• Publicación Semanal

Xalapa • Veracruz • México

Aporte de alumnos al posgrado en Neuroetología, fundamental

En el laboratorio, las actividades son planteadas por los estudiantes

En el laboratorio, las actividades son planteadas por los estudiantes

 

David Sandoval Rodríguez

Investigadores que integran el núcleo académico de la maestría y doctorado que se imparten en el Instituto de Neuroetología, hablaron sobre las fortalezas y retos que enfrentan ambos posgrados, adscritos al Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en la categoría de consolidados.

Los académicos Jorge Morales Mávil, Víctor Rico Gray y Pedro Duarte Dias pertenecen a la Línea de Generación y Aplicación del Conocimiento (LGAC) “Biología de la conducta” y son miembros del núcleo académico del posgrado en neuroetología.

Morales Mávil expresó que su área de trabajo involucra a varios estudiantes de maestría y doctorado, se enfoca al estudio ecológico y comportamental de las tortugas marinas, la mayoría de ellas en peligro de extinción.

“La idea del proyecto es conocer la anidación que tienen las tortugas marinas en la costa del Golfo de México, con la intención de saber las características de los sitios de anidación, cómo estos sitios y este proceso afecta el comportamiento de las tortugas”, detalló.

Estos animales viajan una gran distancia desde el norte del continente, “después de ese proceso de desgaste agotador llegan a las zonas de playa a depositar sus huevos y lo que estudiamos es el proceso estresante que sufren derivado de su recorrido al Golfo de México con el fin de anidar, para lo cual tienen que estar en muy buenas condiciones nutricionales.

”Por ello se estudia, a través de monitoreos y muestras biológicas de las hembras anidadoras, su estado fisiológico y una vez que llegan a la playa comparar las diferentes especies de tortugas, porque arriban cuando menos cuatro especies, todas ellas en peligro de extinción”.

Hay estudiantes que analizan distintos aspectos de las tortugas: los niveles de corticosterona en la sangre de las diferentes especies, la distancia a la que depositan sus huevos, las condiciones de temperatura y humedad durante la anidación, los posibles depredadores, las condiciones de las crías al nacer después de dos meses de la deposición de huevos, el desplazamiento de las crías, comparación de su nivel fisiológico y de conducta, a lo que se suman las características de los sitios de anidación.

La investigación se amplía a las características de la playa, del mar o en los sitios de anidación que generan también estrés en las crías. “Esto es de interés para los diferentes estudiantes de posgrado en proyectos específicos sobre las distintas especies, así como para las autoridades de gobierno estatal y federal porque son especies muy llamativas y características de las zonas costeras; entonces, hemos tenido apoyo y respaldo del posgrado para realizar los estudios en la zona costera”.

El académico subrayó el hecho de estudiar especies en peligro de extinción porque ha posibilitado la obtención de apoyos económicos para la investigación, provenientes de diversos organismos gubernamentales.

La tortuga lora, Lepidochelys kempii, es la especie que se encuentra más amenazada, por ello las organizaciones internacionales tienen mucho interés en su preservación, añadió.

Es una especie que anida de día, a diferencia de las demás que lo hacen durante la noche y sus crías también salen en ese momento del día, a ello se suma el hecho de que puede hacerlo a pesar de que en la playa estén personas u otros animales.

“La tortuga sale en medio de los turistas y anida, eso le da características especiales, porque las que salen durante la noche apenas ven una persona y regresan al mar, pueden evitar incluso la anidación o anidar en otro sitio por el estrés que les provoca ver a posibles depredadores.”

Refirió que hace dos décadas el panorama para las tortugas era muy desalentador pero desde entonces el impulso de los gobiernos y la creación de centros de investigación y conservación de las tortugas marinas ha permitido que la población de tortugas se incremente y algunas especies han pasado de estar en peligro crítico a peligro, únicamente.

“Los números que vemos son muy alentadores en cuanto a la cantidad de nidos y de crías. Por supuesto, sigue habiendo problemas, cazadores de huevos, aunque la vigilancia cada vez es mayor, lo que nos ha permitido hacer mejores estudios.”

Aclaró que el principal problema que enfrentan las tortugas ocurre en el mar, ocasionado por la enorme cantidad de basura que llega a través de las corrientes de agua, así como metales pesados e hidrocarburos, “por eso estudiamos su sangre y sus huevos para saber qué niveles registran, porque anidan en varias regiones petroleras y en zonas de descarga de aguas negras, sí hay un riesgo importante de contaminación por metales pesados e hidrocarburos en diferentes sitios”.

Explicó que de 100 tortugas que nacen de un nido, sólo el 10 por ciento sobrevive a la edad adulta.

Jorge Morales Mávil

Jorge Morales Mávil

 

Modelos de redes complejas para insectos y plantas
Víctor Rico Gray, investigador cuya línea de trabajo es la interacción hormiga-planta, se dedica a analizar los datos de campo obtenidos en Veracruz a lo largo de 30 años, aplicando modelos estadísticos a través de software, lo cual evita afectar a la naturaleza, observó.

“Los datos son productos generados a partir de apoyos financieros obtenidos de Conacyt en años anteriores”, explicó, “hace tiempo no había estadística para solucionar lo que estamos haciendo y ahora sí es posible”.

Los modelos estadísticos que desarrolla se conocen como modelos de redes complejas e involucran numerosas especies de plantas y hormigas, una comunidad ecológica vasta en la que se establecen relaciones entre cientos de especies.

La mayoría de sus trabajos han sido efectuados en la región costera de La Mancha.

Actualmente se están probando diversas teorías que se aplican para las redes complejas, “yo diría que estamos en la cresta de una ola en el desarrollo de las redes complejas que no tienen ni 10 años para el campo de la ecología porque emana de estudios de redes sociales y de la física, no hay nada específico sino generalizado; por ejemplo, las llamadas ‘especies clave’ pueden removerse y observar qué ocurre en su ausencia”.

En ese sentido, explicó que mediante dichos modelos “puedes quitar un higo del bosque y ver si colapsa todo, pero esto no afecta al ambiente, puedes jugar y probar; los datos se han convertido en la moneda de cambio porque no los hay específicos para redes, sino que estamos usando los que obtuvimos hace tiempo, tanto brasileños como españoles y mexicanos, porque se acumulan en ciertas bases que son de uso compartido, además de que se les aplican diversas revisiones”.

Su interés respecto a los estudiantes se resume en que “durante todos estos años he aprendido que si hacen lo que quieren hacer serán responsables porque ellos lo generaron”.

Las interacciones entre plantas e insectos o animales son un campo de trabajo muy vasto, “siempre y cuando el alumno diseña su proyecto aprende a ser responsable porque es el gusto de ellos”.

En su área de investigación participan varios estudiantes, algunos de ellos a su egreso se han convertido en destacados investigadores de otras instituciones, como es el caso de Wesley Dáttilo, quien actualmente trabaja en el Instituto de Ecología, A.C. (Inecol).

Rico Gray comentó que una de las cualidades que deben tener aquellos interesados a ingresar en el posgrado en neuroetología dentro de su campo de trabajo debe ser la estadística, incluso se requiere de personas que conozcan la programación informática para desarrollar los modelos que se comparten mediante una plataforma de software libre a nivel mundial.

Desde licenciatura los jóvenes deben tener la capacidad de publicar sus resultados, observó; en ese sentido, la función de los congresos es semejante, “en doctorado es obligatorio publicar y además si están trabajando aquí es más fácil porque es posible guiarlo, la experiencia se transmite”.

Víctor Rico Gray

Víctor Rico Gray

 

Posgrado beneficia al instituto y a los estudiantes
Pedro Américo Duarte Dias, cuyo campo de trabajo al interior del instituto es el laboratorio de ecología del comportamiento de primates, calificó como fundamental la participación de estudiantes de ambos posgrados y destacó que el tener el registro del PNPC permite a los jóvenes cursar sus estudios becados.

“En México es muy difícil lograr recursos para pagar becas a estudiantes; entonces, estar en el posgrado de calidad lo hace posible. Durante los dos años de maestría y tres de doctorado se pueden dedicar en exclusiva a su formación, incluso con la posibilidad de acceder a apoyos complementarios que permiten las estancias de investigación en otras entidades a nivel nacional o en el extranjero”.

De origen portugués, Duarte Dias estudió la licenciatura en su país natal, luego el doctorado en España y recalcó que en ambos países no existen este tipo de apoyos a la formación, cada alumno de posgrado debe encontrar modos para costear su educación y los programas de becas son escasos, por consiguiente muy competidos.

“El PNPC facilita a los estudiantes dedicarse exclusivamente a su aprendizaje en posgrados de investigación”, dijo.

Por otro lado, reconoció que “el posgrado ha sido una forma muy importante de consolidar mi investigación; desde que me incorporé mi interacción comenzó a nivel de tutorías y valoración de los aspirantes, eso fue una experiencia muy interesante porque cuando ingresé al instituto acababa de egresar, rápidamente comencé a darme cuenta de qué representa estar del otro lado evaluando el trabajo de los estudiantes cuando se postulan para ingresar a la maestría o el doctorado y cada año se incrementa la demanda para cursarlos”.

En el laboratorio las actividades de investigación son planteadas por los estudiantes, quienes tienen en sus manos la responsabilidad de desarrollar un proyecto desde su incorporación hasta la presentación del trabajo recepcional.

Pedro Duarte Dias

Pedro Duarte Dias

 

Fortalezas y retos del posgrado
Morales Mávil refirió que tener un posgrado consolidado brinda a los estudiantes la posibilidad de elegir entre numerosos centros de investigación, nacionales y extranjeros, para realizar estancias de movilidad, que pueden abarcar desde un mes hasta un año.

En ese sentido, “el posgrado de neuroetología tiene muchos años de ser consolidado, eso Conacyt lo valora y lo premia con los recursos económicos de becas mixtas para la realización de estancias; además, el hecho de tener tal estatus hace posible la compra de equipos, insumos y reactivos, todo ello facilita mucho las condiciones y la infraestructura para el equipamiento”.

Asimismo, numerosos estudiantes extranjeros ingresan al posgrado, por lo cual se tiene la intención de elevar su calidad a nivel internacional y se trabaja en ello, agregó, ya que actualmente asisten alumnos provenientes de España, Brasil, Italia, Colombia y Panamá.

“Las estancias de estudiantes y profesores han permitido la creación de convenios y colaboraciones, lo que otorga mayor prestigio y realce al posgrado.”

Cabe señalar, refirió Duarte Dias, dos elementos que son importantes para mejorar la calidad. En primer lugar, que ésta se debe mantener en ambos posgrados, “ello será posible si nosotros, los miembros del núcleo básico, como docentes y como investigadores, así como miembros de comités tutoriales, efectivamente proponemos la excelencia entre los estudiantes que desean ingresar al posgrado. No es fácil ser un posgrado consolidado, mucho menos ser un posgrado internacional, y eso sólo se logra si de verdad se promueve la excelencia entre la plantilla del núcleo académico y los alumnos que cursan el posgrado”.

Admitió que es difícil evaluar quiénes son los estudiantes que se involucran en el posgrado porque tienen la vocación y las capacidades, pues puede darse el caso de aquellos que ingresan para obtener una beca dado que no tienen opciones laborales, ello explica la deserción que a veces ocurre en varios posgrados.

El segundo aspecto, agregó, es reconocer que la planta académica ha crecido, así como también la producción académica; no obstante, a nivel de infraestructura, a pesar de los importantes avances administrativos para la obtención de recursos económicos, se hace necesario ampliar los espacios para el desempeño de los investigadores, lo cual incide en el mismo sentido en la formación de recursos humanos.

“Pusimos atención en dichos aspectos y ahora estamos más conscientes de lo que ocurre en el país”, añadió Morales Mávil. Por su parte, Rico Gray recalcó que durante su formación los alumnos se convierten también en parte del posgrado, “tienen que entender que los años que estén aquí son parte del instituto y ello les confiere ciertas obligaciones y ciertas responsabilidades”.

En cuanto a la vinculación con otros centros de investigación, Jorge Morales comentó que existen lazos con investigadores de Costa Rica y con la Universidad de Missouri, en Estados Unidos, para realizar estudios comparativos entre
los comportamientos de tortugas.

Duarte Dias expresó que el interés de los estudiantes ha fortalecido la vinculación del instituto con otras entidades, lo que ha derivado en convenios para realizar estancias de investigación, “ello ha generado colaboraciones académicas con instituciones de casi todos los continentes, esto enriquece mucho al posgrado, por supuesto que al estudiante que realiza la estancia le brinda una aportación muy importante y también para el posgrado se amplían las opciones de vincular a los estudiantes con otros investigadores y otros laboratorios, de repente son los propios estudiantes quienes abren la veta y uno como su director o miembro de su comité termina teniendo contacto con alguien que es afín a la investigación propia, así surge una colaboración”.