REVISTA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA
Mayo•Agosto de 2014
Nunca digas, “de esta agua no beberé”
Los Lagos del Dique: presente contaminado
Un arrecife de coral: su importancia
¿Qué sabemos de los biofilms bacterianos?
Herbolaria vs. fármacos del tratamiento del dengue
Bovinos más ciencia igual a salud
Bioquímica de la agresividad
Conchita azul, potencial forrajero
Azospirillum: habitante de las gramíneas

Lucha ancestral: parásitos vs. hospederos

El aguacate: su relación con los mexicas
Inicio de la vida: una reflexión bioética
El circuito del miedo
Una marca más a través de un naturalista
Maria Winckelmann Kirch: una astrónoma en la sombra
Enfermedades emergentes: otra razón para cuidar
los ecosistemas
 
 
 
 
Contenido
 

Los Lagos del Dique: presente contaminado

Carlos Iván Hernández López, Salvador Hernández
Aragón y Huetzin Gerardo Arcos

Hace mucho tiempo Xalapa se rodeaba de distintos lagos, arroyos y riachuelos que pasaban entre sus calles. Dada la necesidad de poblar algunos espacios, las personas empezaron a llegar para constituir una pequeña ciudad formada por asentamientos humanos de distinta clase social.

Como todo centro urbano, el incremento en sus habitantes trajo consigo la generación de empleos, lo cual propició la construcción de una presa que albergaría a los lagos que le circundaban. Actualmente se presenta un problema muy serio en esos cuerpos de agua: la contaminación; por ello necesitamos poner un alto y trabajar en favor de la restauración de las instalaciones, con la ayuda de las autoridades municipales que proyecten limpiar esos sectores.

Para empezar relataremos el nivel de contaminación que han sufrido los lagos del Dique, información que ponemos a su disposición para que usted reflexione y colabore con el objeto de convertir esos espacios en un mejor lugar.

Fundacion de Los Lagos

La historia de los lagos de El Dique se cuenta a partir de la aparición de cinco fábricas textiles en el periodo comprendido de 1835 a 1845; entre estas fábricas se puede mencionar a La Industrial Xalapeña, construida por el irlandés Joe Welsh en el manantial de Tecuanapan. Desde ese entonces, los habitantes le llamaron al lugar El Dique, nombre que conserva hasta el momento.

Cuando se construyó la industria alrededor de El Dique, se tuvo la magnífica idea de generar energía hidroeléctrica aprovechando el agua del manantial que estaba junto. Así se formó un pequeño lago que pronto los habitantes usaron para paseos dominicales y navegar.

Cuando dejó de funcionar la industria, este hermoso lago pasó a ser un espacio insalubre, lleno de restos de escombro y cubierto de zonas pantanosas. Sin embargo, el gobernador Rafael Murillo Vidal (1968-1974) ordenó darle mantenimiento y convertirlo en lo que era, un hermoso lugar. El paseo de los lagos fue reinaugurado en 1973 para continuar siendo un atractivo turístico.

Situación actual de Los Lagos del Dique

El paseo de Los Lagos de El Dique fue un lugar con amplios senderos, lleno de árboles frondosos, sitio imprescindible para visitar en Xalapa; sin embargo ahora, al llegar a dicho lugar nos llevamos una gran desilusión al darnos cuenta de que los estanques lucen una gran contaminación marcada por el agua verdosa y con residuos sólidos que se observan en las áreas cercanas a la roca que le contiene.

El 3 de febrero de 2011 se reportó que durante un recorrido por la zona se encontraron grandes cantidades de peces muertos, además del predominio de fétidos olores, manchas de graffiti en sus muros y acumulación de ramas envejecidas, así como bolsas de plástico y hojas de árboles acumuladas en sus márgenes; se observaron también las mallas de protección de los estanques deterioradas y los postes que las sostienen ladeados. Ante todo lo anterior, la autoridad municipal aun no actúa en pro del cuidado de estos estanques.

El regidor correspondiente argumentó que en ese sitio hay mucha basura que la misma gente deposita; a su vez, los vecinos comentaron que los recolectores de basura sólo pasan tres veces a la semana; se recordó que incluso hay drenajes hacia Los Lagos que no han sido desconectados. Pese a ello, se reconoció que hay un pendiente de las autoridades municipales del área de medio ambiente para limpiar esa zona, ya que es turística y da muy mal aspecto a la ciudad.

El 11 de junio de 2012 se publicó un documento en el cual la Iniciativa de Monitoreo Ciudadano de Agua y Saneamiento de la Zona Metropolitana de Agua (IMCAS) fue la encargada de realizar algunas pruebas en el agua y encontró que Los Lagos de El Dique son de los más contaminados. La norma aceptada a escala internacional del conteo es de 250 unidades formadoras de colonias por cada 100 mililitros del agua, y esos muestreos reportaron cifras que van hasta 700 unidades en esos lagos.

Aun no se sabe cuánto costará sanear los lagos, pero lo que es cierto es que se debe hacer un ejercicio de restauración con el apoyo del gobierno del estado para reactivar ese espacio, porque es uno de los principales paseos y atractivos de Xalapa.

Desde el año 2007, los vecinos se han quejado periódicamente por la gran contaminación que presenta ese otrora bello lugar y cada vez en mayor medida piden a las autoridades actuar con trabajos de limpieza a fin de dar una buena imagen a los visitantes, así como evitar que se enfermen los habitantes aledaños por la contaminación presente.

Eutrofizacion y daños en Los Lagos

Es un hecho que así como todo tiene un co-mienzo también tiene un final, y la eutrofización es la pieza fundamental de todo esto.

Nosotros nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos, pero Los Lagos tienen una vida breve que nos debe llevar a su atención, vida que podemos resumir en tres pasos:

  • Oligotrófica: en esta fase se presenta una baja concentración de nutrientes y mu- cha productividad biológica.
  • Mesotrófica: se encuentran niveles intermedios de nutrientes y productividad.
  • Eutrófica: elevada concentración de nu-trientes y poca o nula productividad.

En suma, la eutrofización se refiere a una serie de sucesos que comienza con el enriquecimiento de nutrientes, el crecimiento y la muerte del fitoplancton, la acumulación de detritos, el aumento de las bacterias y, por último, el agotamiento del oxígeno y la sofocación de los organismos superiores. Así, la masa eutrófica del agua se caracteriza por una riqueza de nutrientes que sustentan el crecimiento abundante de fitoplancton y quizá de otras plantas acuáticas de superficie. Bajo la capa superficial, la presencia de vegetación disminuye e incluso falta a causa del oscurecimiento como producto de la acumulación de los detritos en el fondo.

La concentración de oxígeno disuelto es elevada en la superficie por la fotosíntesis del fitoplancton, pero se acerca a cero hacia el fondo, porque los descomponedores lo consumen. Con frecuencia, una muestra del fondo de una masa oligotrófica (agua pobre en nutrientes) será un trozo de “prado” de vegetación acuática sumergida, en tanto que la de una eutrófica (agua rica en nutrientes) parecerá un pedazo de lodo negro (detritos orgánicos) que huele mal (los olores fétidos provienen de los productos de desecho de la respiración anaerobia de las bacterias).

En el caso que ahora abordamos (Los La-gos de Xalapa), se dice que estos cuerpos de agua se encuentran en la segunda fase de su vida, pues al tener una corriente débil, la gran cantidad de materia orgánica que cae en él no puede ser limpiada o drenada, aproximándose así su final: algún día, los lagos morirán.

¿Qué nos espera?

Hagamos conciencia e imaginemos un lugar pantanoso y sin vida, con residuos sólidos flotando por el agua y los líquidos negros combinándose, dando como resultado un agua de color café verdoso que se torna algunas veces amarilla y con un olor tan penetrante que incluso a metros de distancia se puede percibir.

Esto parece que una imagen sacada de las películas que vemos actualmente no estamos a mucho de lograrlo si seguimos contaminando y la autoridad municipal no se encarga del trabajo de mantenimiento. Pronto habrá plagas y enfermedades que no sólo aquejaran a los humanos, sino también a las mascotas y a las plantas que tenemos en nuestros hogares.

Actualmente ya se ven afectaciones, y un ejemplo lo tenemos al documentar que algunos de los habitantes de esa zona han presentado frecuentemente enfermedades gastrointestinales y respiratorias. De los pe-ces que antes habitaban ese cuerpo de agua se han encontrado muertos un número notable. En este contexto sólo podemos pensar que en un futuro nos espera algo peor. Pronto nos enfrentaremos a la polución por hongos y bacterias que pueden terminar con la vida vegetal y animal acuática. Y, finalmente, debemos ser conscientes de que los responsables somos todos al contaminar el agua cuando arrojamos nuestras bolsas de plástico o botellas de refresco, entre muchas otras acciones que han desencadenado ese problema.

En nuestras manos está el mejorar el futuro de ese lugar y convertirlo en un espacio otra vez limpio, con agua cristalina y lleno de vida, para que volvamos a admirar el Paseo de Los Lagos de El Dique.

Conclusión

Xalapa presenta muchos problemas, en consecuencia, retos que afrontar. Entre ellos está como prioritario, la contaminación de los lagos.

Es importante la participación voluntaria de la comunidad y del gobierno para la rehabilitación de esos estanques. Si no actuamos lo más pronto posible, estaremos provocando enfermedades a nuestros niños y ancianos, principalmente, y también a personas jóvenes, aunque con menor frecuencia pero con gran fuerza.

En esos estanques se está acabando la vida; todo se pierde y pronto acabaremos con ellos.