Genaro Alfonso Coria Avila

Mi línea de investigación se enfoca en la neurofisiología y neuroendocrinología del comportamiento social. En particular estudio el condicionamiento Pavloviano, y su efecto en los neuroquímicos, hormonas y áreas cerebrales responsables de las preferencias de pareja sexual, de los vínculos sociales y del bienestar.

Genaro Alfonso Coria Avila ha publicado 8 entradas:

Libro Neurofisiología de la Conducta (Coria Avila, Genaro A. editor) Centro de Investigaciones Cerebrales

16 diciembre, 2012

“Neurofisiología de la Conducta” Coria-Avila GA (editor) Centro de Investigaciones Cerebrales.  Editorial Universidad Veracruzana.

 

Centro de Investigaciones Cerebrales

Centro de Investigaciones Cerebrales

Categories: Blog personal

cognición en perros

La cognición se refiere a la capacidad de adquirir y procesar información a partir de la memoria y comprensión de señales para crear nuevo conocimiento a partir del preexistente. Los humanos tenemos la habilidad de relacionar información no conectada entre sí y aplicar el conocimiento resultante del proceso como conductas que facilitan nuestro bienestar. Actualmente, hay sectores en la sociedad los cuales dudan de la capacidad cognitiva de los animales. Sin embargo, cualquier individuo utiliza la cognición cuando es capaz de resolver un problema nuevo basándose en el procesamiento de información ya existente obtenida por otras experiencias.

http://www.uv.mx/eneurobiologia/volumenes/2012/vol1/ParedesP/ParedesP-3(1)090112-12.pdf

Categories: Blog personal

magia vs. ciencia

18 noviembre, 2011

Cuando no se entiende el por qué de un determinado fenómeno, entonces la magia es la mejor explicación. La magia es rápida, es sencilla y al mismo tiempo es omnipotente. No tiene límites, ni imposibles y su mejor alimento es la imaginación, las esperanzas del humano y las coincidencias. Cuando algo muy deseado ocurre por casualidad, se crea la idea en la mente de que pudiera volver a ocurrir; y en caso de no repetirse, siempre encontramos el consuelo de que nuestro destino era otro.

Querer predecir los eventos futuros para buscar el confort es algo que humanos y animales solemos hacer, y cuando no lo logramos nuestro pensamiento se vuelve un infierno de angustia y ansiedad. La rata que recibe choques eléctricos de manera azarosa sufre más estrés que aquella a la que un sonido previo le avisa la llegada inminente del choque. De hecho, aprender a predecir los posibles escenarios donde hay comida, refugio, y sexo funciona como una táctica de sobrevivencia en la naturaleza y es el mecanismo principal por el cual ocurre el aprendizaje. Los humanos siempre intentaremos aprender a predecir eventos importantes para nuestra vida, como la persona con la que nos casaremos, el trabajo que tendremos, la fidelidad de nuestra pareja, el futuro de nuestros hijos, o el día en que moriremos. De hecho, los casinos son un buen lugar para observar los rituales de predicción que muchos adultos despliegan. Aunque la ciencia puede predecir con cierto rango de confianza que en el juego de azar la casa nunca pierde, o que fumar puede matarnos, o que un mal noviazgo lleva a un mal matrimonio, la omnipotencia de la magia nos permite creer que ganaremos el premio mayor, que no moriremos de cáncer y que después de casarse la persona va a cambiar.

La magia es como un político en campaña interesado en ganar tu voto, que promete todo, pero nunca cumple nada. La ciencia es como un político muy serio, sensato, que no te promete imposibles pero que cumple lo prometido, porque así ha sido probado.

Categories: Blog personal

¿qué aprendemos de los modelos animales?

10 noviembre, 2011

Entender las bases neurales de la preferencia de pareja observada en los animales puede ayudar a explicar la neurobiología de los vínculos afectivos de pareja que existen en los humanos. La importancia de conocer más al respecto es obvia, pues se sabe que la formación de nuevos vínculos afectivos puede ir acompañada de estados de euforia que producen una sensación de bienestar en general; además de reducir el estrés y la ansiedad. Por el contrario, la ruptura de vínculos afectivos consolidados o la incapacidad para formarlos pueden ser causa de alteraciones en la salud mental, produciendo ansiedad o depresión y afectando fuertemente la capacidad de los individuos para adaptarse a la sociedad y ser productivos.

Las preferencias y vínculos de pareja también pueden ocurrir entre individuos del mismo sexo, lo cual indica que el substrato neural que modula las preferencias de pareja pudiera no estar limitado a parejas con las que puede ocurrir la reproducción. De hecho, se sabe que las preferencias tienen bases neurales tanto innatas como aprendidas, lo cual significa que las preferencias de un individuo pueden deberse a una combinación de naturaleza y experiencia.

Categories: Blog personal

neurobiología de las preferencias de pareja

“Para convertirte en adicto a algo (o a alguien), primero debes ser capaz de obtenerlo; después tienes que probarlo; te debe gustar instantáneamente o puedes aprender que te guste; y debes comenzar a pensar que lo necesitas” Poikolainen (2006).

La definición común de adicción se aplica principalmente cuando uno habla de sustancias como la cocaína, la heroína, la morfina, el alcohol y la nicotina. Sin embargo, de vez en cuando escuchamos decir que se puede ser adicto al sexo, a las apuestas, al café, al ejercicio, al trabajo, e incluso se ha especulado que el amor romántico en su fase de enamoramiento también puede ser una adicción. ¿Qué es lo que dice la ciencia al respecto? ¿Acaso el deseo intenso de un enamorado por su amante comparte bases cerebrales con el deseo de un adicto por una droga?

En el laboratorio hemos descrito algunos de los mecanismos neurales de las preferencias de pareja.

Categories: Blog personal

las preferencias sexuales

26 octubre, 2011

El gran dilema es si una persona nace o se hace. Existe amplia evidencia de que las preferencias sexuales dependen de la neuroanatomía (principalmente de núcleos de neuronas en el hipotálamo). Uno de esos núcleos se llama NSD-APM (núcleo sexualmente dimórfico del area preóptica media), el cual es más grande en hombres que en mujeres. Lo curioso es que en hombres con preferencia homosexual ese núcleo es pequeño, similar al tamaño de las mujeres. Sin embargo, esa evidencia no es suficiente para asegurar que de esas neuronas depende la preferencia de pareja. Por ejmplo, hay hombres heterosexuales con un NSD-APM pequeño, lo cual no concuerda con la hipótesis. Es más probable que esos núcleos sean parte de neurocircuitos de los que sí dependen las preferencias.

Hay amplia evidencia en animales de laboratorio indicando que los neurocircuitos que modulan el apetito sexual se modifican con el aprendizaje. Por lo tanto, en el laboratorio hemos trabajado sobre la hipótesis de que las preferencias sexuales dependen tanto de factores biológicos (uno nace con ellos) como de factores aprendidos. Hemos publicado hallazgos sobre cómo los animales cambian de preferencia sexual a través del aprendizaje.

Categories: Blog personal

el Condicionamiento Pavloviano

6 octubre, 2011

El condicionamiento Pavloviano (o Clásico) se refiere a la asociación que se forma entre dos estímulos. Por ejemplo, bajo circunstancias normales los estímulos incondicionados (EI) producen respuestas incondicionadas fisiológicas (RI). Las RI son todas aquellas respuestas que no necesitan haber sido aprendidas para llevarse a cabo, y que están presentes en el repertorio natural de un animal. Los EI son estímulos naturales que producen una RI por posibles conexiones neurales innatas. Por el contrario, un estímulo neutral, no desencadenará ninguna RI, pero si es apropiadamente asociado en tiempo con un EI, los animales pueden hacer una asociación predictiva entre el estímulo neutral y el EI, lo cual desencadena una respuesta. Cuando un estímulo neutral es capaz de desencadenar una respuesta que no estaba presente antes del aprendizaje, se le conoce como estímulo condicionado (EC), y la respuesta se conoce como respuesta condicionada (RC). Cuando esto ocurre se cree que el EC produce una representación del EI a un nivel neural.

(tomado de mi publicación Coria-Avila et al., 2010; eNeurobiologia).

 

 

 

Categories: Blog personal

de la neuroetología y el bienestar

Antes de que yo naciera ya se sabía. Siete días de sensibilización… nada más… y verás que una rata comenzará a comportarse maternal con crías que no son de ella. Siete días de exponer a una rata virgen a crías que no son de ella, y aunque al principio las mate… eventualmente las aceptará y cuidará como si fueran de ella. me preguntaba si eso pudiera ocurrir con todas las cosas que nos son molestas. Si tan solo 7 días de sensibilización a los tabús y a los enemigos nos pudieran hacer más tolerantes e incluso cuidar de ellos.

Al menos funcionó en mis perros y gatos. Al principio los olores eran suficiente estímulo para desencadenar la respuesta de miedo y agresión en mis gatos. Como el día que nosotros aún no teníamos perros y mi hermana llegó a visitarnos. Su ropa seguramente tenía esencia de Jack, el labrador retriever de 4 años, y “amiga” no dudó en hisearle. Lo mismo pasó cuando llegó a nuestro hogar Pechocho y Bambam. La agresión fue inminente y 5 metros de distancia eran suficiente para desencadenar el erizamiento de los pelos y los gruñidos. Sin embargo, el contacto diario con exposiciones pausadas, mesuradas, y siempre acompañadas de recompensa hizo que al día de hoy (13 días después) se lleguen a ignorar dentro de la casa. Incluso “amiga”, la gata más agresiva terminó por aceptar a los dos nuevos miembros de la familia.

Acaso el racismo es la expresión de nuestro cerebro diciendonos “no he sido expuesto a esto y tengo miedo”. Bien sabemos que existen circuitos neurales filogenética y ontogenéticamente organizados que producen respuestas conductuales involuntarias, como el gato que detecta al perro con sus esencias, sus olores, sus señales… y sin pensarlo se “comporta” agresivo.

Es obvio que el miedo es una emoción que nos salva de muchos peligros, pero el mensaje es claro: no todo lo que te da miedo tiene por qué quedarse siempre en tu vida.

Una suficiente exposición con voluntad y visión positiva y podemos decirle adiós a las fobias, a la intolerancia, y a muchas cosas que “irritan” nuestra vida. Incluyendo a aquellos “perros” o “gatos” del trabajo o de la escuela con lo que pareciera que nunca podemos llevarnos bien.

Categories: Blog personal, General

contacto

Dr. Genaro Alfonso Coria Avila