Principios y Valores

  • Calidad: Es llevar a cabo todos los procesos de manera eficiente y con los insumos necesarios, que garanticen la seguridad de los procesos educativos y de atención a las y los usuarios garantizando la satisfacción de las y los actores involucrados en la Clínica, es decir, académicas/os, estudiantes y usuarias/os.
  • Calidez: Es conducirse cotidianamente con aprecio, cordialidad y gentileza con las personas, particularmente cuando éstas se enfrentan a situaciones de dolor físico o mental como resultado del proceso de salud-enfermedad.
  • Equidad: Asegurar igual acceso a los programas educativos y servicios de salud reproductiva y sexual disponibles, ante el mismo interés de formación académica y ante la misma necesidad de salud de las y los usuarios que los demanden.
  • Honestidad: Es actuar con rectitud siendo congruente entre lo que se dice y lo que se hace tanto en los aspectos académicos, como en las acciones de extensión de los servicios a la comunidad, haciendo un uso adecuado de los recursos disponibles, evitando todo tipo de interés personal o de lucro.
  • Innovación: Es la disposición y capacidad para generar cambios y soluciones novedosas sustentadas en la investigación científica y humanista, generando los conocimientos que permitan anticiparse, así como dar soluciones a los problemas de salud reproductiva y sexual con perspectiva de género, que mejoren la calidad de vida de la población.
  • Integridad: Es la garantía de un desempeño humanista, transparente y ético frente a las necesidades de salud reproductiva y sexual de las personas, considerando las diferencias biológicas entre hombres y mujeres y coadyuvando a eliminar estereotipos tendientes a discriminar a las mujeres como consecuencia de la construcción social de las relaciones de género sustentada en una cultura que históricamente ha tendido a promover la desigualdad entre mujeres y hombres.
  • Interculturalidad en salud sexual y reproductiva: Significa que, en todos los procesos educativos relacionados con la salud reproductiva y sexual, y en los que se deriven de la prestación de los servicios a la comunidad, se actuará tomando en cuenta el entorno cultural, la diversidad y el respeto, considerando siempre las diferentes interpretaciones y tradiciones relacionadas con la salud y enfermedad.
  • Laicidad: Supone el respeto a las creencias religiosas y espirituales de las personas, sin que ello intervenga en el quehacer científico.
  • Participación ciudadana: Es el reconocimiento de la importancia de promover en los procesos educativos y de atención a las y los ciudadanos, la trascendencia de que cada individuo y su familia, tome parte en el cuidado de su salud reproductiva y sexual.
  •  Participación social: Es el reconocimiento del valor que tiene el que la sociedad organizada tome parte de los procesos de definición de las políticas universitarias en materia de salud reproductiva y sexual con perspectiva de género.
  • Respeto: Es el reconocimiento de la diversidad de los individuos, de sus derechos, libertades, cualidades, creencias, cultura, costumbres, espiritualidad, preferencias, filiaciones, condición económica y pertenencia étnica, dando un trato digno, cordial y tolerante ante sus necesidades de salud reproductiva y sexual, teniendo siempre presente su derecho a la información sobre su estado de salud.
  • Responsabilidad: Es asumir los compromisos y obligaciones frente a la sociedad a la que nos debemos, dando cuenta sobre las acciones que se lleven a cabo en materia de salud reproductiva y sexual.
  • Solidaridad: Es la concreción de una política financiera universitaria redistributiva que permite el manejo presupuestal y de los ingresos propios por cuotas de recuperación, para garantizar el acceso a los servicios de salud reproductiva y sexual a la población con menores recursos.
  • Tolerancia: Es el reconocimiento de que los seres humanos se deben respetar mutuamente, en toda su diversidad de creencias, culturas y preferencias sexuales.
  • Trabajo en equipo: Es la capacidad de crear sinergias entre estudiantes, personal de la clínica y usuarios, para lograr los objetivos académicos y coadyuvar a garantizar una vida sexual y reproductiva saludable de la comunidad, así como de las personas que acudan a la Clínica para recibir servicios.