Contextualización

Los orígenes de los museos mexicanos datan de 1790, con la inauguración del Gabinete de Historia Nacional. El siglo XIX, vio nacer no solo al México independiente sino también al primer Museo Nacional, el cual propicio la construcción de la identidad nacional a través de los restos materiales del pasado. Posteriormente, otros recintos en diferentes partes de la república, fueron abriendo sus puertas. Es el caso del Museo Regional Michoacano “Dr. Nicolás León Calderón” (1886), considerado el recinto museístico más antiguo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). En el transcurso del siglo XIX al XXI, el número de museos mexicanos aumentó, constituyendo así los más de 1 255 museos en el país.

Los museos en México, a diferencia de los de otros países, no se conformaron con la importación de piezas y objetos extranjeros, sino que poco a poco se constituyeron con base en investigaciones y estudios de las culturas antiguas. Es por ello que los museos del país representan gran parte del patrimonio cultural de la nación.

El Estado de Veracruz, cuenta con aproximadamente 72 mil kilómetros cuadrados de riqueza natural y cultural, distribuida en 2 sitios Patrimonio Mundial; 10 áreas naturales protegidas de competencia federal, 10 zonas arqueológicas abiertas al público, 6 pueblos mágicos; 50[1] museos, entre los que destacan 11 pertenecientes a la Red de Museos del INAH, 14 comunitarios, 2 del Instituto Veracruzano de la Cultura, 1 bajo la custodia de la Universidad Veracruzana y el resto, pertenecientes a otros sectores como los particulares, además de galerías y centros culturales.

[1] Cabe destacar que esta cifra no es oficial, puesto que las fuentes oficiales registran entre 49 y 51 museos censados.