Centros de Idiomas de la UV se adelantaron a su época

  • El de Xalapa cumplió 35 años
  • Esta universidad reconoció con mucha antelación la obligatoriedad de la lengua inglesa en nuestros estudiantes: Rectora
  • “Si todos aprendieran un idioma habría más paz y menos guerra”: Gloria Esperón, primera directora del CIX

 

David Sandoval Rodríguez

La rectora de la Universidad Veracruzana (UV), Sara Ladrón de Guevara, develó una placa conmemorativa por el 35 aniversario del Centro de Idiomas de Xalapa (CIX) y así inauguró el Primer Encuentro Internacional Intercultural de este centro de estudios.

“La historia del CIX forma parte de la historia de la UV, la cual fue pionera ya que cuando se creó no estaba presente la internacionalización en la agenda de las instituciones de educación superior (IES), como ocurre en el presente, reconoció la Rectora.

En este marco inició el Primer Encuentro Internacional Intercultural del CIX, la mañana del lunes 27 de octubre, el cual continuó con actividades el miércoles 28 y concluyen este jueves 29. También se presentó la restauración del mural Por una humanidad sin fronteras del pintor Melchor Peredo García, eventos que convocaron a académicos fundadores y las autoridades universitarias.

Acompañada de Clementina Guerrero García, secretaria de Administración y Finanzas, y Luz del Carmen Rivas Morales, directora de los Centros de Idiomas de la UV, la Rectora comentó acerca del CIX: “Fue un parteaguas en la Universidad, ahora tenemos Centros de Idiomas en las distintas regiones, nuestro modelo educativo reconoció la obligatoriedad del dominio de la lengua inglesa en nuestros estudiantes, lo que significó un reto al que muchas universidades no han llegado”, expresó.

Por otro lado, señaló que “la interculturalidad no significa solamente hablar otra lengua sino estar abierto a otras formas de pensamiento, y quienes nos dedicamos a la educación tenemos un compromiso con el aprendizaje de otras lenguas”, observó, “hace más de tres décadas la Universidad Veracruzana lo estableció como un compromiso”.

A nombre del CIX, su director, Luis Méndez Herrera, recalcó que al enseñar un idioma se enseña una cultura, por ello esta celebración contempla el Primer Encuentro Internacional Intercultural con actividades diversas como ponencias, exposiciones pictóricas y recitales.

Autoridades con la comunidad del CIX

Autoridades con la comunidad del CIX

En tanto, Melchor Peredo dirigió unas palabras sobre la creación del mural y su restauración, obra en la que manifiesta que los idiomas rompen barreras; “hice este trabajo en 15 días, un poco con magia porque tiene un estilo particular y juvenil, sus figuras casi están bailando, expresando una relación amistosa de interculturalidad”.

Subrayó que el respeto y la cultura de los estudiantes se han hecho patentes, dado que pudo constatar que a lo largo de estos años ha permanecido sin graffiti; además comentó que para su restauración agregó una figura femenina que evoca a la cultura china, así como unas palabras de bienvenida en su idioma.

Elsa Malpica Muñoz, coordinadora del Primer Encuentro Internacional Intercultural, agradeció a las autoridades universitarias por el apoyo para la realización del mismo, al igual que a los colaboradores de los ocho países invitados que participarán desde diversos campos de la educación, el arte y la gastronomía.

A continuación, las autoridades universitarias entregaron reconocimientos a las académicas que fundaron el CIX: Martha Carolina Calderón Díaz, María de los Ángeles Olvera Báez, María Cristina Domínguez Villegas, Jay Helen Friedman Fishman y Gloria Esperón Villavicencio, primera directora del Centro, quien dio un mensaje a los asistentes.

“Fue un sueño de muchos años, el cual no se hubiera podido realizar sin un trabajo en equipo”, por lo que agradeció a las homenajeadas y demás profesores. “Yo diría que formamos una familia donde, más que dar enseñanza, dábamos parte de nosotros mismos”, dijo, “se promovía la tolerancia y la armonía; si todos aprendieran un idioma habría más paz y menos guerra”.

Agradeció a las autoridades por seguir apoyando una función sustantiva de la Universidad que va más allá, porque se logra paz y empoderamiento en la persona que domina un idioma y se promueve la tolerancia hacia los demás.