Historia de la Facultad

Antecedentes *

Cuando en 1973, Roberto Bravo Garzón asumió la rectoría de la Universidad Veracruzana tuvo la intención de hacer de las artes un medio para la transformación de la sociedad veracruzana. En este llamado “Magno proyecto” se contemplaron las siguientes acciones: revivir las tradiciones, ofrecer productos de arte en todo el estado, trascender a nivel nacional e internacional generando productos de indiscutible valor y asegurar la educación artística formal y no formal*. Es en el marco de esta última acción como surge, en 1976, la Facultad de Teatro.

Los antecedentes más cercanos de formación teatral profesional en México, se remontan a 1946 con la fundación de la Escuela de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), aunque éste se crea formalmente un año después. El INBA nombró representantes en las capitales de los estados de la federación, y en algunos de ellos se abrieron escuelas filiales. El estado de Veracruz se benefició de esta política dando lugar a la primera escuela de arte teatral en el seno de la Universidad Veracruzana. Entonces es en 1952 cuando se crea formalmente el Teatro Universitario; es este acontecimiento el que marca el hito de la presencia del teatro con el estreno de Moctezuma II de Sergio Magaña el día 4 de Abril de 1953, en el Teatro Hidalgo de Xalapa, hoy conocido como J. J. Herrera, a cargo del Taller de Nuevo Teatro conducido por el director de dicha puesta en escena, el maestro Dagoberto Guillaumin. Tras este éxito, se logró un convenio entre el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Universidad Veracruzana para la apertura de la Escuela de Teatro, siendo nombrado director el propio maestro Guillaumin. La escuela funcionó entre 1953 y 1956.

Tuvieron que pasar dos décadas para que resurgiera la actividad formativa gracias a la amplia visión del Dr. Bravo Garzón. El diseño de su currículo, que planteaba la formación de un actor “versátil” con dedicación de tiempo completo, fusionó la experiencia de las escuelas europeas, destacando la de Polonia, con los contenidos tradicionales de las escuelas de México: el Colegio de Literatura Dramática y Teatro de la UNAM fundado en 1959 y la Escuela de Arte Teatral del INBA.

Los ojos de la comunidad teatral, como ha dicho Elka Fediuk, estaban puestos en el ambicioso proyecto desarrollado en una ciudad culta, pero exenta de la industria del espectáculo y rodeada sólo por la tradición universitaria.

Planes de estudio

Desde su fundación la Facultad ha pasado por varias etapas y por cambios de planes de estudio en tres ocasiones, con un proyecto emergente entre 1985 y 1986.

Es importante señalar que la Facultad de Teatro, junto con la Licenciatura en Arte Dramático de la Universidad Autónoma del Estado de México, creada en 1986, fueron las iniciadoras del diálogo entre la comunidad académica de las Escuelas Superiores de Teatro del país, al organizar los días 13 y 14 de marzo de 1989 en Toluca, Estado de México, el Primer Congreso Nacional de Enseñanza Superior del Teatro. Por primera vez estaban sentadas a la mesa de diálogo las cuatro carreras superiores de teatro existentes en aquel entonces, para enfrentar los problemas comunes y buscar estrategias para superarlos.

En 1989, el maestro Dagoberto Guillaumin se integró como director de la Facultad, casi tres décadas después de que fuera titular de la escuela pionera. La comisión académica elaboró el Plan de Estudios 1990, vigente hasta 1999 y que disminuyó los contenidos y redujo las horas de  entrenamiento, con el propósito de ajustar la carrera a ocho semestres y a medio tiempo (30hrs. /semana). Así mismo, se cambió el título de Licenciado en Teatro con opción en Actuación, por el de Licenciado en Teatro; la formación actoral permaneció como eje de la carrera y se conservó la estructura del currículo inicial reduciendo el proyecto de “actor versátil” a técnicas y poéticas en el proyecto de “actor formado bajo el dominio de la técnica stanislavskiana”.

La operación del proyecto educativo de la década de los noventa, se aboca con mayor seriedad en su inclusión a la estructura universitaria y es así que en 1998, al iniciarse los trabajos en torno a la transformación del modelo educativo en la Universidad Veracruzana, la Facultad de Teatro prepara el camino para integrarse al actual Modelo Educativo Integral y Flexible, dejando atrás la primacía de la “enseñanza” a favor del “aprendizaje”.

Actualidad

El Plan de estudios 2000 fue sin duda una valiosa aportación de la Universidad Veracruzana a la formación teatral. La Dra. Elka Fediuk, actriz, pedagoga, investigadora teatral y maestra de la Facultad, desde su fundación hasta la fecha, fue la responsable de la investigación que sirvió de fundamento a dicho Plan y, como directora de la misma del año 2000 al 2005, fue la encargada de su instrumentación.

Este Plan fue actualizado en 2008 mediante un trabajo colegiado y, hoy por hoy, mantiene, en esencia, la misma concepción del 2000 con la diferencia que, de los llamados “Perfiles diferenciados” (Actuación, Dirección, Dramaturgia, Escenografía, Gestión y Producción, Docencia e Investigación) se pasó a las “Áreas de integración” que buscan mayor consistencia en la formación del estudiante y que son: Actuación, Creación Escénica y Gestión teatral e intervención socio-educativa. El actual Plan de Estudios no tiene el objetivo de formar actores al servicio del director escénico, propone, la preparación de un teatrista integral. Es así que el estudiante es considerado como un sujeto complejo interesado en aprehender el saber teatral para ponerlo al servicio de la sociedad. Con esto, se reconoce, de antemano, la pluralidad social que rechaza la uniformidad y hace de la diferencia el principio rector que orienta el proyecto académico de la Facultad.

Se reconoce que los saberes teatrales son múltiples y tienen gran variedad de aplicaciones. En la Facultad de Teatro, el conocimiento teatral está organizado por competencias y perfiles formativos, de este modo el estudiante, además de construir su propia base general de conocimiento, elige un ámbito, como perfil, donde considera que puede desarrollarse mejor:  Actuación, Creación escénica (dirección, dramaturgia, diseño escénico), y Gestión teatral e intervención socioeducativa (Gestión y producción, Pedagogía). Esto hace que el Plan de estudios satisfaga las expectativas de los jóvenes del nuevo siglo quienes, además de entrar casi de inmediato con actividades profesionalizantes en los talleres de puesta en escena, tienen la oportunidad de trazar su propia ruta de aprendizaje apoyados por un tutor. Por otra parte se fomenta la autonomía individual y un compromiso genuino con su comunidad.

El Plan de Estudios 2008, implementado bajo la dirección del Dr. Domingo Adame, retoma las modificaciones sugeridas desde el 2006 al Plan de estudios 2000, de concentrar y fortalecer los perfiles quedando tres de siete: Actuación, Creación Escénica y Gestión Teatral e Intervención  Socioeducativa, con la diferencia de que ─para cada uno de los perfiles, ahora llamadas Áreas de Integración─ se indican las experiencias que el alumno debe cursar de manera obligatoria. La propuesta quedó enmarcada de acuerdo a las políticas institucionales, particularmente en lo concerniente a la Segunda Generación del MEIF, es decir, reducción de créditos y de experiencias educativas, diferentes modalidades en las que éstas pueden ser impartidas y ofertarlas en periodos inter-semestrales, así como la opción de acreditarlas por examen de competencia.

Actualmente, la Facultad de Teatro atiende una matrícula que varía entre 156 a 160 estudiantes por período educativo, y cuenta con una plantilla de 41 maestros, quienes son profesionistas que han destacado en sus respectivos ámbitos del conocimiento, en general, y de creación en las artes escénicas, en particular.

Nuestra Facultad cuenta con cuatro miembros del Sistema Nacional de Investigadores, y dos de sus académicos son integrantes del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Entre los logros más significativos de los últimos años está el incremento en el índice de titulación y se elevaron notablemente los de retención de rendimiento académico y la eficiencia terminal de los alumnos.

Así mismo cuenta con el Cuerpo Académico Teatro tiene el reconocimiento de “Cuerpo Académico Consolidado”, el cual realiza actividades de investigación, divulgación, gestión, docencia y formación de recursos humanos en torno a Líneas de Generación y Aplicación del Conocimiento (LGAC) que abordan las artes escénicas, particularmente en México y el estado de Veracruz, así como sobre las poéticas de creación, la formación escénica, la teatralidad y la performatividad cultural. Las actividades del CA se articulan en torno a tres LGAC: 1) Artes escénicas en México, 2) Creación y formación escénicas y 3) Teatralidad, Performatividad y Cultura.

A partir del año 2000 se abre la Licenciatura de Educación Artística con Perfiles Diferenciados con modalidad semipresencial y a partir del año 2005 se convierte en un programa de modalidad virtual. En el año 2008 la Facultad ofrece estudios de posgrado a través de su Maestría en Artes Escénicas, la primera de su tipo a nivel nacional; en 2020 se abre la maestría en Pedagogía de las Artes en su modalidad virtual.

Certificaciones

El Programa Académico de la Licenciatura en Teatro, es un programa de calidad. En 2016 se obtuvo la reacreditación por parte del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior de las Artes, A.C. (CAESA) y el nivel 1 evaluación por los Comités Interinstitucionales de Educación Superior (CIEES).

 

* FEDIUK ELKA. Formación Teatral y Complejidad. Edición: 1ra. Lugar: Xalapa, Ver., México. Editorial: Universidad Veracruzana. 2008.