REVISTA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA
Enero•Abril de 2013
Editorial
Las tortugas: entre los habitantes más antiguos
La iguana de cola espinosa: saurio de los tejados tropicales
Taxkat, la abeja nativa de Mesoamérica
El chicahuastle: un árbol endémico de Jalcomulco
Si piso me hundo: los humedales
Apuesta biotecnológica: etanol de segunda generación
Plantas oleaginosas: fuente de biocombustibles
y biolubricantes
GPF: del océano a la ciencia

Los hongos marinos: opción entre los productos naturales

El frijol común: factores que merman su producción
Los alimentos extrudidos están por todos lados
La geometría del cuerpo propio
Entrevista: Angélica García Vega

Distintas y distantes: mujeres en la ciencia. Las Conversaciones de Jane Marcet

Los libros curiosos de la ciencia
Contenido
 
EDITORIAL

En el afán permanente de llevar a los lectores una revista de calidad, en este nuevo número de La Ciencia y el Hombre hemos introducido algunas modificaciones que la harán más amable. Así, estrenamos un nuevo diseño, más moderno y ágil, que seguramente recibirá la aprobación general.

Los contenidos son similares, sin embargo, a los de los números previos en cuanto a la soltura en que se abordan los muy distintos temas relativos a la ciencia y la tecnología, pero no olvidamos algunas reflexiones concernientes a tales actividades.

Así, se ofrece una descripción, que no por sucinta es menos precisa, de esos antiguos seres que han acompañado al hombre desde los orígenes de éste: las tortugas, profundamente imbricadas en nuestra mitología, en la cual se les ha considerado como el soporte de la Tierra en este enorme universo. De otro reptil, la iguana de cola espinosa, también se ofrecen noticias sorprendentes, las que permitirán al lector tener una mejor visión de estos compañeros en el tiempo y el espacio de nosotros los humanos, tan distintos a aquellos.

Desde las obras de Maeterlinck, las abejas han atraído nuestra atención por sus características que las hacen únicas en el mundo de los insectos. Además de proporcionarnos un alimento delicioso y necesario, nos sorprenden también por el modo en que interactúan y se comunican entre sí. En el artículo que sobre ellas incluimos, se aborda una de sus especies: la abeja de Mesoamérica, esencial en las culturas que en esta región se han desarrollado.

Hay en la zona que habitamos un árbol peculiar, endémico, que es el chicahuastle, cuya madera dura y resistente la hace idónea para muy diversos usos. La autora del texto nos informa acerca de sus características y urge que, al estar en grave peligro de extinción, se hagan estudios sobre su biología reproductiva, se difunda el conocimiento sobre esta especie y se formulen estrategias para su conservación y uso sustentable con el apoyo y la participación de las comunidades locales.

Durante mucho tiempo, los sitios inundados fueron vistos como lugares lodosos, insalubres y que no prestaban ningún servicio en favor del hombre, pero tres especialistas nos ofrecen una perspectiva distinta y nos hablan de lo importantes que son por los múltiples servicios ambientales que dichos sitios proveen, pues desempeñan, entre muchos otros, un papel fundamental en el ciclo hidrológico al regular los flujos de agua.

En un mundo al borde de agotar sus fuentes de energía fósiles, como el petróleo, está siendo cada vez más necesario recurrir a los biocombustibles. Y justamente sobre ello tratan dos artículos; el primero relacionado con el etanol de segunda generación y el segundo con las plantas oleaginosas como materia prima de tales biocombustibles y biolubricantes. El lector encontrará seguramente una información útil sobre los mismos.

Un interesante artículo nos habla de una extraña y fascinante proteína que produce luminiscencia en una gran variedad de organismos, como bacterias, mixomicetos, plantas y mamíferos: la llamada “proteína verde fluorescente”. Como afirman los autores de este texto, “se ha convertido así en una herramienta invaluable en muchas ramas de la investigación biológica, pues por primera vez se pueden estudiar a fondo las células vivas y los organismos, lo que traerá consigo una nueva era en la investigación biológica en el estudio molecular”.

Un texto más aborda el extraño caso de los hongos marinos, organismos que, entre muchas otras peculiaridades, tienen la propiedad de atacar las células cancerosas y que han demostrado gran eficacia contra diversas líneas celulares, entre las que se comprende el cáncer de colon, de riñón, de mama y algunas clases de linfoma, entre muchos otros.

El frijol, un alimento que nos es entrañable, padece diversas enfermedades que abaten su producción. Además de enlistar tales factores, los autores los analizan detenidamente a fin de que, al atacarlos, mejore la calidad de vida de la población, que es finalmente lo que siempre se pretende en el quehacer científico.

En otro artículo, sus autores nos informan sobre la extrusión, cuya finalidad es extender la variedad que existe de los alimentos que componen nuestra dieta, a partir de ciertos ingredientes básicos y de su mezcla, dando lugar a esos alimentos de muchas formas, tamaños, texturas, colores y olores que nos son tan familiares.

Por último, el cuerpo, nuestro cuerpo, es materia de reflexión. De hecho, actuamos en el mundo –el propio mundo circundante, el mundo de la vida cotidiana– gracias a nuestro lugar en el espacio, gracias a ese cuerpo. Vale la pena, de veras, leer este lúcido repaso de un tema que limita con la filosofía.

Las tres secciones usuales cierran el número. En la primera, nuestras editoras entrevistan a la doctora Angélica García Vega, renombrada académica de nuestra Casa de Estudios; en la segunda, la sección más característica de esta publicación, María Angélica Salmerón nos familiariza ahora con una gran divulgadora inglesa de la ciencia del siglo XIX: Jane Marcet, y en la última, la de curiosidades científicas, también tradicional, se dan a conocer dos libros que tratan acerca de esos detalles cotidianos que a veces pasamos por alto, pero que si analizamos con lupa de científicos hallaremos siempre interesantes, o bien esos otros detalles ocultos que nos develan la ciencia inmersa en nuestras vidas.

Esperamos, como siempre, que los lectores encuentren en este número la información útil que pretendemos.