Dirección de Comunicación
Universitaria
Departamento de Prensa
Año 9 / No. 362 / Julio 6 de 2009 Xalapa • Veracruz • México Publicación Semanal

Después del sismo de 1985

Fue en Xalapa segundo temblor
más catastrófico de México

Podría haber otro de igual magnitud en los próximos años: Gilbert Torres

Edith Escalón

Antes del sismo de 1985, el que sufrió Xalapa en 1920 era el más catastrófico en la historia de México con más de 650 víctimas mortales y cientos de damnificados. En los próximos años podría haber otro igual en la región, según Gilbert Torres Morales, especialista en Ingeniería Sísmica de la Universidad Veracruzana (UV).

“Estar preparados, conocer nuestras zonas más vulnerables y los posibles peligros que enfrentaremos es indispensable frente a esta posibilidad”, comentó el investigador, integrante del Centro de Ciencias de la Tierra (CCT).

Explicó que la UV realiza en este centro al menos tres proyectos de investigación –con un monto que supera los cuatro millones de pesos– para conocer las características del suelo donde se asientan las principales ciudades del centro de Veracruz.

Gilbert Torres, doctor en Ingeniería de Estructuras, explicó que de esas características y de la forma en que se diseñan y construyen casas, edificios, puentes, etc., depende en parte la vulnerabilidad frente a un posible sismo de igual magnitud (6.2 grados en la escala de Richter).

“Si podemos conocer más cómo es el suelo, podemos prepararnos mejor para lo que venga, prevenir daños materiales y humanos, o poner nuevas reglas para la construcción de estructuras más resistentes, por ejemplo”.

Aseguró que la inquietud de conocer mejor este fenómeno natural para tomar medidas de prevención a través de reglamentos de construcción y planes de contingencia, ha convencido al hombre de que la observación, el registro y el estudio de este fenómeno nos conducen a mejores resultados.

Veracruz, vulnerable
De acuerdo con los registros proporcionados por el investigador, Veracruz ha sufrido a lo largo de su historia daños importantes debido a sismos de gran intensidad. Aún ocupa el segundo y el tercer lugar en número de víctimas mortales a nivel nacional, después del sismo del 85 en la Ciudad de México.

En el sismo de Xalapa del 3 de enero de 1920 murieron 650 personas; 419 por avalanchas de lodo provocadas por el deslave de material en barranca; y en el de Orizaba del 28 de agosto de 1973 (de 7.0 grados Richter) murieron 539.

Otros de gran importancia por los daños materiales que causaron en ciudades veracruzanas se presentaron en 1931 y 1937, que afectaron al puerto de Veracruz, Xalapa, Orizaba y Córdoba; el sismo de Jáltipan del 59, que destruyó totalmente la ciudad y afectó a Acayucan, Minatitlán y Coatzacoalcos, y el del 11 de marzo del 67, conocido como el temblor de Veracruz por los daños ocasionados en aproximadamente 50 edificios.