Platicamos sobre: «Juárez en la historia de México» de Patricia Galeana

encabezado 2015L_fin

24 de marzo_banner Galeria fotográfica
video galerias
Sobre el autor Reseña del libro

Historiadora. Licenciada en Historia, Maestra en Historia de México y Doctora en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Catedrática en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Ha impartido cursos en el Instituto “Matías Romero” de Estudios Diplomáticos, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM; en el Instituto José María Luis Mora, en la Universidad Iberoamericana y en el Instituto Tecnológico Autónomo de México. Catedrática visitante de la Facultad de Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Madrid, en la Universidad de California y en la Universidad del Externado de Colombia.

Ha sido Investigadora del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM. Fue Coordinadora Académica del Instituto de Investigaciones «Dr. José Ma. Luis Mora»; Directora General de Intercambio Académico de la UNAM; Directora General del Acervo Histórico Diplomático de la Cancillería de México; así como del Instituto «Matías Romero» de Estudios Diplomáticos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde estableció el posgrado para los miembros del servicio exterior mexicano; Directora del Archivo General de la Nación y titular de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. En septiembre de 2012 fue nombrada miembro de la Junta Directiva de la Universidad Autónoma Metropolitana. Directora General de Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) a partir de enero de 2013. Presidenta de la Comisión de Historia del IPGH para el periodo 2014 – 2017.

Autora de 13 libros, Coautora y coordinadora de 31 obras de Historia Política, Diplomática y género, Coautora de 64 publicaciones y Coordinadora y compiladora de más de 120 publicaciones.

24 de marzo_book

Todo historiador sabe muy bien que una de las dificultades mayores que puede enfrentar está en la rectificación de errores de interpretación del pasado que, al perpetuarse a lo largo del tiempo, han adquirido títulos de legitimidad que los hace muy difíciles, y a veces prácticamente imposibles, de corregir. El libro de la maestra Patricia Galeana, El tratado Mc Lane-Ocampo. La comunicación interoceánica y el libre comercio, pertenece a esa estirpe de obras historiográficas que, fruto de una larga investigación de muchos años, logran el difícil cometido de corregir viejas tesis, enmendar otras y, más que nada, proporcionar un cúmulo riquísimo de información que las convierte en obras clásicas y definitivas. Armada sobre una estructura documental impresionante la obra goza de una solidez erudita digna de mención, ya que la maestra Galeana exploró doce acervos documentales y consultó una rica bibliografía que la obligó, para sustentar sus novedosas tesis históricas, a dedicar prácticamente la mitad de su obra a las notas de pie de página, y a incluir seis apéndices con quince valiosos documentos además de una extensa cronología, así como un par de semblanzas biográficas de indudable contenido crítico y heurístico, la primera dedicada a Melchor Ocampo y la segunda a Robert Mc Lane. La obra también incluye varios interesantes mapas tanto históricos como de carácter explicativo que resultan guía indispensable a través de ese largo texto histórico. Además la obra esta enriquecida por un par de índices, uno onomástico y el otro analítico y temático, que resultan de indudable utilidad en una obra de esta envergadura. Cabe añadir que es una muy cuidada edición tanto desde el punto de vista tipográfico como editorial.

Escrita con un estilo claro, conciso y preciso, carente de giros retóricos, en los que no pocas veces incurren los historiadores de ese crucial período de la historia de México, el libro de Patricia Galeana nos conduce a través del siglo XIX sin desviaciones ni omisiones, ya que la estructura, mejor dicho la arquitectura de su obra tiene el carácter sólido y lógico de una irrefutable argumentación jurídica. En esto radica su fuerza historiográfica. Este hecho se apoya en las numerosas notas muchas de las cuales incluyen largas citas documentales textuales que, valga hoy decirlo en honor de la muy menospreciada erudición histórica contemporánea, resultan literalmente un agasajo para cualquier historiador que conozca, como decía Gregorio Marañón, el carácter «heroico» de esas notas elaboradas con tanto esfuerzo, pero actualmente tan desdeñadas.

L_fin