Relación México-China es positiva, nuevo gobierno deberá robustecerla

  • El cambio de administración que vivirá México es un punto coyuntural que exigirá redefinir y revisar las políticas de desarrollo interno e impulso regionalJosé Luis Bernal, embajador de México en China
  • Es la primera vez que en los últimos 20 años hay un superávit en su balanza agroalimentaria”: Carlos Aldeco Reyes-Retana, coordinador de la oficina de la Sagarpa en China

 

Enrique Guillén, José Luis Bernal, Aníbal Zottele y Carlos Aldeco durante la visita a la Embajada de México en Beijing

 

Susana Castillo Lagos

23/10/18.- Beijing, China.- Al aludir a las crecientes presiones proteccionistas que se viven en la actualidad, José Luis Bernal, embajador de México en China, planteó frente a universitarios y empresarios connacionales, que nuestro país cuenta con una de las economías medias y potencias emergentes más activas en la gobernanza global del siglo XXI.

La reunión se sostuvo en la sede diplomática, ubicada en Beijing, el pasado 19 de octubre, donde detalló el panorama sobre lo qué está pasando en China, qué se está haciendo en materia de relaciones bilaterales y hacia dónde va la vinculación con la nación mexicana

Dicho cambio cualitativo debe ser valorado y por ello hay que insistir en cómo conformar las cadenas de valor y de distribución, las alianzas estratégicas, la apertura de mercado, la participación en otros mercados, para fortalecer tanto a su economía como a su sociedad.

Para Bernal, el cambio de administración que vivirá México es otro punto coyuntural que exigirá redefinir y revisar las políticas de desarrollo interno e impulso regional, así como la participación en la globalización, pues es conocido que habrá un énfasis en profundizar la diversificación de relaciones con el exterior y esto tiene que ver con aprovechar mejor la relación con China.

En el mismo tenor se encuentran las estrategias que sectores industriales, jóvenes emprendedores e instituciones educativas habrán de seguir para dotar de los recursos humanos capacitados y proyectos que exige esta transformación.

El Embajador mexicano abordó los avances en materia jurídica entre China y México e informó que se cuenta con casi 150 acuerdos de todo tipo; de éstos, más de 100 fueron firmados en los últimos seis años, periodo en el que los presidentes Xi Jinping y Enrique Peña Nieto se reunieron en ocho ocasiones y fijaron directivas para profundizar en la relación entre ambas naciones.

Respecto de los rubros que se deben fortalecer, enlistó: comercio, inversión, financiamiento, turismo, facilitación de viajes, cooperación científica y tecnológica, transporte marítimo y conectividad aérea, cooperación educativa, promoción cultural y la gestión con la comunidad mexicana.

“Sin duda son aspectos en los que hay avances pero en los que tenemos que profundizar para que la relación siga más viva, más amplia y con mejores resultados.”

Otros temas globales en los que hay coincidencia son el cambio climático, la lucha contra la desertificación y el combate a la pobreza (prioridad para China, que ha sacado de tal situación a más de 700 millones de personas).

Para concluir, el diplomático calificó como “urgente” la exploración de escenarios de acción inmediata y de proyección a futuro, así como la preparación de recursos humanos especializados que asesoren y apoyen a los tomadores de decisiones, mediante centros de pensamiento (think-thanks), generadores de ideas y centros de apoyo al emprendimiento.

 

Carlos Aldeco destacó los protocolos sanitarios que facilitan la exportación de productos

 

Gran potencial

En la misma reunión, Carlos Aldeco Reyes-Retana, coordinador de la oficina de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en China, detalló cuáles son las oportunidades para el sector en este país, sobre todo por “el buen momento que atraviesa el campo mexicano, sobre todo en términos de exportaciones, es la primera vez que en los últimos 20 años hay un superávit en su balanza agroalimentaria, exportando más de lo que se compra al resto del mundo”.

Esto asciende a 32 mil millones de dólares (mdd), aproximadamente, y la expectativa es cerrar el año con 35 mil mdd, con una oferta vasta y diversificada en agroalimentos.

En materia de productos de consumo final, lo cual excluye granos que se destinan a la alimentación del ganado, el año pasado China importó lo correspondiente a 38 mil mdd, por lo que si México exportara toda su producción a China no cubriría la demanda de éste.

Entre los principales insumos –de los cerca de 122– que nuestra nación exporta al país asiático, figuran lácteos, frutas, cerveza, carnes de res y de equino (caballo, burro y mula), aguacate y nuez, pero hay muchos otros con potencial real y esto puede ser aprovechado porque hay los suficientes protocolos sanitarios entre ambas naciones.

 

Felipe García pidió pensar a China como un país con múltiples mercados

 

Antes de 2014 sólo existían tres acuerdos en la materia, pero a raíz de 2016 se aceleraron las negociaciones y se concretó un protocolo sanitario cada seis meses, con poco más de 10 a la fecha.

En este encuentro también participaron Felipe García y Jorge Millán, representante de Pro México en Beijing y funcionario de la secretaría de Economía en China, respectivamente, quienes destacaron nichos de oportunidad y áreas que se deben fortalecer en los ámbitos empresarial y académico, tomando en cuenta la importancia que, en el contexto latinoamericano, México tiene para China.

García destacó el mecanismo denominado Grupo de alto nivel empresarial, firmado en 2013, que se ha reunido de manera intermitente –un año en México y uno en China– para poner sobre la mesa las diferentes oportunidades, retos y requerimientos en los que los empresarios de ambas naciones quieren trabajar para desarrollar sus respectivos sectores. Gracias a ello se ha incrementado la cooperación en materia de agronegocios, manufactura, energía e infraestructura.

Millán, por su parte, precisó que la política comercial de México en China busca fortalecer la relación institucional entre ambos países, tener un mayor acceso al mercado chino y promover una mayor inversión de esta nación en la nuestra.

Además, puso énfasis en la necesidad de diseñar e implementar estrategias de canalización para establecer negocios entre ambas partes.

 

Jorge Millán dijo que la relación México-China es una asociación estratégica integral