Coatzacoalcos

Trabajo Social realizó Fandango Universitario

  • El jarocho no siempre sonríe, también tiene quebranto y melancolía, y se demuestra a través de sus sones: Juan Meléndez de la Cruz

 

Florentino Cruz Martínez cortó el listón inaugural

 

Cecilia Escribano Reyes

28/11/18, Coatzacoalcos, Ver.- La Casa de Cultura de Minatitlán fue el espacio de convivencia cultural a través del Fandango Universitario que realizó la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Veracruzana (UV).

Artemio López Cisneros, director de la Casa de Cultura, explicó que el objetivo del Fandango Universitario fue promover y fomentar las tradiciones del estado de Veracruz, es un esfuerzo conjunto entre la entidad que él dirige y la Facultad de Trabajo Social de la UV.

En su mensaje de bienvenida, Georgina Hernández Ríos, directora de la Facultad, agradeció la presencia de los asistentes y el apoyo de la Casa de la Cultura, pues representa una suma de esfuerzos por rescatar y preservar la cultura veracruzana.

“Agradecemos también la presencia de las artesanas y los músicos que dieron realce al evento; es un trabajo importante que representa la cultura de Cosoleacaque, Zaragoza, Veracruz y todo el sur del estado. Tenemos una gama de conocimientos ancestrales y debemos aprovechar”, señaló.

 

Músicos y expertos en son jarocho participaron en un conversatorio

 

Por su parte, Florentino Cruz Martínez, secretario Académico regional, cortó el listón inaugural y expresó: “El lema de la UV ‘Arte, Ciencia, Luz’ muestra el interés de la institución para impulsar los Talleres Libres de Arte, a fin de promover las actividades artísticas y culturales de la región; pero también cada Facultad se esfuerza por buscar que su comunidad aprecie la cultura regional”.

Entre las actividades programadas, se desarrolló el conversatorio “El impacto social del movimiento jaranero y sus perspectivas”, en el que participaron Rafael Figueroa Hernández, investigador del Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación (CECC) de la UV; Juan Meléndez de la Cruz, escritor de sones jarochos, y Benito Cortés Padua, integrante de Los Cojolites.

“El movimiento jaranero es el renacimiento del son jarocho en la juventud mexicana. El panorama es difícil por la falta de interés de los jóvenes, por lo que debemos aprovechar que en la región del Sotavento ha resurgido el interés por este género”, señaló Figueroa Hernández.

Durante el conversatorio se reflexionó sobre el pasado, presente y futuro del son jarocho, desde la forma en que ha ido resurgiendo este género musical, hasta como se ha ido rescatando y fomentando en la juventud mexicana, además de la conservación de su estructura, su forma y su calidad.

Hubo también exposiciones artesanales y venta de tamales; participaron grupos de jaraneros y se impartió el taller de zapateado a cargo de Martha Rosiles, académica de los Talleres Libres de Artes.

 

Exposición y venta de artesanía

Categorías: Coatzacoalcos