Dirección de Comunicación
Universitaria
Departamento de Prensa
Año 13 • 559 • Abril 28 de 2014 Xalapa • Veracruz • México Publicación Semanal

Jorge Sánchez

El gallo de oro y Los caifanes, legado de Fuentes al cine mexicano

El autor de Aura fue guionista, junto con Gabriel García Márquez, de la película dirigida por Roberto Gavaldón, basada en un cuento de Juan Rulfo

José Luis Couttolenc Soto y Susana Castillo

El gallo de oro y Los caifanes, películas en las que Carlos Fuentes participó como guionista, son dos obras fundamentales de la historia contemporánea del cine mexicano, sus dos grandes momentos cinematográficos, aseguró Jorge Sánchez Sosa, director del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), al participar en el panel "El cine y la narrativa" de la Cátedra Interamericana "Carlos Fuentes", realizada en la Universidad Veracruzana.

Para el titular del Imcine, El gallo de oro es una revisión del "melodrama ranchero" o "cine campirano", que imperó la Época de Oro del cine nacional. En la película, dijo, "se hace una revisión verdaderamente maravillosa de lo que es ese género dentro del cine mexicano".

Esta visión cinematográfica de Carlos Fuentes se refleja en la estructura de sus novelas, dándoles un ritmo y un tono que sólo son posibles cuando el arte nos trasciende, aseguró Jorge Sánchez Sosa.

Y por si esto fuera poco, hay que decir que la obra reunió a tres grandes escritores: Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez, como guionistas, y a Juan Rulfo, en cuyo cuento se basó la película dirigida por Roberto Gavaldón.

En el caso específico de Los caifanes, dirigida por Juan Ibáñez -con quien Fuentes co-escribió el guión-, indicó que es una cinta que revisó el género del cine urbano dentro del cine mexicano. "Aunque hay diferentes versiones al respecto", se dice que dicho género inició con la película de Alejandro Galindo titulada Una familia de tantas.

Asimismo, refirió que existen diversos ejemplos literarios muy destacados que mencionan la influencia del cine en la pluma de Fuentes. Precisamente, expresó, hay novelas que sin esa visión cinematográfica estarían despojadas de una noción de estructura que prevalece en ellas.

Dicha influencia les da "un ritmo, un tono" que sólo es posible "cuando el arte nos trasciende a todos, cuando hay una capacidad narrativa y una posibilidad de atracción que nos lleva más allá de las sensaciones".

Durante el panel, el titular del Imcine moderó los comentarios del director Alejandro González Iñárritu y de la periodista Silvia Lemus, hecho que consideró "un honor y un gusto".