Fondos Extraordinarios

Los Fondos Extraordinarios para la Educación Superior son un conjunto de apoyos aprobados en el Presupuesto de  Egresos de  la  Federación (PEF)  por la Cámara de Diputados y que gestiona el Gobierno Federal a través de la Secretaria de Educación Pública (SEP), concretamente con la Subsecretaría de Educación Superior (SES). Lo anterior con el propósito de “impulsar aspectos particulares del desarrollo de las instituciones de educación superior” (IES). Dichos fondos tienen como propósitos:

  • Ampliar la cobertura de la educación superior con equidad, contribuir a la mejora continua de la calidad de la oferta educativa y establecer un sistema de educación superior abierto, flexible y diversificado en sus modalidades.
  • Incrementar la pertinencia de la oferta educativa, entendida ésta como la atención a las necesidades de los educandos y a las planteadas por el desarrollo nacional, regional y estatal.
  • Mejorar y/o asegurar la calidad de los programas educativos que ofrecen las IES, impulsar la mejora del perfil individual y colectivo del profesorado de tiempo completo, fortalecer el desarrollo de los cuerpos académicos y sus líneas de generación y aplicación del conocimiento, así como promover la calidad de sus procesos de gestión.
  • Avanzar hacia el establecimiento de un modelo de financiamiento basado en el desempeño institucional y estimular la mejora continua de la calidad de los servicios educativos; tomado en consideración una serie de indicadores en docencia e investigación.
  • Dar solución a los problemas estructurales que impactan negativamente la viabilidad financiera de corto, mediano y largo plazos de las IES, como lo es, la operación de los fondos de financiamiento a los sistemas de pensiones y jubilaciones.
  • Regularizar aquellas plazas administrativas creadas por las IES en razón de crecimiento, reestructuración o necesidad apremiante para que formen parte de manera permanente en la plantilla institucional y, por lo tanto, sean autorizadas y reconocidas por la SEP.
  • Apoyar la realización de proyectos formulados por las Universidades Públicas Estatales (UPES) que incidan en su saneamiento financiero (pago de pasivos a servicios gubernamentales) y con ello dar solución a problemas que impiden la adecuada ejecución de sus planes de desarrollo institucional.