Antecedentes

 

La idea de cuantificar los eventos relacionados con la actividad turística en el mundo ha tenido una evolución diversa. La casi totalidad de los diferentes Observatorios Turísticos existentes en el mundo, son iniciativas del sector público turístico que persiguen proporcionar un análisis diferenciado de la situación de los destinos de su territorio, de manera que cada uno posea la oportunidad de tomar decisiones individuales. En cuanto a sus dimensiones espaciales de análisis, identificamos modelos de Observatorios nacionales, regionales y locales, sobre todo en Europa, algunos otros en Latinoamérica en las ciudades de Buenos Aires y San Paulo. Es decir pueden ir desde una dimensión Nacional como es el caso del Observatorio de Marruecos, Regional como el de Rhône-Alpes en Francia; de un estado como el de Guanajuato en México, municipales como el de la ciudad de Puebla, o temáticos como el Observatorio Turístico de las rutas del vino en España.

En 2013, un estudio solicitado por el entonces Centro de Estudios Superiores de Turismo, catalogó un total de ciento veintiséis observatorios en el mundo, entre ellos ocho en México.

México en la primera década de esta centuria aún no se incorporaba formalmente al desarrollo de Observatorios con temática turística. Esto no quiere decir que se carecía de información, sino que era limitada. La creación de DataTur como una fuente oficial encargada de la publicación de estadísticas en turismo a nivel federal, ha venido a fortalecer la información estadística del sector, faltando aún su cobertura se extienda a un mayor número de localidades y destinos;

En 2018 existen ya en México proyectos en preparación y otros concretados de observatorios que atienden la necesidad de “sistematizar y generar información cualitativa y cuantitativa de temas vinculados a la actividad turística, para medir la evolución del turismo y la sustentabilidad en el sector público y privado del Estado, para determinar la relevancia de las acciones locales emprendidas en el sector turístico, así como apoyar la planificación del destino turístico de la localidad” (SEGRADO, ARROYO Y PALAFOX, 2009: 156). Dos casos de éxito son el Observatorio Turístico del Estado de Guanajuato y el Observatorio Turístico de Baja California, ambos con sólida presencia de la Academia.

Dentro de este contexto es que el Gobierno del Estado de Veracruz le expone a la Universidad Veracruzana la necesidad de crear un organismo que reúna, genere, y difunda, información básica en cifras e investigaciones concretas de la actividad turística para el Estado, y se cree una plataforma de información accesible a todo público de forma gratuita.