Expone el MAX el pensamiento arquitectónico de Juan José Díaz Infante

La Sala de Exposiciones Temporales del Museo de Antropología de Xalapa (MAX), abre sus puertas a todo público y presenta la exposición sobre el pensamiento arquitectónico de Juan José Díaz Infante.

Graduado en la Universidad Nacional Autónoma de México en 1954, el arquitecto Juan José Díaz Infante inició su carrera profesional trabajando como diseñador industrial. Más tarde desarrolló su pensamiento en la teoría llamada Kalikosmia (Kali, casa, raíz Náhuatl y Cosmos, universo). Su tesis básica, en ese periodo, era establecer la lógica del uso de plástico como el material del futuro en la construcción en México, rico en petróleo.

La casa habitación y el plástico no eran ni su límite, ni un estilo, el Arquitecto Díaz Infante tenía un entendimiento claro de conceptos de arquitectura y diseño industrial. Era además un muy buen diseñador de estructuras, que experimentó con materiales, formas y soluciones de vanguardia mundial. Al final de su vida, él no se presentaba como arquitecto, sino que se redefinía como diseñador de espacios y sistemas como una transición natural del siglo XXI.

Las pieles del espacio es sólo una muestra de los ejemplos necesarios para saber decodificar su lenguaje, su lenguaje de arquitectura y su postura de artista, visionario, inventor, y establecer que no solamente hay que pensar, sino saber en qué pensar, un regreso a la lógica, el diagnóstico de un problema, un contexto de un México digno y distinto, de un México que tiene la posibilidad de otro futuro. La arquitectura realmente explorada, con papel y lápiz, geometría, llena de contenido, capacidad de expresión, vista como un inconsciente. Una actitud de vida de evitar la copia inclusive de sí mismo, evitar importar soluciones de problemas que no son los nuestros. Esta exposición es una muestra de la posibilidad de pensamiento de futuro mexicano.

La exposición consta de una curaduría de edificios, una serie de láminas, perspectivas, maquetas y videos  que se vuelven signos, con la intención de un códice de fotografía, geometría, contexto histórico que permiten al observador sus posibles lecturas de estos objetos.

Las pieles del espacio permanecerá en exhibición hasta el 22 de octubre, en la Sala de Exposiciones Temporales del MAX. La entrada es libre.