genética molecular, la cual comienza a tener aplicaciones como la identificación de marcadores genéticos para genes con efectos mayores, la determinación de la paternidad, la evaluación de distancias genéticas entre grupos genéticos y la evaluación genómica, entre otras.

b) En el área de la salud, la seguridad e inocuidad de los alimentos de origen animal tiene particular relevancia debido al papel que juegan en la transmisión de las zoonosis, mismas que han tendido a incrementarse a gran escala en los últimos años. Además, se ha dado la emergencia de nuevas enfermedades debido al cambio climático, la internacionalización de la producción animal y la distribución de alimentos, la explosión demográfica, el fenómeno migratorio en América y Europa, y la adaptabilidad que han desarrollado los agentes etiológicos a estas nuevas condiciones ecológicas. Es debido a esto la popularidad y el desarrollo que han alcanzado biotecnologías como la reacción en cadena de la polimerasa, las pruebas de fijación primaria (ELISA, RIA, inmunofluorescencia, inmunoperoxidasa, aglutinación pasiva, cromatografía de gases, etc.), que han rebasado las expectativas de las de fijación secundaria utilizadas hasta finales del siglo pasado (aglutinación, precipitación y fijación del complemento), y revolucionado las de fijación terciaria que casi se consideraban obsoletas (transformación blastoide, inhibición de la migración, suero–neutralización y modelos de infección, entre otras). Así mismo, el control y erradicación de las principales zoonosis como rabia, leptospirosis, brucelosis, tuberculosis, encefalitis equina y fiebre aftosa, se han convertido en una prioridad internacional, porque aún son responsables de alta morbilidad y mortalidad en el hombre y los animales, tienen alto impacto económico negativo en la producción de alimentos y son responsables de restricciones en los tratados internacionales. Por esta razón, los desarrollos científicos y tecnológicos para prevenir las zoonosis son indispensables en la actualidad, porque afectan de forma muy seria la economía de un país y tienen repercusiones en la salud de la sociedad.

c) En el área de la biotecnología, la electrónica aplicada a la ciencia animal ha provocado cambios en las tecnologías de los sistemas de comunicación y computacionales, lo que ha llevado a mejoras en el manejo de los sistemas de producción animal y su interrelación con los demás eslabones de las redes de valor agregado. Por otra parte, el consumidor cada vez demanda más productos inocuos, de calidad, producidos sin causar deterioro ambiental y con el cuidado del bienestar de los animales.

Texto completo: Plan de estudios MCA actualización (2016)

Texto completo: Resumen del Plan de estudios de la Maestría en Ciencia Animal (2013)

Pertinencia, cobertura y evolución del programa.

El programa educativo (PE) de la MCA ha basado sus expectativas de éxito en el trabajo colegiado incluyente que refleja la filosofía sustantiva de la UV: generar conocimiento para su distribución social. Lo anterior, es para dar respuesta a demandas globales como el hambre crónica (FAO, 2013 http://www.fao.org/index_es.htm). Parte de la respuesta a esta situación es la atención a problemas locales, mediante la mejora de la calidad y precio final de productos alimenticios como carne y leche, y mediante el establecimiento de programas que conduzcan a una política alimentaria integral que permita mejorar la nutrición de las personas en situación de pobreza (SEDESOL, 2013, http://www.2006-2012.sedesol.gob.mx). Se manifiesta de forma importante en regiones donde el programa de Maestría en Ciencia Animal tiene influencia, tales como el suroeste de México, Centroamérica y Sudamérica, lo que refleja su trascendencia y contribuye a definir su cobertura. En sus inicios en enero de 1997, el Programa Educativo fue planeado para ser integrado al Padrón Nacional de Posgrados del Conacyt como Maestría en Ciencia Animal Tropical, siendo evaluado en 1999 por el CONACYT, quien recomendó reestructurar el programa. Éste volvió a matricular alumnos en 2001 con un programa modificado denominado Maestría en Ciencia Animal, lo que le permitió acceder al PIFOP en el año 2002 y tener becas para estudiantes hasta el 2005, cuando se perdió este beneficio. Posteriormente, se reestructuró el PE con el actual modelo PNPC para el período 2008 al 2013 y se dieron cambios en el NAB de la MCA en el 2007, teniendo una evaluación intermedia en el 2011, a partir de la cual se decidió reestructurar el PE y en consecuencia elaborar un nuevo plan de estudios de la MCA con orientación a la investigación el cual inició operaciones en el 2014 (generación 2014 – 2016). Éste incluye dos cursos del área básica disciplinar (Estadística General y Diseños Experimentales), 10 cursos del área de investigación (cuatro seminarios, cuatro talleres de tesis y dos cursos de comunicación científica) y cuatro del área terminal (EE optativas principalmente de las áreas afines a las LGACs). Para elaborar este nuevo plan de estudios de la MCA se realizaron dos cursos-taller con los profesores del NAB y externos en enero 2011 y octubre 2012, cada uno de 25 horas y avalados por el PROFA de la Dirección General de Desarrollo Académico e Innovación Educativa de la UV. Por otro lado, la evolución de la matrícula del programa ha sido estable los últimos años, teniendo un promedio de 19 estudiantes. La eficiencia terminal de la generación 2012 – 2014 fue del 73.33% pues ingresaron 15 alumnos y se titularon 11; en la generación 2013 – 2015 la eficiencia terminal fue del 80% pues se titularon 4 estudiantes de 5 que ingresaron, en la generación 2014 – 2016 la eficiencia terminal fue del 75% al titularse 12 de 16 que ingresaron, en la generación 2015 – 2017 la eficiencia terminal fue del 83.33% al titualrse 5 de 6 alumnos que ingresaron, en la generación 2016 – 2018 la eficiencia terminal fue del 83.33% al titularse 10 de 12 alumnos que ingresaron, en la generación 2017 – 2019 se pretende tener una eficiencia terminal del 85% al titular 17 de 20 alumnos que ingresaron y por ultimo la generación 2018 – 2020 se pretende titualr al 100% al titular a 9 de 9 alumnos que ingresaron. Por otro lado, el tiempo promedio para la obtención del grado en estas generaciones fue 2.15 años. Por tanto, dado que el promedio general de titulación para las generaciones antes del 2012 fue de 2.68 años, el NAB de la MCA implementó medidas para incrementar estos indicadores, tales como tutorías personalizadas, calendarización de actividades para el desarrollo de la tesis, registro de la presencia de los estudiantes por al menos 8 horas diarias para realizar las diferentes actividades requeridas por la MCA y su proyecto de investigación. Como resultado de estas medidas implementadas, la eficiencia terminal se ha mantenido dentro de los indicadores solicitados para programas en PNPC y el tiempo de titulación se ha reducido de 2.6 a 2.1 años.

Plan de estudios de la Maestría en Ciencia Animal (2013)