REVISTA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA
Septiembre-Diciembre 2016
ALEXITIMIA

¿VERDADES HISTÓRICAS?

EL MAL DEL MUNDO MODERNO

LA CLAVE DE LA EVOUCIÓN HUMANA

LA DIVERSIDAD MICROBIANA (NECESARIA Y PELIGROSA)

BACTERIAS DEL SUELO: USO POTENCIAL EN LA BIODEGRADACIÓN DE HIDROCARBUROS

EL GUSANO PRODUCTOR DE SEDA

EL BARREDOR DE LAS MILIÁCEAS (UN PROBLEMA FORESTAL)

LAS CALATOLAS EN MÉXICO

LOS ÁRBOLES AL SERVICIO DEL AMBIENTE

MÁS ALLÁ DE UNA LÍNEA DE ÁRBOLES

RESIDUOS SÓLIDOS URBANOS: ALTERNATIVAS DE TRATAMIENTO

VERMICOMPOSTAJE EN CASA: RECICLADO DE RESIDUOS ORGÁNICOS

LA RESTITUCIÓN DE MARTINE DE BERTEREAU PIONERA DE LA GEOLOGÍA ECONÓMICA

EL MEDIO AMBIENTE: MEDALLA DE ORO EN JUEGOS OLÍMPICOS

Contenido

 
ECOLOGÍA Y CONSERVACIÓN

VERMICOMPOSTAJE EN CASA: RECICLANDO RESIDUOS ORGÁNICOS

VANESA COTLAME SALINAS
JUAN MANUEL PADILLA FLORES
OCTAVIO MALDONADO SAAVEDRA
JOSÉ ERNESTO DOMÍNGUEZ HERRERA

Es una estrategia encaminada a reducir en nuestros hogares los residuos orgánicos y beneficiarnos ecológicamente de ellos.

Con el constante aumento de la contaminación atmosférica y terrestre en el planeta Tierra, la búsqueda de alternativas para la remediación ambiental se vuelve cada vez más importante. Entre dichas alternativas se encuentra el reaprovechamiento de los desechos generados por el ser humano a través del reciclaje, que es el acto mediante el cual distintos materiales son transformados en otros productos de utilidad, en lugar de ser desechados. El proceso de reciclaje de basura se vuelve más laborioso y de alta inversión cuando los distintos tipos de desechos son mezclados entre sí, ya que esto implica procesos más elaborados en las técnicas de separación y clasificación.
El reciclaje de materiales inorgánicos, como el pet, vidrio, aluminio y otros metales, es ampliamente practicado, pero la reutilización de los desechos orgánicos no ha tenido el mismo impacto en la sociedad. Si bien existen algunas técnicas que reutilizan la materia orgánica con fines de producción y fertilización, como la aplicación de residuos de origen orgánico, los abonos verdes y los de origen animal, esas técnicas son utilizadas de forma casi exclusiva en zonas agrícolas.


Figura 1. Lombriz californiana (Eisenia foetida).

En búsqueda de volver el reciclaje de residuos orgánicos más atractivo para las zonas urbanas, el presente trabajo tiene como objetivo divulgar información acerca de las características y ventajas que ofrece el vermicompostaje, como una estrategia implementada desde nuestros hogares para reducir residuos orgánicos y beneficiarnos ecológicamente con ellos.
El compostaje y el vermicompostaje son técnicas de degradación de la materia orgánica. En la primera el humano brinda las condiciones necesarias para la transformación de la materia en un producto denominado humus; en la segunda se obtiene el mismo producto, sólo que involucra la acción conjunta de los microorganismos presentes en la descomposición natural de la materia orgánica y de diversas especies de lombrices, entre las que destaca Eisenia foetida, mejor conocida como lombriz roja californiana.

PRODUCCIÓN DE HUMUS
El humus es un fertilizante 100% natural que posee innumerables ventajas sobre los fertilizantes químicos. Éstos se producen de manera sintética en la industria, es decir, no existen de manera natural en el medio ambiente, y aunque buscan brindar un beneficio a los cultivos, su producción y utilización genera también desventajas. El uso de fertilizantes químicos en cultivos produce residuos que son tóxicos para el ser humano y el medio ambiente. Si se emplean de manera excesiva pueden dañar los plantíos, acumularse en los mantos freáticos, suelos, aguas superficiales y atmósfera. Aunado a eso, su costo de producción hace que no siempre sean accesibles.


Figura 2. Vermicompostaje al ras del suelo.

Para la producción de humus mediante el compostaje o el vermicompostaje no se requieren equipos sofisticados ni un gasto energético elevado, además de que no se provoca daño alguno sobre suelos y los cultivos. Ambos procesos de reciclado de materia orgánica son altamente recomendados. El vermicompostaje es un método muy eficiente. El uso de lombrices que digieren los desechos y luego los transforman confiere al humus o abono una buena calidad, ya que incrementa cinco veces el contenido de nitrógeno y de potasio, siete veces el de fósforo y dos veces el de calcio, elementos todos ellos esenciales para el crecimiento de las plantas. Además, también se genera un líquido de color negro conocido como lixiviado (humus líquido) que contiene nutrientes ideales para el cultivo, funcionando de la misma manera que un fertilizante orgánico.
A pesar de que cualquier lombriz puede realizar el proceso de degradación de residuos orgánicos, la lombriz roja californiana ha sido ampliamente utilizada debido a su sorprendente adaptabilidad a distintas variables del ambiente, alta voracidad y rápida reproducción.

LOMBRIZ CALIFORNIANA
Anotemos algunas características de la lombriz californiana para reconocerla: pertenece al grupo de los anélidos, es de color rojo oscuro, mide entre seis y ocho cm de largo y entre tres y cinco milímetros de diámetro, respira por medio de su piel, puede pesar hasta 1.4 gramos, es fotosensible, tiene una longevidad de 16 años y consume diariamente el equivalente a su peso (Figura 1).
El vermicompostaje, además de benéfico, resulta ser de bajo costo y fácil elaboración, por lo que puede realizarse en el hogar con materiales sencillos y fáciles de adquirir. La inversión más grande recae en la obtención de la lombriz californiana, de la cual no se requieren grandes cantidades debido a su alta reproducción.
Un proceso de vermicompostaje dura alrededor de 14 semanas, durante las cuales las lombrices realizan todo el proceso sin necesidad de estarlo evaluando de forma continua. Estos anélidos se alimentan prácticamente de todos los desechos orgánicos generados en casa, excluyendo residuos de cítricos.


Figura 3. Vermicompostaje en contenedor de tres cajas.

Existen dos formas habituales para establecer el h ábitat de la lombriz. El primero consiste en el vermicompostaje al ras de suelo (Figura 2), en el cual se utiliza un plástico de polietileno de color negro, sobre el que se deposita el residuo orgánico y las lombrices, colocándose por debajo contenedores a nivel de la tierra para recoger los lixiviados producidos. La segunda forma consiste en utilizar un contenedor en donde las lombrices se reproducen y realizan su digestión; una variante de este método y la más recomendada es el contenedor de tres cajas de plástico (Figura 3) en las que el vermicompostaje es repartido: la caja 1 funciona como recolector de lixiviados provenientes de la caja número 2, la cual contiene a las lombrices californianas y los desechos orgánicos que consumirán, la caja número 3 será agregada siete semanas después de comenzar el proceso y contendrá alimento nuevo, hará que las lombrices emigren de la caja 2 a ella, haciendo posible que en siete semanas más la caja 2 sea removida con humus.
Una vez que el humus sólido y el líquido han sido recolectados pueden ser utilizados como fertilizantes en hortalizas y cultivos. Pero el humus de la lombriz no se limita únicamente al uso como fertilizante, también se han fabricado con él cremas antienvejecimiento, las cuales funcionan gracias a todos los componentes activos que se encuentran dentro de la sustancia producida por las lombrices. También se reportan otros usos, como la elaboración de harina de lombriz, que contiene un alto grado de proteínas y nutrientes.

NUEVOS APORTES
El vermicompostaje es un proceso que ha aportado mucho al desarrollo científico, esto es debido a que la lombriz produce un humus con una concentración elevada de minerales a diferentes escalas (incluyendo la nanométrica) utilizados en diversos procesos. Recientemente se desarrolló un método para que las lombrices produjeran nanopartículas de silicio mediante la ingesta de desechos agroindustriales con alto contenido de silicio, tal es el caso del bagazo de caña, la pulpa de café y la cascarilla de arroz. El silicio de tamaño nanométrico obtenido mediante este bioproceso es más barato en comparación con otros métodos de obtención, pero, y sobre todo, el medio de obtención no contamina.
Actualmente las nanopartículas de silicio pueden utilizarse para la fabricación de recubrimientos con propiedades antiadherentes y resistentes al desgaste y al rayado, en la fabricación de pinturas anticorrosivas e incluso en recubrimientos dentales resistentes al manchado y desgaste. Encontramos así una manera innovadora de sintetizar nanopartículas de silicio utilizando el vermicompostaje.
El uso del vermicompostaje apenas comienza, sin embargo, hace falta divulgar sus beneficios para que se convierta en una solución al problema de los contaminantes orgánicos, así como para disminuir la utilización de fertilizantes químicos que de manera directa repercuten en nuestra salud y el medio ambiente.

Para el lector interesado:

  • Espíndola, A., A. Martínez, C. Chávez, V. Castaño y C. Velasco. (2010). Novel crystalline SiO2. nanoparticles via annelids bioprocessing of agro-industrial wastes. Nanoscale Research Letters 5:1408-1417.
  • Majlessi, M., A. Eslami, H. Saleh, S. Mirshafieean y S. Babaii. (2012). Vermicomposting of food waste: assessing the stability and maturity. Iranian J. Environ. Health Sci. Eng. 9(1):25.
  • Lim, S.L., T.Y. Wu, P.N. Lim y K.P. Shak. (2015). The use of vermicompost in organic farming: overview, effects on soil and economics. J. Sci. Food Agric. 95(6):1143-56.