• Publicación Semanal

Xalapa • Veracruz • México

Lectores recordaron a Umberto Eco

Participantes en la charla “Los ecos de Umberto Eco”

Participantes en la charla “Los ecos de Umberto Eco”

 

 

Paola Cortés Pérez

La actividad “Martes de Lectores y Lecturas”, del Programa Universitario de Formación de la Lectores, recordó al escritor Umberto Eco, en la Sala “Carlos Fuentes Lemus” de la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI) de Xalapa.

Lourdes Hernández Quiñones, coordinadora de la charla “Los ecos de Umberto Eco”, dijo: “Hemos querido simbolizar su presencia con un sombrero, a veces fumando un cigarrillo; una copa que queremos llenar con los abrazos cálidos de todos los lectores; sus anteojos para mirar el mundo y regalarnos narraciones. Bienvenido Umberto”.

Los ecos de las palabras de Umberto retumbaron en cada uno de los rincones de la sala con la lectura que hicieron de fragmentos de sus obras que a algunos les ayudaron “a crecer, aliviar las tristezas y heridas de amor.”

En la plática participaron los lectores Emilio Aburto, Mariana Carbajal, Miguel Valera, Anaid Chávez, Judith Páez, Gustavo Fox, Rosa Contreras y Lol-Ha Pérez Landa.
Emilio Aburto leyó una breve reseña sobre el escritor italiano y mencionó que el lenguaje para Umberto Eco es un ente orgánico, es decir, un organismo vivo que se transforma, evoluciona, modifica y reinterpreta constantemente.

Mencionó que recibió el honoris causa por 38 universidades del mundo, pero quizá uno de los reconocimientos más preciados fue el Premio Reino de Redonda 2008, posiblemente porque fue entregado por sus pares y le valió el título nobiliario de Duque de la Isla del Día de Antes.

Miguel Varela habló sobre el texto ¿En qué creen los que no creen?, resultado de un diálogo epistolar entre el Cardenal de Milán, Carlo Maria Martini, y Umberto Eco, el cual fue promovido por la revista Liberal y que se publicó trimestralmente de marzo de 1995 a marzo de 1996. En esta conversación, Eco planteó la posibilidad de crear una ética para todos, independiente de la religión e ideología.

Anaid Chávez compartió con los asistentes un segmento del libro Historia de la fealdad, obra que consideró acorde a la situación que se vive cotidianamente en el estado y en el país. “Eco escribía y hablaba de lo que vivía en la sociedad, hacía un análisis profundo de lo que sucedía, en este caso hizo una reflexión sobre el arte”.

Judith Páez seleccionó Apocalípticos e integrados; dijo que Umberto Eco fue un gran crítico de los mass media por su capacidad para crear necesidades, de su tendencia para homogeneizar a grandes públicos, de su capacidad para generar y producir objetos culturales que se arraigan en el consciente colectivo, “en esta crítica una imagen simbólica que reviste especial interés es Superman”.

El nombre de la rosa, el libro más conocido de Eco, fue comentado por Gustavo Fox y Lol-Ha Pérez, quien realizó un análisis criminalístico de los personajes de la obra.
Rosa Contreras platicó sobre Apostillas a ‘El nombre de la rosa’, un breve tratado de poética, en el sentido de que cuenta cómo y por qué escribió la novela; además ofrece un nuevo juego al lector que quiere averiguar las claves de la obra. “Es el ABC de un escritor porque ofrece elementos increíbles para poder escribir”.