Orizaba

Rubén Salas Castro dictó conferencia sobre cronobiología

  • La cronobiología es una ciencia que estudia los ritmos biológicos de los seres vivos 
  • El ritmo circadiano regula las fases del sueño, la secreción hormonal, el ritmo cardiaco, la presión sanguínea y la temperatura corporal, entre otras 

 

Rubén Salas Castro durante su conferencia

 

Francisco Javier Chaín Revuelta 

13/03/19, Orizaba, Ver.- Rubén Salas Castro, nutriólogo con maestría en Educación, dictó una conferencia sobre cronobiología al personal de la Vicerrectoría Orizaba-Córdoba de la Universidad Veracruzana (UV), el pasado 8 de marzo en la sala de videoconferencias de la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI). 

Rubén Salas actualmente cursa un doctorado de su especialidad y se encuentra adscrito a la Coordinación Deportiva de la Vicerrectoría Orizaba-Córdoba, donde imparte acondicionamiento físico. 

Durante su charla, dijo que la cronobiología es una ciencia que estudia los ritmos biológicos de los seres vivos, que los ritmos circadianos son ritmos biológicos intrínsecos de carácter periódico que se manifiestan con un intervalo de 24 horas, y en el caso de los mamíferos el ciclo circadiano más importante es el ciclo vigilia-sueño. 

El ritmo circadiano regula las fases del sueño, la secreción hormonal, el ritmo cardiaco, la presión sanguínea, la temperatura y en general hay unos 150 ritmos circadianos reconocidos en el hombre”, explicó. 

Como ejemplo, señaló que la fuerza muscular desciende durante la noche siendo mínima a las 7:00 horas y de ahí asciende durante el día hasta un máximo a las 15:00 horas y se mantiene alta hasta las 23:00, cuando empieza a descender. 

 

Lizbeth Margarita Viveros Cancino, con personal de la Vicerrectoría

 

Asimismo, dijo que la temperatura corporal también desciende durante la noche, alcanzando el mínimo a las 4:00 horas para luego ascender. 

Informó que el reloj circadiano se localiza en un grupo de neuronas del hipotálamo y que la producción de melatonina regula nuestro reloj biológico y ayuda a provocar el sueño. 

El reloj circadiano cambia nuestra fisiología: a las seis de la mañana aumenta la presión sanguínea; a las 7:30 cesa la producción de melatonina, a las 8:30 comienza el movimiento intestinal; a las 9:00 se produce la máxima secreción de testosterona; a las 10:00 se pasa a un estado de máxima atención; a las 14:30 sucede el punto cumbre de coordinación; a las 15:30 hay una máxima capacidad de respuesta. 

A las 17:00 horas hay máxima eficiencia cardiovascular y muscular; a las 18:30 la presión sanguínea es más elevada; a las 19:00 el cuerpo alcanza su máxima temperatura; a las 21:00 inicia la secreción de melatonina; a las 22:30 cesa el movimiento intestinal; a las dos de la mañana se produce el sueño profundo y a las 4:30 de la madrugada la temperatura corporal es mínima. 

Salas Castro aconsejó que para que nuestro cuerpo funcione como un reloj es importante mantener horarios fijos para dormir y despertar; evitar la exposición a luces intensas durante las primeras y últimas horas del día; dormir en completa oscuridad y en silencio; no ver televisión ni trabajar en la computadora al menos una hora antes de acostarse; cenar al menos hora y media antes de acostarse; evitar la cafeína y el alcohol; aumentar la exposición al sol durante el día y evitar ir a dormir con emociones negativas. 

La charla fue organizada por Lizbeth Margarita Viveros Cancino, secretaria regional de Administración y Finanzas. 

 

La charla se realizó en la sala de videoconferencias de la USBI

Categorías: Orizaba