Cáncer, más que sólo un signo zodiacal

Citlalli Oyuki Mendoza Chacón*

Aries, Tauro, Géminis y ¡Cáncer!… Tranquilamente escuchas en la radio las predicciones que el zodiaco te brindará esta semana.

De pronto miras tu celular y ¡Sorpresa! Otra noticia dice que una persona famosa falleció a causa de cáncer: “No venció al cáncer”, “canijo cáncer, regresó y con más fuerza”, “que mal, parecía que ya se iba recuperando” son los primeros comentarios que llegan a tus oídos. En tu mente repites la palabra “cáncer”, pero … ¿Qué es el cáncer?

El cáncer, es una enfermedad que inicia cuando un grupo de células deja de estar bajo el control del organismo. Imagina que las células del cuerpo están correctamente posicionadas y ordenadas, cada una tiene su lugar y sabe la función que tiene. Por el contrario, las células cancerígenas son aquellas que comienzan una división a su propio ritmo, se dividen y dividen sin parar. Es así como llega un punto en el que hay muchas células que forman los abultamientos anormales llamados “tumores”.

Sin embargo, no todos los cánceres son mortales. Hay los llamados tumores “benignos” que reciben esta clasificación porque no pueden ir a otro lado del organismo comprometiendo la vida. ¿Entonces el cáncer puede migrar? Sí. A diferencia de los “benignos”, los tumores malignos migran e invaden otros tejidos y continúan avanzando en el cuerpo en un proceso llamado metástasis.

¿Cáncer metastásico?

Cuando el cáncer migra, se torna más agresivo, sus células pueden conservar algunas de las características de su lugar de origen, pero eventualmente dejan de parecerse entre sí, lo cual las hace más peligrosas

En muchas ocasiones no es posible identificar dónde comenzó el cáncer. Esto es grave, ya que es posible que las células de cáncer estén ahora diseminadas en muchas otras partes del cuerpo.

Pero ¿Cómo le hacen las células para migrar? En varios pasos… Imaginemos que un conjunto de células trabaja armoniosamente en la habitación de una casa y de pronto ¡Bum! Una de ellas se divide y todas sus hijas tienen la misma necesidad: Dividirse continuamente. En seguida son dos, luego cuatro y así sucesivamente.

Todos sabemos que llegará un punto en el que la habitación estará muy llena. El verdadero problema es que algunas de las células encuentran la llave que les permite abrir la puerta, salir de la habitación y llegar a la sala, la cocina y a otros sitios.

Así es la metástasis. Y los pasillos por los cuales las células se transportan a toda la casa es el torrente sanguíneo en el cuerpo.

¿Por qué una célula cambia su naturaleza y tiene este tipo de conductas? Todavía no se sabe la respuesta. Se ha relacionado con la alimentación, el estilo de vida, la exposición a radiaciones o algunos productos químicos, incluso hay genes que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer.

Signos de cáncer

Existen muchos tipos de cánceres y se nombran en general por los órganos donde se les encuentra. De eso mismo dependerán los signos que presenten. Un signo, es la forma en la que se manifiesta cualquier enfermedad, lo que percibimos de ella.

Los carcinomas, por ejemplo, son los tipos más comunes de cáncer. Se forman en las células epiteliales, es decir, las células que recubren nuestras superficies internas y externas del cuerpo. Sus signos son uno o más abultamientos o llagas con costras escamosas, que puede ser de color rojo.

Otro ejemplo, es el adenocarcinoma, un tipo de cáncer que comienza en las células glandulares que están en el tejido que envuelve a los órganos. Sus signos son abultamientos o depresiones en la piel y acompañados de algún tipo de fluido. La mayoría de los cánceres de mama, de colon y de próstata son adenocarcinomas.

La leucemia, también conocido como “cáncer en la sangre”, tiene su inicio en la médula ósea, lugar que provee sangre para todo el cuerpo. No produce un tumor rígido, no, en su lugar un gran número de glóbulos blancos anormales se acumulan en la sangre. Los altos niveles de glóbulos blancos atrofiados ocasionan dificultades para que el cuerpo pueda combatir infecciones, por lo que sus signos van desde debilidad, dolor y pequeñas manchas en la piel, parecidas a pecas rojas.

Otra forma es el melanoma, un cáncer que comienza en las células cuya función es dar color a nuestra piel. La mayoría de los melanomas se forma en la piel, pero puede formarse en otros tejidos que tienen alguna pigmentación, como los ojos. Sus signos son el crecimiento u oscurecimiento de lunares o aparición de nuevos en las partes señaladas.

Tratamientos

Después de charlar acerca de las formas del cáncer y su naturaleza, es momento de hablar acerca de la posible cura de este padecimiento. Existen numerosos grupos de investigación alrededor del mundo que han sumado esfuerzos para entender el comportamiento de esta enfermedad y proponer nuevas soluciones.

Gracias a una detección temprana y a la existencia de más y mejores tratamientos cada vez más personas libran la “batalla contra el cáncer”.  Claro que los remedios pueden variar en función del tipo cáncer y de qué tan avanzado se encuentre.

Los principales grupos de tratamientos contra el cáncer son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. En la cirugía como te podrás imaginar, se retiran, de ser posible todas las células cancerosas.

La radioterapia y la quimioterapia implican atacar al tumor para reducir y destruir las células cancerígenas. En la radioterapia se utiliza radiación, normalmente rayos X, rayos gamma, rayos de electrones o de protones. Es un procedimiento local que puede afectar por cercanía a células sanas vecinas, que normalmente se recuperan pronto.

Mientras que la quimioterapia implica el uso de medicamentos, que pueden afectar a todo el cuerpo. Hay células sanas que por su parecido a las células cancerosas pueden verse más afectadas. Estas son las que se dividen rápidamente como los folículos del cabello, las uñas, entre otras. ¡Ah, se me olvidaba! Recientemente se ha probado una nueva terapia que consiste en hacer que las células de defensa del cuerpo reconozcan con mayor facilidad a la célula de cáncer y así poder destruirla, se llama inmunoterapia contra el cáncer.

¡Ánimo! No nos angustiemos. Lo importante es que sepas que el cáncer es una enfermedad que, si se detecta a tiempo, puede ser tratada. Ante cualquier cambio en tu cuerpo o de tus seres queridos: acude al médico rápidamente. ¡Y por favor!, cuando vuelvas a escuchar tu horóscopo, recuerda que el cáncer no sólo es un signo zodiacal.

Descargar versión digital

*Estudiante de la Facultad de Biología Región Xalapa.

oyuki.chacon@hotmail.com