Inauguran en la RAC El espejo y la máscara, de Darío Ortiz

– El pintor colombiano presenta su obra más reciente, el miércoles 16 de marzo a las 20:00 horas en la Galería Ramón Alva de la Canal

Este miércoles 16 de marzo a las 20:00 horas, en la Galería Universitaria Ramón Alva de la Canal será inaugurada la exposición pictórica El espejo y la máscara, del artista neo-realista colombiano Darío Ortiz.
Pintor autodidacta con casi tres décadas dedicadas al arte pictórico, Darío Ortiz es conocido por sus composiciones basadas en temas clásicos, con el ser humano como centro de la gran mayoría de sus obras, que se convierten en una amalgama entre lo que el autor quiere decir y lo que sus personajes tienen para dar en ese momento de su propia parábola vital. Por ello, explica, ha tomado para esta muestra el título de un cuento de Jorge Luis Borges que reúne los elementos que le cuestionaban.
En El espejo y la máscara, Borges cuenta que un rey ordena a un poeta que haga una oda a su gloria. Con intermedios de un año, el poeta hace tres diferentes versiones, que son recompensadas con un espejo de plata, por la primera y larga versión; una máscara de oro en su segundo intento más complejo y breve, y finalmente, tras un corto poema susurrado al oído del rey, una daga para que el poeta se suicide al no poder superar su propia síntesis de la poesía, con la cual el monarca admite que ha cometido el imperdonable pecado de conocer la belleza.
Ortiz sostiene que la compleja metáfora que encierra el cuento ha generado múltiples intentos de explicar los simbólicos regalos y responder las preguntas que deja la historia, “algunas de las cuales podrían ser: para qué es un espejo, qué vamos a esconder tras la máscara y por qué la belleza es un pecado”, que cobran más validez ahora que la selfie es una moda que satura las redes.
“Siempre me ha parecido que esos dos elementos, el espejo y la máscara, están dentro de la pintura. La pintura es un espejo para vernos a nosotros mismos y para que el espectador se vea, pintores, coleccionistas y observadores nos reflejamos en ella. Pero a su vez es una máscara de oro tras la cual nos ocultamos. En general todo el arte, incluso la literatura, creo que responde a la metáfora del espejo y la máscara. ¿Cuánto hay reflejado de la sociedad y sus creadores, y cuánto queda escondido de verdad en cada texto, en cada pieza musical, en cada filme, en cada pintura? Ese es el delicioso enigma del arte”, afirma el pintor.
Sobre esta exposición, Álvaro Gómez Gómez explica en el texto de sala que “A través de un ejercicio técnico y estilístico que lo define sin condicionarlo, el artista pone en la palestra los temas que le inquietan: el concepto de belleza en la sociedad actual, el vacío conceptual del arte contemporáneo, así como el miedo al anonimato y el sinsentido existencial de los individuos de una modernidad que nos devora; y los lanza al espectador cuestionándolo con una mirada inquisitiva que cruza la barrera natural del lienzo”.
Desde muy joven, Darío Ortiz ha realizado un centenar de exposiciones colectivas en más de 20 países y una treintena de exposiciones individuales en Italia, Estados Unidos, Francia, Austria, Eslovaquia, China, Corea del sur, Argentina, Ecuador, Venezuela y Colombia. En 2003, fundó el Museo de Arte del Tolima en su ciudad natal Ibagué, Colombia, institución que preside desde entonces y es uno de los más activos museos regionales del país.
Su obra se encuentra en importantes colecciones públicas como el MOLAA Museo de Arte Latinoamericano de Los Ángeles, el Palacio Presidencial de Bratislava en Eslovaquia, el Museo Civico di Abano Terme en Italia, el Museo de Arte Contemporáneo de Guayaquil, el Museo Maguncia de Buenos Aires, el Museo de Antioquia en Medellín y el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá, entre otros.
La Dirección General de Difusión Cultural de la Universidad Veracruzana (UV) le extiende una cordial invitación para la inauguración de El espejo y la máscara, de Darío Ortiz, el miércoles 16 de marzo a las 20:00 horas, en la Galería RAC, ubicada en Zamora 27, colonia Centro. La entrada es libre.